Boya.News.– Jeanine Añez daba órdenes a los militares y los militares y policías le obedecían y le daban trato de Jefa de Estado un día antes de que la entonces Segunda Vicepresidenta del Senado se autoproclamara, en cuestión de minutos, primero Presidenta del Senado y luego Presidenta de Bolivia. Ésa es la principal prueba, en el proceso judicial por el golpe de 2019, de que, junto a militares y policías, actuó de mala fe para transgredir 15 normas de la Constitución y las Leyes, según se desprende del auto de apertura de juicio oral dictado por el Tribunal Primero de Sentencia Anticorrupción de La Paz, que convocó a juicio oral a partir del 28 de marzo próximo.

La Resolución 09/2022 explica que “el juicio oral es la fase esencial del proceso. Se realizará sobre la base de la acusación, en forma contradictoria, oral, pública y continua, para la comprobación del delito y la responsabilidad del imputado, con plenitud de jurisdicción” (art. 329 Código de Procedimiento Penal).

En base a la acusación de la Fiscalía, se indica que tras el arribo de Jeanine Añez de Trinidad a La Paz, el 11 de noviembre de 2019, al día siguiente de que el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera anunciaran sus renuncias, Fuerzas Armadas y Policía, “en un trabajo conjunto dispusieron seguridad y traslado con escoltas desde el aeropuerto internacional de El Alto hasta el Colegio Militar Gualberto Villarroel ubicado en la Av. Rafael Pabón de la zona de Irpavi de La Paz”.

Posteriormente, Añez fue conducida al Hotel Casa Grande ubicado en la zona sur de La Paz y desde allí a la Asamblea Legislativa Plurinacional, en la céntrica plaza Murillo, “demostrando de esta manera y contrariamente a sus declaraciones en medios de prensa nacional, su firme intención de hacerse de la Presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia con la ayuda y cooperación necesaria recibida por miembros de las Fuerzas Armadas como policiales, quedando en evidencia de forma manifiesta el trato preferencial del cual fue sujeto, beneficio no equitativo para los asambleístas de la Cámara de Diputados y Senadores de la bancada oficialista”.

El documento judicial recuerda que Jeanine Añez dijo a los medios que convocaría a la Asamblea para tratar las renuncias del presidente, Vicepresidente y Asambleístas, ”denotando el conocimiento pleno del procedimiento de las Cámaras de Senadores y Diputados para el tratamiento y efectividad de las renuncias presentadas por el Presidente Constitucional del Estado Evo Morales Ayma y el Vicepresidente Álvaro García Linera, así como el procedimiento legislativo establecido en los reglamentos de ambas Cámaras”.

En la misma fecha 11 de noviembre de 2019, desconociendo por completo las normas y la propia Constitución Política del Estado, miembros de las Fuerzas Armadas proceden al retiro de la medalla presidencial del Banco Central de Bolivia, incumpliendo flagrantemente sus funciones y atribuciones, que parten desde la misión fundamental de defender y conservar la independencia, seguridad y estabilidad del Estado, a través del resguardo del gobierno constitucionalmente electo”.

… ejecutando el retiro de la medalla presidencial cuando aún no se tenía certeza de una posible sucesión constitucional a la Presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, porque la Asamblea en pleno no había tratado conforme a procedimiento las renuncias del expresidente Juan Evo Morales Ayma y el exvicepresidente Álvaro García Linera, a vista y paciencia de los miembros del Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas”.

El 11 de noviembre, Añez y el Comandante de la Policía, Yukri Calderón, pidieron al Comandante en Jefe de las FF.AA., Williams Kaliman, mediante nota, que intervenga las manifestaciones de rechazo a la renuncia de Morales.

El documento judicial agrega que el policía Yuri Calderón garantizó la llegada de la senadora Añez a la Asamblea Legislativa “ya que desde la mañana de dicha fecha, éste habría ordenado (cual si fuera ya la presidenta del Estado), escoltas que garanticen su seguridad con el fin de ejecutar los actos al interior de la Asamblea Legislativa Plurinacional que van en contra de la Constitución Política del Estado, así como a los propios reglamentos internos tanto de la Cámara de Senadores como de la Cámara de Diputados”.

La tarde del 11 de noviembre, a las 19:50, Añez, en una declaración en video, se dirige al Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kalimán, instándole a sacar tropas a las calles para controlar “hordas delincuenciales” y le dice: “usted va a ser el responsable de todo lo que suceda en este país, si después de este pedido y después del pedido que yo le hago como presidenta del Senado no coordina con la policía para acabar con esta delincuencia que está ahora en las calles”. Añez se declararía presidenta del Senado un día después.

Sin embargo, se tiene plenamente establecido que esta coordinación entre las FF.AA. y la Policía ya estaba en marcha desde antes de dicha conferencia de prensa, desde la llegada de Jeanine Añez Chávez al aeropuerto de la ciudad de El Alto, toda vez que Jorge Gonzalo Terceros Lara, Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana, con pleno conocimiento sobre la ilegalidad de sus actos, viabiliza de manera arbitraria que la ex senadora Jeanine Añez sea trasladada desde el aeropuerto internacional de El Alto el Colegio Militar, en un helicóptero de propiedad del Ministerio de la Presidencia con matrícula FAB-754 modelo AS35-B3, al comprometer realizar el pago de Bs. 5.545,54 a AIR BP BOLIVIA S.A., subsidiaria de YPFB a través del Cnl. Luis Marcelo Cervantes Torres (en esa oportunidad comandante de la Unidad Grupo Aéreo de Caza 31), por concepto de combustible, no siendo éste el único vuelo que realizó dicha nave la fecha de referencia”.

Extracto del documento judicial que dispone la apertura del juicio por el golpe de 2019.

Agrega que el Gral. Jorge Mendieta ordenó al Gral. Willy Pozo, comandante del Colegio Militar, permitir el aterrizaje de esa aeronave en sus predios, donde ya la estaba esperando un considerable número de escoltas de la policía.

De donde se concluye que la coordinación entre policías y militares para que Jeanine Añez se haga de la Presidencia del Estado, ya estaba en marcha y de forma coordinada desde la mañana de fecha 11 de noviembre de 2019”. Pernoctó, siempre bajo escoltas policiales, en el domicilio de una oficial de la policía ubicado en la zona de Llojeta. El 12 de noviembre fue trasladada a la Asamblea Legislativa, “lugar donde en actitud desleal, ilegal y fuera de toda norma en relación a la sucesión de autoridades electas, alejada de todo deber impuesto por la Constitución Política del Estado se proclame, primero Presidenta del Senado y posteriormente presidenta del Estado Plurinacional”.

Agrega que Sergio Orellana, Jefe del Departamento III de Operaciones dependiente del Comando en Jefe de las FF.AA., encargado de operaciones, instrucción entrenamiento y organización, es señalado como el operador de la orden del transporte de asambleístas nacionales afines a la ex senadora Jeanine Añez “para desarrollar la puesta en escena de las conjeturadas sesiones tanto del Senado como de la Asamblea, el traslado fue realizado en aviones militares de la Fuerza Aérea, es decir, existía un plan de concretar los hechos ilegales con la participación de diputados y senadores suplentes, cuando expresamente los reglamentos generales de senadores y diputados refieren que las habilitaciones de suplentes las hacen los propios titulares”.

Se recuerda que ya en fecha 10 de noviembre, en la ciudad de Trinidad, Jeanine Añez declaró a las 18:45 a la red Unitel, que “le corresponde la Presidencia, por sucesión, pero previamente convocar a sesión de la Asamblea Legislativa Plurinacional para considerar las renuncias de Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera, demostrando de forma tangible que conocía el procedimiento constitucional y los reglamentos de la Asamblea”.

El 12 de noviembre, a las 18:40, convocó a la sesión ordinaria No. 198 del Senado y, al solicitar informe sobre el quórum, el senador Secretario respondió ”… revisado el quórum de la Cámara de Senadores, no está en condiciones, por no existir el quórum suficiente para instalar la presente sesión…” Antes de suspender la fallida sesión 198, Añez realiza su primera auto proclamación: “… corresponde a mi persona en calidad de segunda Vicepresidenta asumir la presidencia de este ente camaral ante la ausencia de la Presidenta y del 1er. Vicepresidente de la Cámara de Senadores…”

Luego se dirige al Hemiciclo de la Cámara de Diputados “para consumar el plan pretendido, ya que sin la convocatoria respectiva, Jeanine Añez Chávez procedió a llevar a cabo la sesión de la Asamblea donde asumió la Presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia”. Explicó que lo hacía en su condición de presidenta del Senado.

Horas antes había explicado que convocaría a sesión del Senado para tratar las renuncias de la Presidenta Salvatierra y del Vicepresidente Medinacelli. Y que luego se instalaría la Asamblea (sesión conjunta de senadores y diputados) para considerar las renuncias de Evo Morales y Álvaro García. No hubo quórum en ninguno de los casos por lo que tampoco se consideraron esas renuncias.

Al final, Jeanine Áñez tomó los lugares de Morales, García Linera, los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados, y hasta las atribuciones de los plenos del Senado y de las dos cámaras reunidas en Asamblea.

fm/Boya.News

Atrás