Chile eludió/escondió/negó su obligación con Bolivia de negociar una salida soberana al mar, incumple de manera flagrante el Tratado de 1904 y ahora amedrenta con ejercicios militares y colocación de minas explosivas en su frontera, según dijo este miércoles por el presidente Evo Morales.

Al término de los alegatos chilenos presentados en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, el presidente Morales realizó una declaración de prensa en la ciudad de La Paz donde recordó que Bolivia cumple con el Tratado de 1904, probó ante la Corte que Chile, en los últimos 139 años, asumió compromisos exigibles jurídicamente para iniciar un diálogo conducente a una salida soberana de Bolivia al océano Pacífico.

El Mandatario extendió nuevamente la mano de Bolivia para iniciar un diálogo con Chile con el fin de lograr una “solución en la que ambos países salgamos ganando con hermandad y respeto”.

A continuación, fragmentos de la declaración ofrecida por el presidente Morales:

“A lo largo de las exposiciones Chile evitó hablar ante la Corte, el tema de origen que nos llevó a tratar este caso, que es la invasión de Chile en 1879. Escuchamos los alegatos finales de Chile donde erróneamente se quiere hacer creer que el tratado de 1904 se cumple a favor de Bolivia.

Los argumentos chilenos también aludieron el detalle de fondo de este litigio, y plantearon que el problema de acceso soberano al Océano Pacifico quedó resuelto en el tratado de 1904. Los alegatos expuestos por Bolivia no contemplan de ninguna forma el tratado de 1904.

Chile reafirma el cumplimiento del tratado de 1904, pero tomando datos de Cepal, el 2005 Chile lideró el índice de conflictividad vinculados a paros en puertos de América Latina, concentrando un 42 por ciento de conflictos entre el 2010 y 2014. Entre el 2013 al 2015 se registraron 134 días de paros en puertos chilenos, sumado a esto los paros de la Aduana, que entre el 2015 y 2016 el promedio de paro fue de 21 días por año. Estos paros representaron una afectación equivalente a 2.500 dólares de pérdida por día de paro y por camión detenido, haciendo notar que en cada periodo circulan 450 camiones con carga boliviana por día.

Autoridades chilenas también dispusieron la cancelación de visas de ingreso de varias autoridades bolivianas, como a los presidentes de la Asamblea Legislativa y otros ministros de Estado. También hay ejercicios militares vinculados a aquellos desarrollados de manera conjunta con otros países, como una forma de amedrentamiento. Se instalaron 181.114 minas antipersonales instaladas en inmediaciones de la frontera con Bolivia, que no fueron retiradas.

También es de conocimiento público, la actitud contemplativa de Chile, en la lucha contra el contrabando, que en lugar de contribuir al cumplimiento de este objetivo de carácter multilateral, terminó violando los derechos humanos de los agentes bolivianos que cumplían tareas en frontera, judicializándolos. En contraparte Bolivia procedió a la devolución segura de carabineros de Chile, garantizándoles todos sus derechos. Con todos estos antecedentes queda demostrado que Chile no cumple el tratado de 1904, aún en estas condiciones Bolivia honra su cumplimiento.

Nuestra demanda tiene por objeto solicitar a la Corte reconozca y declare que Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia, para alcanzar un acuerdo que conceda a Bolivia pleno acceso soberano al Océano Pacífico, debiendo Chile cumplir de buena fe. Concluidos los alegatos podemos establecer que la causa Bolivia está totalmente probada.

Queremos agradecer al equipo boliviano, al equipo jurídico internacional, a los expresidente, excancilleres, al pueblo boliviano y a la Comunidad Internacional por su respaldo ante este hecho histórico que marca la vida de Bolivia. Como pueblos hermanos queremos extender nuevamente la mano a Chile para encontrar una solución en la que ambos países salgamos ganando con hermandad y respeto”.

ATAQUE AL PRESIDENTE EVO MORALES

Por su lado, “Chile termina sus alegatos atacando a Evo Morales”, según tituló este miércoles el periódico El Deber que difundió la siguiente noticia:

“Chile presentó su alegato final ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya pidiéndole a los jueces que rechacen todo el pedido de Bolivia de negociar una salida soberana al mar. Para llegar hasta este punto, los juristas trasandinos desandaron sobre todos los argumentos propuestos por Bolivia y, finalmente, atacaron de lleno al presidente Evo Morales, presentando uno de sus tuits ante el tribunal y acusándolo de usar la demanda para potenciar su política interna y disimular faltas de democracia interna y en sus instituciones democráticas”.

“Así, Grossman trató de ligar la demanda boliviana con el irrespeto al voto del 21-F, pese a que cuando Morales presentó la denuncia ante la CIJ, tenía asegurado su derecho a reelegirse por segunda vez por un fallo constitucional, era claro favorito para las elecciones de 2014 y no existía en el horizonte el referendo repostulatorio del 21 de febrero de 2016”, agrega el matutino boliviano.

La nota sobre el ataque chileno a Morales está disponible en el siguiente link: http://www.eldeber.com.bo/bolivia/Chile-termina-sus-alegatos-atacando-a-Evo-Morales-20180328-0035.html