Chile eludió de manera deliberada referirse a su usurpación a Bolivia el 14 de febrero de 1879, invasión que es el origen del problema territorial que hoy enfrenta a los dos países, sostuvo el presidente Evo Morales quien evaluó la primera jornada de los alegatos chilenos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

El Mandatario, tras enumerar al menos tres contradicciones del discurso chileno, explicó que el Tratado de 1904, el cual fue impuesto y es injusto, no garantiza ni la paz ni la amistad, menos el libre tránsito para Bolivia.

A continuación, la posición expresada por el presidente Morales:

“Quiero decirles hermanos y hermanas, Chile ha eludido al referirse al origen del problema, que el origen del problema es la invasión a Antofagasta en 1879, si no había invasión no había ningún tema pendiente con Chile; si no había invasión de 1879 no había esta demanda, entiendo que directamente reconocen ese problema de fondo que tenemos con la República hermana vecina de Chile.

Segundo, hicieron mucha referencia y permanentemente al Tratado de 1904, señalando que Chile lo cumple a la perfección, “es un puente y no un muro”, dijeron los abogados.

Recordar que este tratado no ha garantizado el libre tránsito de personas ni mercancías, ha sido un permanente freno a nuestro desarrollo económico y un mecanismo de violación de derechos humanos con este tratado.

Solo un ejemplo para recordar, el tratado no garantiza paz, menos amistad. ¿Por qué no garantiza la paz? Escuchamos permanentemente y cada año ejercicios combinados del Ejercito chileno con el Ejército norteamericano, incluso sin respetar la soberanía del pueblo chileno.

¿Por qué no garantiza la amistad? Porque es un tratado de paz y amistad, solo un ejemplo, nuestro presidente de Senadores, la presidenta de la Cámara de Diputados no tienen derecho de entrar a Chile, no les dan visa, podemos comentar tantos argumentos y pruebas, que el Tratado de 1904 no garantiza ninguna amistad.

Quiero decirles hermanos y hermanas, estoy muy contento y sorprendido, de verdad nos alegra bastante, llenos de contradicciones en esta primera jornada de alegatos de parte de la gente y los abogados chilenos.

La primera contradicción: califican los documentos mediante los cuales las autoridades chilenas ofrecieron una solución a nuestra demanda marítima como charlas de vecinos o de amigos. Nos preguntamos ¿acaso un documento escrito firmado por altas autoridades de un país ofreciendo a otro país soberanía territorial puede ser considerado una charla de vecinos? No, eso no es una charla de vecinos, primera, y enorme contradicción entre los abogados.

Segunda contradicción, Chile insistió en su alegato que el Tratado de 1904 resolvió todos los temas territoriales con Bolivia, sin embargo también reconocieron que sus notas de 1920 y 1950 ofrecen a Bolivia una salida soberana al océano, independientemente al Tratado de 1904.

Tercera contradicción, el primer abogado que tomó la palabra esta mañana, dijo que no es válida la acumulación de compromisos de Chile y que Bolivia mencionó en sus alegatos; el otro abogado de Chile que cerró su primer alegato, dijo que Chile fue coherente con sus propuestas de antes, o sea que la acumulación sí vale.

Saben hermanos y hermanas este primer día de alegatos, la exposición de abogados chilenos nos fortalece y alimentó todos nuestros argumentos, yo no he visto este seguimiento que hicimos a ningún abogado o agente chileno que haya demolido todas las pruebas que presentaron nuestros abogados.

Ustedes seguramente hicieron seguimiento, no he visto ni uno, ni las resoluciones de organismos internacionales y especialmente las pruebas que se presentaron.

No quiero pensar que los abogados chilenos son más solidarios para demostrar que tenían compromisos, intentaron disimular. ¿Qué dijo un abogado? Sí, había una decisión política de dar territorio con soberanía a Bolivia, el océano Pacífico, pero no era una obligación jurídica, por favor, textualmente, y saludo más bien esa posición tomada por Chile y sus abogados a favor del pueblo boliviano.

Mañana continuaremos los alegatos, estaremos pendientes siempre y haciendo seguimiento para bien de nuestra querida Bolivia”.