Por segunda vez consecutiva en 22 meses, Bolivia rechazó las propuestas del presidente de procedencia indígena que propugna un estado socialista pero mantiene un modo de desarrollo capitalista- extractivista donde menos de un 2 % de los ingresos en 11 años han sido redistribuidos como bonos sociales y menos de un 17 % se ha destinado a inversión pública. Los opositores promovieron el voto nulo ante la decisión del Constitucional de permitir que Evo Morales pueda volver a presentarse a las elecciones en 2019. Las elecciones judiciales se transformaron en un plebiscito contra el presidente y sus intentos de eternizarse en el poder, pero él destaca la “legitimidad” de magistrados electos con más votos que expresidentes. El Jefe de Estado afirmó que la derecha fracasó en su propósito de conseguir al menos el 70% de votos nulos en este proceso.

Bolpress /DW /AFP / RFI / ABI

El voto nulo, promovido por la oposición, se impuso con más de la mitad de los sufragios en las elecciones judiciales celebradas este domingo  en Bolivia, según los primeros resultados divulgados por el Órgano Electoral con más del 80 % de las papeletas escrutadas.

Luego del voto adverso que recibió el jefe de estado en el referéndum de febrero de 2016, esta es la segunda vez que los electores votan mayoritariamente en menos de dos años y de manera consecutiva contra las propuestas del presiddente y su partido, el MAS, que desde hace casi 12 años gobierna el país.

El régimen Evo-MAS propugna un estado socialista pero mantiene un modo de desarrollo capitalista de fuerte contenidos extractivista con explotación intensiva de los recursos naturales no renovables como el gas y los minerales

El modelo económico que ejecuta el gobierno ha percibido en ese tiempo ingresos por unos 240.000 millones de dólares, según la sumatoria de presupuestos ejecutados entre 2006-2017 pero solo unos 3.900 millones de dólares han sido entregados a sectores populares bajo la forma de bonos sociales (escolar, maternoinfantil y tercera edad)  y únicamente unos 40.000 millones de dólares (16.6 %) se han destinado a inversión pública.

La mayor parte de los recursos económicos se han asignado al gasto corriente, con fuerte participación en las planillas estatales, del gobierno central y sus adherentes contratados como empleados públicos

Participación

La participación fue del 78 %, de acuerdo con los datos ofrecidos por la presidenta del Órgano Electoral, Katia Uriona, uno de los porcentajes más bajos de los últimos años en Bolivia, donde se suele superar el 90 % ya que se penaliza a quienes no acuden a las urnas.

El recuento inicial ofrecido por la presidenta, en su comparecencia casi seis horas después del cierre de los centros de votación, refleja que el 53,8 % fueron nulos en el caso del Tribunal Agroambiental y el 53,76 % para el Consejo de la Magistratura. El 33,4 % de los votos fueron válidos y 13,5 % en blanco para el Tribunal Agroambiental, mientras que estos porcentajes fueron, respectivamente, del 31,04 % y 15,20 % en el caso del Consejo de la Magistratura.

Estos son los únicos tribunales en los que el recuento es de ámbito nacional, ya que el resto computan por departamentos.

En La Paz, para el Tribunal Supremo de Justicia, al 82,61 % de votos escrutados, fueron válidos el 33,82 %, en blanco el 14,38 % y nulos el 51,81 %. Asimismo, para el Tribunal Constitucional en el caso de La Paz, con las actas verificadas al 81,79 %, las papeletas válidas fueron 33,1 %, en blanco 14,24 % y el 52,58 % nulas.

Los promotores del voto nulo celebraron el resultado en ciudades como Santa Cruz (este), donde gobierna la oposición, en concentraciones con cientos de participantes.

Más de 6,4 millones de bolivianos estaban llamados a elegir a los altos magistrados de los principales órganos judiciales del país por segunda vez en la historia de Bolivia, en una jornada de votación que transcurrió con normalidad.

Los votantes debían elegir entre 96 candidatos preseleccionados por el Parlamento, de mayoría oficialista, en la segunda elección de este tipo tras la realizada en 2011, cuando una gran cantidad de votantes también optó por el nulo y blanco. Los opositores habían vuelto a promover el voto nulo, esta vez ante la decisión el pasado martes (28.12.2017) del Constitucional de permitir que el presidente Evo Morales pueda volver a presentarse a las elecciones en 2019, en un fallo cuestionado por sus detractores que le acusan de intentar perpetuarse en el poder.

El oficialismo defiende, por su parte, que la elección judicial permitirá aplicar reformas para superar los males crónicos de la Justicia boliviana, como las denuncias de corrupción en los juzgados, las demoras en los procesos y el hacinamiento carcelario, entre otros.

La suma de votos blancos y nulos para elegir este domingo a 52 magistrados del poder Judicial de Bolivia superaban el 65%, según un recuento oficial, un hecho que según la oposición muestra el descontento ciudadano hacia el gobierno, impulsor de este proceso.

Judiciales:  plebiscito contra Evo Morales

-Gabriela Orozco, corresponsal de RFI en La Paz

De acuerdo a los resultados preliminares publicados por el órgano electoral, sobre el 80% de la votación el voto nulo obtuvo el 53%, el blanco el 15%, logrando juntos un 68% frente a los votos válidos que alcanzaron el 32% en las elecciones judiciales en Bolivia.

Es la segunda elección de jueces a través del voto directo de la población. La primera fue en 2011, cuando también ganó el voto nulo. Ahora, el voto nulo y el blanco no sólo representan el rechazo popular a este sistema de elección judicial, sino a un fallo reciente del Tribunal Constitucional que ha habilitado a Evo Morales como candidato para las elecciones presidencial del 2019, siendo que la mayoría de la población votó en 2016 rechazando su repostulación.

Se ha generado así un efecto de plebiscito en el que se expresa preocupación por la democracia ante la posibilidad de que un gobernante permanezca 20 años en el poder.

Aunque se afirma que el voto nulo deslegitimaría esta elección judicial, la ley señala que los postulantes para los 26 puestos de los tribunales judiciales pueden ser elegidos con los votos válidos. Se conocerán los resultados finales en cuatro días, de acuerdo al anuncio hecho por la institución electoral.

Morales destaca legitimidad de magistrados electos con más votos que expresidentes

La Paz, 4 dic (ABI).- El presidente Evo Morales destacó el lunes la legitimidad de las altas autoridades de la Justicia boliviana electas en la víspera con más votos de los que recibieron exmandatarios, quienes dijo no tienen moral para cuestionar una elección que antes se hacía a puertas cerradas y bajo las órdenes de Estados Unidos.

Las nuevas 26 autoridades judiciales fueron electas con más del 30% de los votos en unos comicios en que el voto nulo, promovido por la oposición, obtuvo poco más del 50% de los votos, según el reporte preliminar del Tribunal Supremo Electoral.

Jóvenes festejaron anoche en Santa Cruz y La Paz

Armaron “semejante campaña con el compromiso de que iban (a lograr) el 70%, ahora qué están diciendo, quieren juntar el nulo con el blanco, porque fracasaron con su campaña”, comentó Morales, en una conferencia de prensa.

“Cuestionar que solamente van a ser (autoridades de) Justicia con más del 30 por ciento me parece un error (…). Hablando de votos, en el Tribunal Agroambiental, las autoridades electas, van a administrar con 661.520 votos hasta ahora y Jaime Paz Zamora, el año 1989, gobernó con 300.000 votos”, comparó en una conferencia de prensa.

Morales subrayó que los expresidentes Hugo Banzer Suárez, Jorge Quiroga Ramírez y Gonzalo Sánchez de Lozada también gobernador el país con poco más del 20% de los votos.

“Presidentes, vicepresidentes que ganaron con 21, 22 por ciento ahora cuestionan más del 30 por ciento de votos válidos. ¿Con qué moral, qué autoridad pueden cuestionar eso?”, remrcó.

El Jefe de Estado afirmó, además, que la derecha fracasó en su intento de hacer fracasar las elecciones judiciales, que convocó casi al 80% de 6,4 millones de ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral.

“Esa derecha antipatria quiere que fracase la elección de autoridades del órgano Judicial, pero el pueblo ha elegido a sus autoridades”, quienes “no se deben a los políticos sino al pueblo”, enfatizó.

En esa línea, Morales dijo que los 26 hombres y mujeres que tendrán a su cargo el Tribunal Agroambiental, el Consejo de la Magistratura, el Tribunal Supremo de Justicia y el Tribunal Constitucional Plurinacional tienen la “enorme responsabilidad de mejorar la Justicia boliviana”.

“Antes lo gobiernos neoliberales, que vienen también algunos de las dictaduras militares, bajo la conducción de la Embajada de Estados Unidos se elegía a puertas cerradas”; ahora “aquí no hay elección a puertas cerradas, aquí no hay un mandamás como la Embajada de Estados unidos que pueda vetar a algunos candidatos y candidatas”, concluyó el mandatario.