(Textura Violeta) Con gran expectativa y batiendo récords de visionado en redes sociales, la feminista y activista María Galindo rompió su carpeta de postulación a la Defensoría del Pueblo como un acto de bastante simbolismo, con el que no hacía su presentación oficial como candidata en el último día de inscripción de personas interesadas en el cargo, que superaban las 60 hasta el jueves.  

La activista ingresó al edificio donde está la Comisión Mixta de Constitución y dijo que tenía toda la documentación necesaria, explicó que llevaba 26 propuestas concretas, de las que resumió diez, y luego señaló que no hacía su presentación oficial, rompiendo los documentos que portaba, ya que ella no podía pedir el voto de una Asamblea Legislativa que no respetaba, donde sólo hay “vagas y vagos que trabajan de martes a jueves”. En el proceso de elección, primero se seleccionan a las y los candidatos que cumplen los requisitos y posteriormente es el parlamento quien decide por dos tercios de voto.

Haciendo lo que se podría entender como un guiño a lo que pudiera suceder, María Galindo dijo que se sentiría honrada de ser Defensora del Pueblo, lo que sería “el mayor compromiso de mi vida”, si es que fuera el pueblo quien la eligiera. Señaló que la lucha por la justicia es de toda la población y que sólo ella, desde abajo, puede lograr cambios. Labor en la que ella continuará.

Galindo es un personaje conocido desde hace años en Bolivia, pero su popularidad se ha elevado en los últimos meses tras hacerse mucho más visible en los medios y las redes sociales, por lo que su postulación era esperada como personaje célebre frente a las otras de personas bastante desconocidas, salvo las de la actual defensora interina Nadia Cruz, la indígena y exdiputada Lidia Patty, David Inca como representante de las víctimas de Senkata y Manuel Morales activista del Conade.

El prestigio precedió en el pasado a quienes asumieron el cargo de la Defensoría del Pueblo, siendo la primera la periodista Ana María Romero de Campero; le siguió el que había sido por varios años presidente de Derechos Humanos, Waldo Albarracín, y posteriormente el teólogo Rolando Villena. La imagen del cargo es disminuida con la llegada de David Tezanos que dejó el cargo por escándalos familiares y fue sustituido con el interinato de la abogada Nadia Cruz, quien hizo frente al gobierno de facto de Jeanine Añez.

 

María Galindo con su traje de alto contenido simbólico (Foto: redes sociales)

 

Los saludos de la gente y selfies, además de medios de comunicación, acompañaron a Galindo en su recorrido hacia la Comisión Mixta de Constitución. Recorrido que comenzó en el Tribunal Departamental de Justicia donde, junto a las abogadas de Mujeres Creando, presentó dos recursos de amparo constitucional contra el presidente Luis Arce y el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, por no haber dado respuesta a una carta en la que, la organización feminista y víctimas de feminicidios y violaciones, reclamaban por casos de irregularidades judiciales, en los que también figuran más de 80 feminicidas sentenciados que fueron liberados.

Esa carta fue presentada el 7 de marzo, luego de una movilización en la que Mujeres Creando y otras organizaciones feministas del país se organizaron para recabar a nivel nacional casos judiciales en los que feminicidas y violadores fueron liberados. “El Presidente no ha respondido ni por escrito ti verbalmente”, dijo Galindo.

Estas acciones han visibilizado mucho a la organización y a Galindo. Su activismo por las mujeres en su reclamo de justicia; especialmente al buscar, micrófono en mano, y enfrentar a autoridades; al denunciar principalmente casos de feminicidio y violaciones, en algunos de los cuales ha logrado detenciones; y la creación de una canción cumbia para ella, se han hecho virales en las redes sociales.

Son constantes las acciones performativas que realizan Mujeres Creando, aunque la gran visibilidad la genera habitualmente Galindo que este viernes llevaba un atuendo especial para la ocasión, con un escudo nacional modificado y con otros simbolismos relacionados con las violencias patriarcales.

Entre las propuestas que presentó para llevarlas a cabo si fuera Defensora del Pueblo se encuentran: la no obligatoriedad de hacer el servicio militar, ya que es un espacio donde se enseña el machismo; el respaldo a mujeres que deseen abortar en el marco de las limitaciones de la actual ley; hacer posible la inscripción y uso del materno como primer apellido; adecuar los códigos de contravención policial ya que las cárceles son un nido de corrupción, tortura y escuela de delincuentes; denunciar y buscar que la publicidad estatal se reparta entre todos los medios, ya que eso afecta al derecho a la comunicación; tener una comisión permanente de auditoría de casos de feminicidio, entre otros.

Atrás