La ministra de Comunicación, Gísela Lopez, calificó de inaceptable, burdo, racista y ofensivo  el spot publicitario que parodia al presidente Evo Morales y la Demanda Marítima de Bolivia a Chile. Agregó que este anuncio alienta a la xenofobia e intenta ridiculizar al Primer Mandatario.

A continuación las declaraciones de la Ministra:
“Nosotros hemos podido ver temprano en la mañana hoy ese material. Lo primero es nuestro rechazo por ese material inaceptable, burdo, racista y ofensivo además el anuncio de una empresa publicitaria chilena que pretende ridiculizar para la mofa, para la burla la demanda justa, la demanda histórica del pueblo boliviano de recuperar su salida al mar.
Es un anuncio indigno que alienta a la xenofobia, tiene unos ribetes profundos de racismo, intenta ridiculizar al líder de una revolución en América Latina, a un líder que es un referente a nivel mundial.

(El spot) Demuestra, por un lado, unas características coloniales, clasistas, de una forma de hacer parodia, demuestra también una línea política de querer hacer ver a nuestro líder como que gusta de los lujos, y ahí nos damos cuenta de dónde viene la línea que recibe don Samuel Doria Medina al cuestionar la Casa Grande del Pueblo y señalarlo como un palacio.

Si ustedes analizan ese spot detenidamente, si leen ese spot de una forma profunda, van a descubrir de que aparte de tener sus tintes duros de racismo, también tiene una línea política concordante con la de Samuel Doria Medina, querer hacer ver a nuestro Presidente, un hombre del pueblo, un hombre humilde, querer hacer ver como que gusta de lujos, como por ejemplo una casa a las orillas del mar.

Además, como si él fuera una persona adinerada que va a comprar ese inmueble a la orilla del mar, ahí podemos descubrir la coincidencia que hay en ese contenido político de ese spot publicitario que parece ingenuo que se viraliza porque responde a un conocido humorista chileno, pero ahí detrás hay un trasfondo coincidente con el discurso de Samuel Doria Medina.

No solamente es una falta de respeto a un líder, no solamente es un spot publicitario racista discriminador, estigmatizador, también es un spot que ofende a todo un pueblo. Si hay un sentimiento que nos une a los bolivianos y bolivianas es precisamente nuestra causa marítima.

Entonces, nosotros observamos ahí aparte de una alta dosis de un colonialismo racista una producción publicitaria que está desnudando esos resabios coloniales, clasistas, discriminatorios, pero también que ofende a todo un pueblo que está unido alrededor de una causa que es nuestra causa marítima”.