protestas

Vacío barroco de la gubernamentalidad clientelar

Raúl Prada Alcoreza

El discurso político en el poder es despiadado y, a la vez, desubicado, fuera de ser desquiciado. Es elocuente en el desprecio a la gente; desprecia el raciocinio de la gente; considera que la gente no razona, tiene que razonárselo por ella. Desprecia la experiencia de la gente; no la considera en sus tribulaciones, basta […]