El mes en curso, el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP) anunció la creación de un nuevo fondo de garantía de créditos para el sector gremial con la finalidad de continuar reforzando la función social de los servicios financieros y extender las medidas de apoyo para la reactivación económica del país.

El Fondo de Garantía de Créditos para el Sector Gremial (Fogagre) llega a ser un fondo de garantía más para el pueblo boliviano, reflejando así el nuevo espíritu de los servicios financieros que el gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) fue construyendo a través de la Ley de Servicios Financiero N° 393. Asimismo, este fondo llega a ser un sostén importante para las mujeres bolivianas, ya que el 90% del sector gremial son mujeres trabajadoras que han demostrado ser un pilar de sostenibilidad para el sistema financiero y la economía boliviana.

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Seguramente hay parte de la población boliviana que se pregunta: ¿Qué es el Fogagre y cuál es su importancia? La respuesta ante dicha duda no es nada más que un fondo de recursos que los bancos crearán para poder garantizar créditos al sector gremial, situación muy relevante en un contexto donde los bancos solían pedir garantías a los prestatarios y que ahora no sucederá gracias a la constitución del mencionado fondo.

Como se mencionaba, durante muchos años los bancos solían pedir garantías para la otorgación de créditos ya sea para emprendimientos, negocios o vivienda. Dichas garantías se convertían en una gran barrera para el acceso a créditos, no obstante, en la actualidad existen fondos de recursos que benefician a las familias bolivianas.

Entre los fondos creados se encuentran aquellos que garantizan las operaciones de crédito productivo y de vivienda de interés social, a estos recursos se suma el nuevo fondo para el sector gremial que apoyará el acceso a financiamiento, el cual podrán destinar a la ampliación o apoyo de sus negocios, reflejando así el soporte que el gobierno ofrece a la población a través de los servicios de la banca.

El Fogagre es sin duda una forma de ayuda al pueblo boliviano, principalmente a este sector tan importante para la economía del país, el cual se caracteriza por su alto movimiento y esencia emprendedora. No nos olvidemos que hablamos de un sector de la economía que pese a los diferentes contextos favorables o desfavorables que puedan llegar a suceder se mantienen dinámicos al moverse de una actividad a otra dependiendo la situación.

Es importante mencionar que el sistema financiero boliviano bajo la filosofía neoliberal se orientaba únicamente en el lucro de la banca sin importar los derechos de los prestatarios, situación que dio un giro de 180 grados con la aplicación de la Ley de Servicios Financieros en agosto de 2013.

Desde la aplicación de la mencionada ley, el espíritu que empezó a caracterizar a los servicios financieros se fundamentaba en la aplicación de la función social. ¿Qué quiere decir esto? Que se empezaron a priorizar los derechos de los usuarios financieros sobre los intereses de la banca, promoviendo la inclusión financiera y otorgando mejores condiciones de servicio de la banca para el pueblo boliviano.

Algo que es necesario resaltar con la creación del Fogagre, es que el 90% del sector gremial se constituye por mujeres,  las cuales han demostrado ser un pilar fundamental para el sistema financiero. Según datos expuestos por las autoridades del MEFP se destaca un menor índice de mora en las mujeres en comparación a la morosidad de los hombres.

¿Qué significa lo anteriormente mencionado? Que existe mayor responsabilidad crediticia por parte de las mujeres al momento de cancelar sus cuotas al banco, lo cual debe ser un llamado de atención o incentivo a los miembros que toman decisiones en las entidades financieras para dar mayor acceso de créditos a las mujeres.

Finalmente, resalto una vez más la capacidad que tiene el boliviano en emprender negocios pese a las circunstancias negativas que puedan suceder, tales como la pandemia o una mala administración económica por parte del gobierno –como se pudo observar el 2020– y que ahora dicha capacidad será apoyada aún más con los fondos de garantía de la banca.

Atrás