La presencia del virus del Zika en América Latina desde 2015 podría arrojar costos catastróficos para la economía de la región, según un informe presentado en las últimas horas por las Naciones Unidas.

El costo socioeconómico del virus del Zika en el periodo 2015 y 2017 oscilaría entre 7.000 y 18.000 millones de dólares, estima un estudio conjunto realizado por el Programa de las Naciones para el Desarrollo (PNUD) y la Federación Internacional de la Cruz Roja.

El impacto económico del Zika en la región será “significativo a corto y largo plazo”, enfatiza el documento.  El virus que ya está afectando de manera significativa a los países más pobres del continente y a los grupos más desfavorecidos de las poblaciones locales. Producirá “pérdidas tangibles” en el PIB de los países cuyas economías dependan en gran medida del turismo, además de que aumentará la presión a los sistemas de salud. El área más afectada por el virus sería el Caribe, con un impacto cinco veces mayor al registrado en Sudamérica, especialmente por la pérdida de ingresos por turismo.

El PNUD señala también que esta situación podría conducir a un crecimiento de las disparidades en la región.

El informe recomienda intensificar las estrategias regionales y nacionales de preparación y respuesta ante el Zika y llama a implicar a las comunidades en esos planes.

Asimismo, aconseja ampliar los sistemas de protección a los sectores más vulnerables como mujeres, personas discapacitadas y jóvenes.