Los líderes de la Unión Europea divididos

Rodolfo Faggioni

Publicado el: 5 junio, 2019 3 min. + - Imprimir

En el nuevo Parlamento de la Unión Europea ha nacido una nueva bipolaridad: Soberanía y Europeísmo, interrumpiendo el clásico: Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D). Las fuerzas nuevas son los Verdes alemanes y los demócratas liberales, mientras que el ascenso de los “soberanos” ha sido muy limitado. No han tenido las “grandes” afirmaciones que pregonaban, por ahora han crecido poco, prácticamente se han confirmado a los niveles anteriores.

En los 28 países europeos que forman parte de la Unión Europea se ha notado una tendencia a la fragmentación: Socialistas y Populares (S&D) que antes superaban el 50% de los electores ahora son minoría. El Partido Popular Europeo (PPE), formado por un sinnúmero de partidos europeos de inspiración derechista, ahora están en fuerte declive, abriendo una grieta en la que el Presidente francés Emmanuel Macron se ha ya acuñado.

Ahora la lucha para el poder significa agarrar el máximo de los puestos más importantes de la Unión Europea, es un tira y afloja entre el presidente francés Emmanel Macron y la Cancillera alemana Angela Merkel. A pocos días de finalizar las elecciones, los aliados de siempre, ponen en marcha estrategias, tácticas y alianzas para dos conceptos diferentes de Europa: La alemana en defensa de su “status quo” y el francés para empujar su programa de reformas.

Para poder formar una coalición estable, el PPE y al S&D, necesita el apoyo de la Alianza de liberales y Demócratas (ALDE) o de los Verdes o de ambos. Pero ambas soluciones, cualesquiera que sean, tendrán que pagar su precio. En este caso el precio será muy alto: tendrán que abandonar uno de los “sillones” claves de la institución europea.  Por el momento los “populistas” parecen aislados porque no pertenecen a ninguna de las grandes familias políticas que dirigen los juegos.

En estos dias en el Parlamento Europeo ha surgido una mayoría a favor del sistema “Spitzenkandidat”, el método según el cual el candidato principal indicado por la familia política ganadora en la votación, obtiene el puesto más alto en el Comité Ejecutivo, esto significa que le debería tocar al alemán Manfred Weber. Sólamente que el camino del bávaro es todo cuesta arriba. La familia de los “Liberales” del AIDE ha votado contra el método del candidato líder, quitándole toda posibilidad a Weber, que en el Consejo Europeo se ha encontrado huerfano también de uno de sus principales patrocinadotes, el Canciller Austríaco Sebastian Kurz, que cayó en desgracia después del escándalo del “Ibiza-Gate”. En las mismas horas el “Premier” Holandés Mark Rutte y el Belga Charles Michel se han visto con Macron y los líderes socialistas Padro Sánchez de España y el portugués Antonio Costa dándole su apoyo al candidato y líder de S&D.

Por ahora la situación es muy confusa. Ni siquiera hipotizando una “gran coalición” los partidos tradicionales de centroderecha o de centroizquierda podrían formar una mayoría sin la ayuda de los Verdes o de los demócratas liberales.

Atrás