Featured Video Play Icon

Perú: Chimpunera corre … para fugarse

Isaac Bigio

Patty Chirinos, la principal mujer de la ex-organización criminal Chimpún Callao, el único partido donde todos sus 2 exgobernadores y 3 exalcaldes capitalinos terminaron bajo rejas, se escapó a escondidas del país.

Tras haber grabado un video advirtiendo que la fiscalía pretendía allanar su casa y oficinas, pero que ella no les tenía miedo, de manera cobarde huyó.

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Su ejemplo puede inspirar a otros 8 congresistas (3 electos por el lápiz y 5 por la lampa) que andan en la lista de los que la suspendida fiscal de la nación, Patty Benavides, usaba para manipular votaciones parlamentarias para allanarle el camino y depurar a sus rivales.

Como no hay una orden que les impida salir del país, Chirinos va a querer seguir siendo congresista activa que siga votando electrónicamente y cobrando su sueldo.

La “woman” se jactaba de sus grandes lazos con su tocaya Benavides, a la que bautizó como “dama de hierro”. Gracias a sus lazos con autoridades corruptas nadie le investigaba por sus graves malversaciones de fondos en el Callao, por su asociación con su multimillonario esposo que tanto robó al fisco y con quien se casó para heredar su fortuna o por las denuncias de la familia Castillo de La Perla por de que ella es la responsable del asesinato de dos de ellos, quienes le denunciaron por todas sus fechorías.

Apenas ella empezó a calumniar al premier Guido Bellido y, sobre todo, cuando grabó un video pidiendo la matanza en masa en hornos crematorios. Todo ello en el peor estilo nazi. Pese a incitar al genocidio, nadie presentó una denuncia para desaforarla del Congreso. Luego esta “demócrata” estaba entre quienes no quisieron reconocer los resultados del voto popular y fue la primera en impulsar una moción de vacancia presidencial.

Urge una tremenda depuración de todas las patricias vinculadas a la corrupción (Benavides, Chirinos o Juárez). Todos los congresistas que se prestaron a negociar sus votos por perdones fiscales deben ser desaforados, encarcelados o juzgados.

Se debe establecer el derecho de los electores a revocar a sus congresistas y a todo el Congreso. Más que nunca precisamos de una Constituyente que reorganice radicalmente a nuestra sociedad.

Avatar photo

Isaac Bigio

Isaac Bigio es un analista internacional formado en la London School of Economics & Political Sciences. En ésta, considerada la principal universidad internacional especializada en ciencias sociales, él ha obtenido grados y postgrados en Historia y Política Económica, y ha estado investigando y enseñando. Su especialidad son países en conflicto y transición entre distintos sistemas sociales. Ha llevado cursos y seminarios en el Instituto Europeo, la Escuela de estudios Asiáticos y Orientales, la escuela de Estudios Eslávicos y Europeo Orientales así como en otras dependencias de la Universidad de Londres. Es una de los analistas que habla castellano o portugués con mayor conocimiento de las guerras en Afganistán, el Medio Oriente o los Balcanes. Sus artículos han sido publicados en unos 200 medios en 5 continentes. Es columnista regular de El Comercio (Perú y Ecuador), La Patria (Bolivia), El Panamá América, Noticias (Reino Unido), La Opinión (EEUU) y otros diarios y decanos. Colabora con la BBC, CNI, Canal N, Radio Progreso y diversas emisoras de radio y TV. Sus escritos son difundidos por medios afiliados al ALAI, Adital, al Grupo de Diarios de América y otras redes de prensa. Diversos diarios electrónicos le han creado páginas web entre ellos Notionline, informativos.net, altopilar.com, analítica.com, Gran Valparaíso y El Ojo Crítico Digital.
En 1998 obtuvo 2 Premios significativos: el de la Excelencia de Dillons-Waterstone (la mayor librería británica), y el E.H. Carr del Departamento de Política Internacional de la Universidad de Gales, Aberyswyth (el primer departamento de dicha disciplina en el mundo).
Isaac Bigio se encuentra escribiendo un libro sobre la revolución boliviana de 1952.

Atrás