(Textura Violeta) Más de un centenar de imágenes de feminicidas sentenciados o acusados, pero que se beneficiaron de las grandes falencias de la justicia boliviana, y también las imágenes de jueces y fiscales supuestamente corruptos recorrieron, expuestos al público, varios kilómetros entre la ciudad de El Alto y el centro de la ciudad de La Paz.

Pese a las amenazas que denuncian haber recibido por exponer fotografías, nombres y cargos, las organizaciones feministas, las víctimas y sus familiares las mostraron en una marcha que concluyó con la toma del edificio del Tribunal Departamental de Justicia. Por todas estas características, fue calificada como histórica por María Galindo, parte del colectivo Mujeres Creando.

Se trata de una segunda marcha, luego de una masiva movilización realizada el 31 de enero tras el descubrimiento de un asesino y violador en serie, en un proceso que pasó por la creación de una línea telefónica para hacer las denuncias, llevar a cabo análisis y clasificación de casos a nivel nacional, y la culminación de un registro de más de dos centenares de procesos (estimados, ya que no se ha dado la cifra) de feminicidios y violaciones en los que no se ha logrado justicia ni resarcimiento alguno.

En este proceso, en el que participaron varias organizaciones feministas: Mujeres Creando de La Paz y Santa Cruz, el colectivo Mujer de Plata de Potosí, Mujeres de Fuego de Cochabamba y Mochas Copleras de Tarija, la visibilidad de Galindo es indiscutible.

María Galindo, en el último mes, sacó a luz que en el penal de San Pedro hay una estructura corrupta que estaría encabezada por el mismo director del penal, José Luis Morales del Castillo, de la que se benefician los feminicidas; denunció que el preso que dio testimonio de este entramado corrupto apareció muerto, supuestamente por suicidio; denunció que en el penal de Palmasola de Santa Cruz se prostituye a las reclusas, aunque fue desmentido por una representación de ellas; mostró las deficiencias en la atención en el Instituto de Investigaciones Forenses (Idif), así como se hizo viral su presencia en la Defensoría del Pueblo en la que no halló a la defensora Nadia Cruz en su puesto de trabajo.

Textura Violeta entrevistó a Galindo para obtener mayor información sobre esta marcha y las características del trabajo realizado por el grupo conformado para analizar estos casos. Grupo que, según denuncia, vive en constante acoso y amenazas, inclusive de muerte.

 

María Galindo a la cabeza de la marcha, sosteniendo la foto del senador oficialista Hilarión Padilla, acusado de violación y actualmente detenido (Foto: captura de imagen en redes sociales)

 

Comencemos por la marcha ¿Qué representa y cuál es su importancia?

La marcha se llama “Acción en legítima defensa de las vidas y las libertades de las mujeres” porque consideramos que hay un subregistro de los casos de feminicidio, un subregistro de los casos de violación y es, directamente, lo que llamamos una masacre a goteo que está poniendo en crisis libertades constitucionales para el conjunto de las mujeres bolivianas.

Esta es una marcha de carácter histórico por muchos motivos, que aquí no los puedo terminar de explicar, pero creo que una de las características más importantes es que la totalidad, la totalidad, repito, la totalidad de los carteles tienen las fotos, los delitos, el nombre, apellido y edad de los delincuentes y, también, la foto, el nombre, apellido y el cargo de las autoridades corruptas.

 

Esta vez no se ven las fotos de las víctimas.

En esta marcha no están presentes las fotos de las víctimas porque queremos pedirle al conjunto de la sociedad que el foco se traslade en los victimadores y que no implique la revictimización de las víctimas, es por la defensa de las vidas y las libertades de las mujeres.

 

Es totalmente nuevo centrar la atención en los acusados, así como en jueces y fiscales…

Creo que lo iniciado con la “Línea de la esperanza” (número de teléfono para hacer denuncias), la cantidad de conciencia que se ha despertado, la suma gigante de esfuerzos, porque ya no es la voz solitaria de Mujeres Creando, la increíble respuesta social, también de las organizaciones sociales, ha abierto un gran espacio de trabajo, de trabajo muy fuerte e intenso, y también ha abierto una conciencia colectiva donde caben muchas iniciativas. Creo que no hay que cerrarse ni obsesionarse, caben iniciativas artísticas políticas, iniciativas autoconvocadas de todo tipo.

 

¿Mostrar estos rostros y nombres, no implica riesgos?

Nosotras asumimos todas las responsabilidades que la sociedad ha descargado en nuestros brazos. Nosotras tenemos montado, hace muchos años, un trabajo de lucha por justicia; pero, está claro que la lucha por la justicia individual no sirve para nada porque es muy desgastante, es un nuevo suplicio, tiene que ser un trabajo colectivo. Las promesas del gobierno no sirven para nada, son absolutamente demagógicas, en eso estamos absolutamente claras.

Entonces, sabemos que no es una lucha de dos días, sino que es una lucha que tiene que reinventarse, volver a recargar energías, nosotras hemos trabajado este mes sobre exigiéndonos como equipo, además con un equipo pequeño porque no se podía ampliar más para hacer frente a la presión y a la increíble cantidad de amenazas que hemos recibido.

Por supuesto que esas amenazas no nos frenan, pero eso no ha obligado a cuidar más el equipo y hacer un equipo más pequeño. Nosotras no vamos a retroceder ni un paso.

 

Imagen durante la ocupación del Tribunal Departamental de Justicia, al acabar la marcha (Foto: Captura de imagen en redes sociales)

 

Han hecho un trabajo de recopilación de casos a nivel nacional ¿Cómo han preparado la participación en esta marcha de víctimas de todo el país?

Sí. Tenemos en total 13 delegaciones que las hemos agrupado en cinco paradas a lo largo del recorrido de la marcha. En cada parada, las compañeras y también los compañeros, porque no se está prohibiendo de que participen hermanos, padres, tíos, amigos, tienen derecho a tomar la palabra para explicar la injusticia que están sufriendo. Todos los casos son o feminicidio o violación, no estamos tomando otro tipo de formas de violencias machistas.

En la primera y segunda parada de la marcha se incorporan la delegación de Oruro y la delegación de Potosí, que incluye la delegación de Uyuni. Luego, tenemos una tercera parada en la que agrupa la delegación de Beni, de Santa Cruz, de Tarija y la de Chuquisaca. Una cuarta parada, incluye las delegaciones de provincias que son: Achacachi, La Asunta, Palos Blancos, Copacabana, Sud Yungas y el pueblo afroboliviano. Finalmente, la quinta parada es para La Paz y El Alto.

 

Se han preparado cartas para dárselas a las autoridades, luego de la marcha, ¿incluye la lista de casos y cuántos son?

No queremos que la gente sea reducida a una cantidad, el gobierno todo el tiempo está trabajando sobre cantidades y esa es una lógica equivocada. En todo caso, estamos trabajando sobre muchos más casos de los que maneja la comisión (135), más del doble, y lo hacemos con toda la presión que hay sobre nosotras y los parientes y víctimas.

Se han hecho cartas dirigidas al Presidente (Luis Arce), al Fiscal General (Juan Lanchipa) y al Presidente del Senado (Andrónico Rodríguez) y con ellas se adjunta la lista de casos, además se incluye nueve figuras de entorpecimiento de justicia, abuso de poder y tretas perversas en el aparato de justicia.

 

Los carteles preparados para ser llevados a la marcha: imágenes de jueces y fiscales por el suelo (Foto: Mujeres Creando)

 

Entonces, la cantidad de casos que manejan es muy grande y estarían clasificadas en esa división de figuras ¿Cuáles son esas nueve figuras?

La primera figura es la de “detención domiciliaria”, que es la más masiva. Hemos puesto en la misma figura tanto la detención domiciliaria con custodio, como la sin custodio. Lo grave es que, además, a la mayor parte de a  los que se les ha dado la detención domiciliaria, además se les ha dado a escoger si querían custodio, porque dependía de que se pague por él, si no podían pagar custodio no pagaban (y no lo tenían).

La segunda figura es la de “retardación de justicia”, que es también una figura muy muy masiva.

La tercera es una figura grande, que la hemos llamado “corrupción”, donde queremos especificar que no se ha actuado conforme a la ley, presumiblemente por acuerdos discrecionales de carácter corrupto. Es una figura también muy muy masiva.

Tenemos una cuarta figura de impunidad, donde hay dos clasificaciones: los que están prófugos y los casos que han sido rechazados, a pesar de que han sido denunciados.

Luego, la quinta figura la hemos llamado “investigación negligente” y allí hemos dividido en dos: perdida de pruebas, que es algo muy muy vigente, y la exigencia de pruebas a las víctimas, donde las víctimas se tienen que convertir en investigadoras. Eso también es muy frecuente.

Tenemos también una sexta figura, de “clasificación errónea del delito”, donde hemos ubicado tipificaciones como: homicidio cuando se trataba de feminicidio, actos sexuales cuando se trataba de violación, tipificación de lesiones seguidas de muerte cuando se trataba de feminicidio.

En la séptima figura, de “detención en una cárcel de mínima seguridad”, estaríamos hablando de que prácticamente ninguna cárcel ofrece seguridad a partir de los aparatos de corrupción denunciados por nosotras.

La octava figura, que es también muy generalizada, es la de “incumplimiento de medidas de protección”, que corresponde a casi la totalidad de los casos. Hay medidas de protección que no se cumplen en ningún caso.

Finalmente, la novena figura, que también involucra la totalidad de los casos, que es “la no reparación del daño”. Tenemos una cantidad de procesos donde tenemos sentencias ejecutoriadas que supondrían que los victimadores tendrían que pagar a las víctimas todo el costo del proceso o reparaciones a los niños y niñas, esto no ocurre.

 

¿Con estas figuras se muestran todos los problemas que enfrentan las víctimas?

Esto no acaba. También estamos presentando la denuncia formal sobre “las condiciones en las cuales se da una denuncia”, ya sea de violación o de un caso de feminicidio. Allí, básicamente, de lo que estamos hablando es de una serie gigante de negligencias que tienen que ver, por ejemplo, con un promedio de 16 horas, ¡16 horas!, tan solo para que te reciban la denuncia y que te puedan otorgar el certificado forense.

Tenemos también la figura de “retardación para la asignación de investigadores”. En el caso de los investigadores, tenemos problemas de corrupción en la totalidad de los investigadores. Tenemos problemas de que no tienen la formación adecuada, en la totalidad de los investigadores, y el cobro indebido de todo tipo de movimientos de los investigadores, en la totalidad de los investigadores.

En el caso de los feminicidios, ninguna estancia estatal representa a las víctimas de principio a fin. Las autopsias son autopsias breves, de ocultamiento de pruebas prácticamente. Los procesos son absolutamente caros y nadie representa a las víctimas de feminicidio. Cuando tienes una víctima de feminicidio y es trabajadora sexual o mujer trans, directamente, los casos ni siquiera se inician, ni las pericias iniciales ni la investigación.

 

El inicio de la marcha desde el Faro Murillo de El Alto. (Foto: Mujeres Creando)

 

Luego de la marcha, ¿qué viene de ahora en adelante?

Creemos que la marcha tiene gran capacidad de lograr efectos por la estética, por el anti Himno Nacional, por el cambio de foco tan radical que estamos proponiendo, por el esfuerzo, por todo ello, nosotras sentimos muy compensado nuestro esfuerzo por haber construido un universo de víctimas muy grande y además con gente de provincias, con gente de varias ciudades, con gente de varios sectores sociales.

Hay casos emblemáticos, dramáticos, donde se pierden carpetas enteras, donde directamente la policía no quiere aportar siquiera un custodio, o una verificación de si el feminicida está o no en la cárcel.

Yo espero de la marcha muchas cosas. Para mí, el despertar de la conciencia es lo principal, pero tenemos algunas cosas que vamos a proponer, no lo puedo adelantar por razones de seguridad, en relación a la cantidad de vigilancia, de paranoia que hay alrededor de nosotras respecto del gobierno.

El gobierno ha cerrado todos los pequeños vínculos de comunicación que existían y nosotras no los tenemos por afinidad con el gobierno, sino que, en nuestra condición de ciudadanas tenemos, todo el derecho de exigir lo que estamos exigiendo. Entonces no sé realmente lo que nos espera a partir de la marcha, pero lo que está claro es que sólo la lucha colectiva nos dará justicia.

 

El gobierno ha anunciado, para este 8 de Marzo, un informe de primeros resultados de la comisión que está estudiando casos de feminicidio y violaciones…

La verdad es que, hasta ahora, quiero decir esto, todo lo que la comisión del gobierno está haciendo, desde mi humilde punto de vista, es fruto de la lucha colectiva que se ha despertado. Ellos se están moviendo gracias a nuestra presión.

 

Durante la bajada desde El Alto a la ciudad de La Paz, pidiendo justicia (Foto: captura redes sociales)

 

 

Atrás