Institucionalismo y Crédito del FMI: Inferencias peligrosas

Marco Gavincha

Publicado el: 12 marzo, 2021 4 min.    + -   

El presente artículo habla de cómo Ronald MacLean hizo inferencias forzadas de las ideas del libro “Violence and Social Orders” de Douglass North, Jhon Wallis y Barry Weingast, para analizar un tema coyuntural de Bolivia: la devolución de un crédito externo al FMI por parte de Bolivia. Dicho texto concluye que Bolivia es presa de los movimientos sociales. De ahí, se da un gran salto mencionando que la devolución de los créditos del FMI es un acto de violencia de los movimientos sociales.

Si uno ojea el mencionado libro claramente está escrito para explicar el proceso histórico institucional de cómo los países industrializados (europeos) tuvieron que pasar por la revolución neolítica y la revolución industrial hasta alcanzar el nivel de países desarrollados. El libro es una referencia excelente para analizar el rol de la violencia en la formación de los Estados desde una perspectiva de la teoría Neoinstitucional. Sin embargo, utilizar dicho libro para decir que la devolución del crédito externo al FMI estuvo mal, pienso que es forzado. Aún más, la importación de ideas extranjeras y querer aplicarlas a Bolivia sin tener en cuenta otros enfoques, siempre han dado un sabor a desconfianza y no convencimiento.

Con esto no quiero decir que está prohibido pensar Bolivia con teoría económica, pero pienso que sería mejor retomar otras posiciones válidas y vigentes. De hecho, la hipótesis de Daron Acemoglu y su interpretación del pequeño grupo de élites coloniales que quieren explotar a las grandes mayorías de las personas para así aumentar la desigualdad ayudaría a analizar la situación actual del país. Por su parte, Engerman y Sokoloff también nos ayudan a no perder de vista la influencia de la dotación de factores existentes. Estos autores documentan que antes de la colonización en Países como Brasil, México y el Sur de Estados Unidos tenían tierras ricas y esto atrajo un pequeño grupo de personas (élites coloniales) e instituciones que se dedicaron a explotar población indígena para extraer riquezas. Todas las normas institucionales estaban dirigidas a mantener cercado los territorios con riquezas, solo podían migrar un pequeño grupo de personas o población negra para extraer los recursos naturales. Seguramente estos procesos no eran nada pacíficos. Sería más fructífero repensar Bolivia no solo viendo un enfoque sino también ligarlo a temas como la desigualdad y los recursos naturales. Sería más fructífero o al menos un mejor intento de análisis.

A este respecto, es necesario buscar subir el nivel de los análisis económicos y políticos en Bolivia. Para esto se necesita investigación y subir el nivel de la educación en Bolivia. En este camino van los dos gobiernos del MAS. Los dos gobiernos del MAS, al contrario de lo que menciona MacLean, son la respuesta a una historia muy violenta y rapaz alrededor de los recursos naturales. Los dos gobiernos del MAS son el mejor remedio a las élites rentistas que se creen letradas en un país sumamente rezagado en términos educativos. Dichas élites están caracterizadas por querer el poder con el mínimo esfuerzo. Y para el colmo se jactan de ser ilustradas.

Los dos gobiernos del MAS estarían sentando las bases para proyectar una sociedad diferente. Las nuevas generaciones tienen el reto de diversificar sus exponentes en física, química, matemática, literatura, pintura, economía, historia, etc. De esta manera se podrá subir el nivel del análisis y además diversificarlo. Pues, hace mucho tiempo estos campos del conocimiento eran privilegio de unos cuantos. Hoy se quiere usar a North y compañía para forzar sus ideas en un tema coyuntural como es la devolución del crédito al FMI.

Atrás