(ABI).- El vicepresidente Álvaro García Linera dijo el martes que la delegación boliviana que asistirá a la presentación de los alegatos orales de la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya mostrará la unidad del país en torno a esa centenaria causa.

Entre el 19 y 28 de marzo Bolivia y Chile presentarán sus alegatos orales ante la CIJ, etapa final de la demanda marítima instaurada contra el país transandino en 2013.

“Lo importante es llevar una delegación que muestre a Chile, a los jueces y al mundo entero que Bolivia está unida en torno a una sola causa, no importa las diferencias ideológicas, no importan las diferencias laborales que uno puede tener”, dijo a los periodistas en declaracionesn en La Paz.

García Linera consideró como “ideal” que el presidente Evo Morales encabece esa delegación; sin embargo, dijo que en las próximas horas se definirá quienes integrarán esa delegación que viajará a La Haya.

El lunes, Morales pidió al Consejo Nacional de Reivindicación Marítima invitar a expresidentes, excancilleres, autoridades y dirigentes de organizaciones sociales para formar la delegación de al menos 30 personas.

Respecto a los argumentos jurídicos que Bolivia presentará ante ese alto tribunal de justicia, destacó el trabajo del equipo jurídico y dijo que se maneja ese tema de una manera “seria y milimétrica”.

Bolivia pide que Chile se avenga a una negociación de buena fe y con efecto vinculante en la perspectiva de recuperar su cualidad marítima con la que nació a la vida independiente.

EXPRESIDENTE CARLOS MESA

El expresidente y portavoz de la demanda marítima boliviana, Carlos Mesa, confirmó  que asistirá a la presentación de los alegatos orales ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que se desarrollará entre el 19 y 28 de marzo, y recordó que esa centenaria causa es una política de Estado.

La autoridad informó que recibió una invitación del presidente Evo Morales para integrar la delegación de 30 personas que asistirá a la etapa final de ese proceso iniciado contra Chile en 2013.

“Ayer recibí una llamada del Ministro de la Presidencia, quien me oficializó la invitación del Presidente Evo Morales, por supuesto le acepté”, dijo el exmandatario en entrevista con radio Compañera.

Mesa, quien se opone a la reelección de Morales en una nueva contienda electoral en 2019, dijo que se debe diferenciar la política interna con la política de Estado, y recordó que el tema del mar se enmarca en esa última.

“No existe ninguna posibilidad, ningún resquicio que pueda debilitar el apoyo inequívoco que debemos darle al Estado boliviano expresado o representado en este momento por el Gobierno del presidente Evo Morales”, indicó.

Bolivia instauró en 2013 una demanda contra Chile ante la CIJ para que cumpla ofrecimientos hechos a lo largo de la historia para negociar una salida soberana al océano Pacífico, que le fue arrebatada tras una invasión y guerra en 1879.

El expresidente, además, informó que en la última reunión que sostuvo con Morales y el presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, se evaluó el avance de la demanda marítima y se coincidió en que Bolivia lleva adelante una “acción jurídica muy consistente”.

“Yo creo que el resultado va a ser positivo para Bolivia y parte de ese resultado depende de la condición y la coherencia con la que Bolivia presente su alegato el mes de marzo”, mencionó Mesa.

Agregó que Chile “va a intentar demostrar, y no creo que lo logre pero esa va a ser la línea, que Bolivia fue la que frustró los esfuerzos comunes por llevar adelante una solución a través de los compromisos que Chile se comprometió a llevar adelante con Bolivia”; sin embargo, consideró que el país transandino debe cambiar su estrategia, porque “no puede continuar en la línea de insistir en el Tratado de 1904 como el referente de su estrategia jurídica que fue la que lo llevó al fracaso en la demanda preliminar de incompetencia”.