De las bacterias una nueva “peste”

Rodolfo Faggioni

Publicado el: 17 febrero, 2020 4 min.    + -   

Los investigadores de la Clinical Microbiology and Infectious Diseases lo dicen desde hace mucho tiempo, de las bacterias llegará una nueva “peste”. No será ni el cáncer ni el Sida, como tampoco el infarto o las enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos  que diezmarán la población mundial. Serán las infecciones bacteriológicas. A matar –dicen los investigadores- serán simples enfermedades, porque ya no existirán antibióticos capaces de combatir las bacterias, se podría volver a morir de pulmonía como sucedía en la primera mitad del siglo pasado.

Esto porque desde hacen años, las bacterias han aprendido a defenderse de los antibióticos, mejor dicho sus defensas se ha hecho siempre más sofisticadas. El resultado es que los antibióticos se vuelven ineficaces en pocos años. ¿Un ejemplo? En 1989, en todo el mundo, las bacterias resistentes a la vancomicidina, un antibiótico sintético de nueva generación eran solo el 0.3%, cuatro años después el porcentaje había llegado al 13.6%. Si hoy se curase una bacteria con la penicilina como sucedía inmediatamente despuès de la Segunda Guerra Mundial, el porcentaje de insuceso sería del 95%.

Los antibióticos han hecho su aparición en gran escala, durante el segundo conflicto mundial, se dice incluso que la penicilina fue el arma vencedora de los aliados durante la guerra. En 1940, despuès del trágico desastre del desembarque en Dunkerque, muchos soldados que habían participado a las acciones militares, se enfermaron de pulmonía. Regresando a Gran Bretaña, fueron curados con la medicina inventada diez años atrás por el Doctor Alexander Fleming. Pocos años después se había notado que las bacterias habían encontrado una defensa contra la penicilina.

Las más temibles y resistentes infecciones son las que se verifican en los hospitales. Hay ejemplos dramáticos en los hospitales de media Europa. No es por poca higiene o por descuido. En los hospitales, donde todo es esterilizado, los investigadores han descubierto un elevado número de bacterias resistentes a los antibióticos más conocidos, el resultado es el riesgo de un error en el tratamiento médico. Una cosa es estudiar en los textos síntomas y causas, otra es encontrarse con un paciente infectado. Instrumentos de diagnosis sofisticados que permiten individuar cuales son los antibioticos más indicados para cierta bacteria, hay muchos, solamente que se necesita bastante tiempo para dar una respuesta precisa en caso de infección y muchas veces la prisa puede ser la causa de una errada terapia ya que ésta es necesario ponerla en práctica con un razonamiento deductivo basado sobre datos que la microbiología clínica ofrece. Todo esto hay que hacerlo en dosis precisas y por un tiempo bien determinado, cualquier interrupción, va a ventaja de las bacterias que aprenden a defenderse en poco tiempo.

En estos últimas semanas un nuevo “virus” se ha manifestado en la ciudad de Wuhan, China, y se está difundiendo por todo el mundo. El Organismo Mundial de la Sanidad (OMS) ha decidido cambirle nombre con uno neutral que trate evitar errores del pasado como la gripe porcina o la gripe avar.

De ahora en adelante se llamará COVIT-19 que es un código neutral que evite los estigmas y sobretodo describa su naturaleza. En el pasado, los nombre dados a las diferentes enfermedades han jugado un papel decisivo para determinar no sólo de que se estaba hablando y evitar la infamia: en este caso existía el riesgo que la nueva epidemia fuera identificable con la población china, como en el pasado sucedió con la famosa gripe española

La denominación Coronavirus que se ha usado hasta ahora, de hecho, se refería a la familia de virus a la que pertenece este tipo y no al virus en sí.  El OMS tuvo que encontrar un nombre que no se refería a una ubicación geográfica específica, a un animal, a un inividuo o a un grupo de personas y que fuese da fácil pronuncia y estuviese, sobretodo, vinculado a la enfermedad misma.

El nombre escogido ha sido Covid-19. Co y Vi indica la familia del Coronavirus, d para indicar la enfermedad (en inglés disease) y 19 para enfatizar que fue descubierto en al año 2019.

Rodolfo Faggioni

Es periodista boliviano. Actualmente vive y trabaja en Italia como corresponsal de medios de comunicación latinoamericanos. Desde 1975 es miembro de la Asociación de Prensa Internacional en Italia. En 1995 fue ganador del XXI Premio Internacional "DANTE ALIGHIERI" en Artes, Letras y Comunicación Social en la sección Periodismo.

Atrás