La mirada del Illimani

Pablo Cingolani

Es un día cualquiera. Son casi las ocho de la mañana. Miras al Illimani por la ventanilla del avión que está volando a 32 mil pies de altura. Mientras los asistentes de vuelo, se afanan por repartir cosas para comer …