Tras más de diez días de paros, bloqueos y manifestaciones, se brinda una pequeña reflexión y se ofrecen algunos resultados sobre las expectativas sobre las medidas de presión que se están realizando en el país sobre los resultados de las elecciones generales del pasado 20 de octubre y en particular con la controversia originada por el Tribunal Supremo Electoral y el proceso de transmisión de resultados.

La hipótesis central está vinculada con la pérdida de la confianza, la deslegitimación, valoración negativa por parte de la sociedad y la desinstitucionalización  de la corte electoral, del proceso eleccionario y del gobierno actual.

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

En tal sentido, el propósito de la encuesta fue medir el grado de expectativas sobre lo que se espera de los paros, bloqueos y manifestaciones: ¿qué se pretende lograr?, ¿cuánto tiempo más se puede sostener la medida presión? ¿quiénes son los más perjudicados?, entre otras preguntas.

Para ello, se aplicó la encuesta el 30 y 31 de octubre, de tipo no probabilística, misma que dirigida principalmente a jóvenes profesionales, en grupos de Facebook y WhatsApp en el ámbito académico, universitario y profesionales del área económica. Se obtuvieron 100 respuestas a nivel provenientes de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, Potosí, Oruro y  del extranjero.

Los resultados señalan en primer lugar que se espera la anulación de las elecciones y la realización de una nueva votación a nivel general (64% de las respuestas); la segunda mayor respuesta exige la renuncia y salida del presidente (50% de las respuestas).

En cuanto al tiempo esperado que durará el bloqueo y paro general, las dos mayores respuestas se centran: de forma indefinida, interpretado como la voluntad a continuar con el paro en el caso de no obtener las demandas planteadas; una duración hasta siete días como máximo (una semana), interpretado especialmente para personas informales, de bajos ingresos que necesitan el pan del día a día para alimentarse y cubrir sus gastos.

En cuanto al grado de apoyo con las medidas tomadas por los diferentes comités cívicos, cerca del 80% se encuentra entre de acuerdo y plenamente de acuerdo con las diversas acciones llevadas a cabo.

En relación con la identificación de los más perjudicados con los paros y bloqueos se destacan a las personas sin capacidad de ahorro y a las empresas que están atravesando con problemas económicos con alto riesgo de quiebra. Sin embargo, se refleja y destaca el beneficio de los paros y bloqueos estará reflejado a largo plazo.

La interpretación final  está vinculada con el rol de la institucionalidad es relevante para buscar el crecimiento y el desarrollo de los pueblos en el largo plazo. Institucionalidad significa legitimidad y con el proceso eleccionario pasado se ha entrado en un proceso de deslegitimación y por lo tanto de desinstitucionalización, lo cual refleja la expectativa de la población.

Atrás