Alemania en aprensión económica

Publicado el: 12 agosto, 2019 3 min.    + -   

La locomotora alemana que por años ha sido punto de referencia de la industria económica europea, comienza a tener problemas. Actualmente en Alemania se ve un aire de recensión. En una economía mundial cansada por esa guerra absurda de los derechos aduaneros entre los Estados Unidos y China y en estos últimos tiempos se ha agregado la guerra de divisas con un yuan devaluado para responder a las amenazas de Donald Trump significa una nueva recesión. Naturalmente Europa expuesta como está a sus exportaciones, corre el riesgo de terminar como la famosa olla de barro. Lo saben muy bien los políticos y economista berlineses donde han llegado las últimas cifras sobre el crecimiento alemán: la producción industrial en un año ha disminuido de (1,5%,) mucho mayor de lo esperado (0,5%). No sucedía desde hace un decenio una disminución de esta magnitud, es una señal clara de una recesión manufacturera que corre el riesgo de cancelar la recuperación alemana del primer trimestre (+0.4%) del PIB después de un final negativo del año pasado. Y corre también el riesgo de ser un avance de lo que sucederá en los próximos meses, porqué el Instituto de Investigaciones Económicas alemán (IFO) ha certificado en su Business Survery que con una disminución de (-5,7) de las expectativas comerciales sobre la producción sería una recesión de la industria alemana.

El Instituto de Investigaciones Económicas alemán es categórico. Los datos son devastadores e implican una caída del PIB en el segundo trimestre del presente año.  Esto significa que corre el riesgo de tener un arrastre también en la segunda parte del año.

Los inversionistas notan también un acuerdo frustrado entre Bruselas y la Unión Europea en referencia al Bretix, que, con la amenaza de la guerra de divisas de los EE.UU hacia Europa y la posible rotura entre Washigton y Pekin, las perspectivas económicas corren el riesgo de empeorar la situación. El “bond” alemán, termómetro de una carrera hacia un puerto seguro de bonos de gobierno a triple A, ve una carrera a compras y no a ventas, y esto significa un colapso de los intereses hasta el enésimo mínimo histórico (-586%).

La curva de rendimiento alemana, comienza a parecerse a la de los EE.UU. próxima a una inversión con los títulos a breve que pagan más de los a largo tiempo, y esto es el inicio de una recesión.

Es el avance de una nueva fase de intervencionismo del Banco Central Europeo, subrayado por el corte de los impuestos en India, Nueva Zelanda y Tailandia por el miedo que llegue  a toda la economía mundial.

Atrás