Perú: Cerrón a prisión

Isaac Bigio

El jefe de Perú Libre ha sido condenado a 42 meses de cárcel efectiva. La Sala Penal de Apelaciones Transitoria Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Junín confirmó la sentencia de primera instancia. Si bien esta rebajó la pena de 4 a 3 1/2 años y la multa de S/ 2 millones a S/ 800 mil, sí dispuso su prisión efectiva por colusión.

Jaime Antezana, experto en narcotráfico y corrupción, afirma que queda claro que PL es una “organización criminal”. Sin embargo, la bancada de PL ha emitido un comunicado diciendo que dicha sentencia evidencia que su partido y que el “líder del pueblo” y “médico del pueblo” son víctimas de una persecución política y de una guerra judicial (Lawfare). Esta seria similar a la que sufren o han sufrido Lula da Silva, Rafael Correa, Jorge Glas, Julian Assange o Evo Morales.

Guerra legal

Mientras estos últimos han combatido al “Lawfare” apelando a las masas y a la unidad de las izquierdas enfrentando a la derecha, Vladímir Cerrón ha hecho lo inverso. Él se ha puesto en contra del movimiento obrero y popular, y se ha unido al golpista “Bloque Democrático” de Keiko Fujimori y sus socios para co-administrar el Kongreso.

Los hermanos Cerrón y sus congresistas nunca denuncian la corrupción. En cambio, se han juntado con las fuerzas más derechistas y corruptas, sosteniendo que con ellas se debe combatir al enemigo principal (que es el resto del progresismo).

El bloque de la derecha dura con sus rémoras cerronistas ha logrado un Tribunal Constitucional proclive a simpatizar con el fujimorismo y busca purgar fiscales y magistrados independientes o intachables.

En las marchas populares se suelen ver carteles pidiendo la libertad de Castillo, su ex premier Betssy Chávez o los del FREDEPA, pero el cerronismo no pide ello (y tampoco la de sus 3 directivos nacionales presos por corrupción). Waldemar Cerrón votó a favor de vacar a Castillo, y casi todo PL para desaforar a su exmilitante Chávez (como primer paso para recluirla).

Alianza con y tras el fujimorismo

Cerrón ha querido evitar ir a prisión presentándose como una pieza útil a la reacción. Llama a trabajar con esta en contra del centro y de la izquierda (a quienes tilda como “caviares” y, por ende, como “enemigos principales”). Apoya al presidente congresal Alejandro Soto y a su ley que proscribió las acciones para que pueda ir preso (y que otro congresista con el mismo apellido quiere que se extienda para castigar con desaforar a cualquier juez que no la aplique). Así, aunque fuese reconocido como culpable, Cerrón quiso evitar el destino de su hermano mayor Fritz, un exmilitar quien en 2016 fue condenado a 6 años de cárcel por haber comprado 8 botes para las FFAA que nunca les fueron entregadas. A diferencia de sus 2 hermanos menores, el primogénito de Berta Rojas de Cerrón (a quien, al igual que a su hijo Vladímir, le han incautado millones de soles sin que puedan explicar su procedencia) no puede apelar una persecución política, pues él no era parte del Gobierno Regional de Junín.

Quien se reclama de ser un perseguido político, ahora es parte de quienes gobiernan al Congreso y al país. Una guerra legal que estamos viendo es también una que libran todos los partidos corruptos contra cualquier resquicio de independencia judicial.

El intento de Cerrón de evitar ir a prisión iniciando un proceso de fujimorización le ha sido como un bumerán sobre su mentón. Su alianza con la DBA le ha desacreditado en los medios populares y le ha hecho perder a la inmensa mayoría de su militancia. A cambio de ello, no ha logrado que esta le garantice su inmunidad. Ha terminado como una naranja exprimida por el mismo partido naranja.

Como PL es una secta basada en el culto semi-religioso a la personalidad, la prisión de Cerrón les va a significar como un cuchillo en su propio corazón. El partido que más divisiones ha tenido en el último bienio, ha de estar condenado a continuar su hemorragia.

Indicios de fisuras se puede ver cuando la nueva jefa de la bancada, Margot Palacios, es la única de los congresistas que le queda a PL que votó en contra de vacar a Castillo (mientras que Waldemar Cerrón y Flavio Cruz apoyaron el fuji-golpe congresal), que ella pidió investigar a Soto (a lo cual los hermanos Cerrón se opusieron) o de que ella emitió un pronunciamiento rechazando cualquier indulto al “genocida Fujimori”, cuando los Cerrón no quieren chocar con el fujimorismo y Waldemar se despidió de Nano Guerra mostrándolo como un ejemplo a seguir.

2 de los 3 miembros de la plancha original de PL bajo rejas

Al momento de escribir esta nota, el paradero del Dr. Cerrón era desconocido. No se sabe si él se presentará voluntariamente o buscará asilarse, irse del país o esconderse en el Perú. Su hermano mayor, Fritz, se dio a la fuga cuando fue condenado en 2016 y fue ubicado en 2017 en Pucallpa.

En todo caso, lo interesante es de que de la plancha original de PL, 2 de sus 3 integrantes están en prisión o ha sido condenado a esta. A Pedro Castillo se le ha impuesto una pena preventiva por violar la carta magna, mientras que a Vladímir Cerrón se le ha puesto una prisión efectiva por corrupción. En cambio, la única que queda y que estaba al medio de ambos en la fórmula presidencial, hoy es la presidenta.

Dina Boluarte, por el momento, goza de ser la mandataria nacional, pero es altamente probable que ella deba rendir cuentas a la justicia y que pudiese acabar como la expresidenta boliviana Janina Añez con una condena por crímenes de lesa humanidad.

Y, mientras tanto, ni Keiko ni todas las decenas de fujimoristas implicados en tantos hechos delictivos han sido apresados.

Avatar photo

Isaac Bigio

Isaac Bigio es un analista internacional formado en la London School of Economics & Political Sciences. En ésta, considerada la principal universidad internacional especializada en ciencias sociales, él ha obtenido grados y postgrados en Historia y Política Económica, y ha estado investigando y enseñando. Su especialidad son países en conflicto y transición entre distintos sistemas sociales. Ha llevado cursos y seminarios en el Instituto Europeo, la Escuela de estudios Asiáticos y Orientales, la escuela de Estudios Eslávicos y Europeo Orientales así como en otras dependencias de la Universidad de Londres. Es una de los analistas que habla castellano o portugués con mayor conocimiento de las guerras en Afganistán, el Medio Oriente o los Balcanes. Sus artículos han sido publicados en unos 200 medios en 5 continentes. Es columnista regular de El Comercio (Perú y Ecuador), La Patria (Bolivia), El Panamá América, Noticias (Reino Unido), La Opinión (EEUU) y otros diarios y decanos. Colabora con la BBC, CNI, Canal N, Radio Progreso y diversas emisoras de radio y TV. Sus escritos son difundidos por medios afiliados al ALAI, Adital, al Grupo de Diarios de América y otras redes de prensa. Diversos diarios electrónicos le han creado páginas web entre ellos Notionline, informativos.net, altopilar.com, analítica.com, Gran Valparaíso y El Ojo Crítico Digital.
En 1998 obtuvo 2 Premios significativos: el de la Excelencia de Dillons-Waterstone (la mayor librería británica), y el E.H. Carr del Departamento de Política Internacional de la Universidad de Gales, Aberyswyth (el primer departamento de dicha disciplina en el mundo).
Isaac Bigio se encuentra escribiendo un libro sobre la revolución boliviana de 1952.

Atrás