Putin dueño de medio oriente

Rodolfo Faggioni

Publicado el: 29 octubre, 2019 4 min.    + -   

Actualmente sobre Siria y Oriente Medio decide Rusia y si hoy en día puede tener un rol principal e importante, lo debe e a una estrategia perseguida con determinación en los últimos diez años. El de “amigos de todos y nunca de alguién contra otro”. Pero el Occidente y los U.S.A. en particular han puesto todo lo que han podido para que esta determinación se haga realidad y el Zar de Rusia ha sabido aprovechar esta ocasión para llenar todo el vacío que se le presentaba.

Con todas las perpejlidades del caso, Putin parece ser capaz de dialogar con todas las monarquías del Golfo a diferencia de los Estados Unidos. El presidente ruso siempre ha sido un aliado de Irán, pero en los últimos años se ha acercado de manera sustancial y de modo clamoroso a Turquía. (e incluso le vendió un sistema di mísiles S-400).

Con ese su enfoque pragmático, Putin ha merecido el título de Vladimir de Arabia, al final de la gira triunfal en Riad y Abu Dhabi, donde se presentó como el hombre del diálogo teniendo buenas relaciones con Irán, Israel, Turquía y Siria.

En Abu Dhabi fue recibido por el Príncipe heredero Mohamad bin Zayed al Nahayan, abordando temas relacionados a la “cooperación económica”, la lucha al terrorismo internacional y las situciones en Libia, Yemen y Siria. También discutieron de cooperación en materia energética y espacial, de modo especial en la navegación por satélite y la puesta en órbita de distintos aparatos.

El hombre “clave ” de Putin en Oriente Medio ha sido el enviado especial Mikhail Bogdanov, excelente conocedor de la Península Arábica y coordinador de otros hombres elegidos, como Alexander Lavrentyev para Siria y el Chechen Lev Dengov para Libia. Estos dos hombres “claves” conocen de memoria las áreas de las que son responsables y sus relacions son las primeras en llegar al escritorio del zar.

Durante una conferencia reciente en Sochi (Rusia), un lugar clave de la diplomacia rusa, Putin se reunió con el turco Tayyp Erdogan formando ese binomio que está tomando cada vez más espacio dentro del equilibrio político mundial, compensando el retroceso y la contradicción de los Estados Unidos y la irrelevancia de Europa.

La traición del presidente de los Estados Unidos Donald Trump a sus exaliados Kurdos ha llegado después de una conversación, siempre con el turco Erdogan, El “tycoon” ha escrito en un “twitter”, que él usa muy de seguido, esta frase: “es hora de que salgamos de estas ridículas guerras sin fin” y  “traer a nuestros muchachos de vuelta a casa” (bring our boys back home) dejando de este modo a los Kurdos entre dos fuegos, Turquía por el Norte y Siria y Rusia por el Sur. Inconcebible ha sido la manera de comportarse con Siria, un estado miembro de las NN.UU, que en realidad se ve amputado de una parte de su territorio que permanecerá en manos de Rusia como garante de los pozos petroleros de Rojava sin que la Unión Europea haya abierto boca. Festeja y se atribuye méritos el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump en plena campaña electoral definiendo un “gran éxito” la creación de una zona de seguridad en Siria. Como ahora está cantando victoria después del asesinato del califa Abu al Baghadadi, jefe supremo de los terroristas ISIS. De hecho el ISIS sigue siendo peligroso con células clandestinas especialmente entre Siria e Irán y continuarán amenazando a Europa.

Un poco mas burdo la afirmación de que “los kurdos están a salvo y estan muy bien con nosotros”. Y ha continuado: “los prisioneros del ISIS capturados también están al seguro, esperemos que Turquía cumpla con su compromiso con respeto al ISIS”. En su usual Twitter ha escrito: “un pequeño número de soldados estadounidenses permanecerá en Siria en el área donde se encuentra el petróleo”.

En 2014 cuando los guerrilleros del ISIS atacaron al pueblo kurdo, se refugiaron en Turquía. Ahora están rodeados por el Norte y el Sur sin saber a dónde ir para poder vivir en paz.

Rodolfo Faggioni

Es periodista boliviano. Actualmente vive y trabaja en Italia como corresponsal de medios de comunicación latinoamericanos. Desde 1975 es miembro de la Asociación de Prensa Internacional en Italia. En 1995 fue ganador del XXI Premio Internacional "DANTE ALIGHIERI" en Artes, Letras y Comunicación Social en la sección Periodismo.

Atrás