Las maravillas de Pompeya

Rodolfo Faggioni

Al verlos así, con la sangre que parece palpitar aún en las venas de esas manos apoyadas al pecho los dedos doblados, el algodón de la túnica rizado sobre el vientre, parece que el tiempo se haya detenido. Son los …

Se produce más y con mayor eficiencia, pero se consume menos

La primera crisis global

Rodolfo Faggioni