Según audios y correos electrónicos filtrados el ex ministro de Añez quería impedir que el MAS regrese al poder

The Intercept: Ex ministro López planeó un segundo golpe con mercenarios estadounidenses

Publicado el: 18 junio, 2021 4 min.    + -   

El exministro de Defensa de Jeanine Añez, Luis Fernando López, diseñó un plan para impedir la asunción de Luis Arce a la Presidencia, en octubre de 2020, plan que incluía el envío de “cientos de mercenarios extranjeros a Bolivia desde una base militar estadounidense en las afuera de Miami”, según un atículo publicado en el sitio Web de The Intercept.

El artículo firmado por Laurence Blair y Ryan Grim basaron su investigación en documentos y grabaciones filtradas a las que accedieron.

Según el artículo, en una de las grabaciones filtradas, una persona identificada como Fernando López, en entonces ministro de Defensa dijo que estaba “trabajando para evitar la aniquilación de mi país”. Las fuerzas armadas y el pueblo necesitaban “levantarse”, agregó, “y bloquear una administración de Arce. … Las próximas 72 horas son cruciales “.

Cuando se elaboró el plan, Arce ya había sido declarado ganador de las elecciones nacionales con el 55 por ciento de los votos. “La derecha boliviana, sin embargo, no estaba dispuesta a renunciar al poder. La llamada con el ministro de Defensa de Áñez, en la que los oradores sugieren que es probable que estén a bordo varios otros altos funcionarios, esboza un complot golpista aún más flagrante que el de octubre de 2019”, dice el artículo.

Los autores aseguran que varios de los conspiradores discutieron el envío de cientos de mercenarios extranjeros a Bolivia desde una base militar estadounidense en las afueras de Miami. Estos unirían fuerzas con unidades militares de élite bolivianas, escuadrones de policía renegados y turbas de justicieros en un intento desesperado por evitar el regreso del MAS al poder.

Según el artículo, dos fuentes militares estadounidenses confirmaron que los comandos de Operaciones Especiales para los que trabajan se habían enterado del complot golpista, pero le dijeron a The Intercept que “nadie los tomó en serio”.

“Quieren reemplazar las Fuerzas armadas y policías por milicias, cubanos y venezolanos”

Según The Intercept la más larga de las grabaciones a las que accedió corresponde a una conversación entre Luis Fernando López, Joe Pereira, un ex administrador civil del Ejército de los Estados Unidos que tenía su base en Bolivia en ese momento, y en otra se identifica a Luis Suárez, un ex sargento del Ejército de los Estados Unidos de origen boliviano y estadounidense conocido por crear un algoritmo que impulsó los tuits anti-Morales durante la crisis política de 2019, pero que niega haber estado involucrado en el complot.

En la grabación un hombre, identificado como López, asegura que “El alto mando militar ya está en conversaciones de apronte”, continúa. “¿Cuál es el tema? Y o quiero ser bien específico. La lucha, el mensaje de la lucha es que [el MAS] quieren reemplazar (a) las fuerzas armadas y policías bolivianos por milicias, cubanos y venezolanas. Ese es la punta del hilo. Es lo que va a permitir realmente Bolivia se levante nuevamente y no permita el gobierno de Arce. Esa es la realidad “.

Durante la llamada dice que la solicitud de armas “no es un problema” y pregunta cuántos aviones Hércules C-130 se tiene disponibles, a lo que López responde que en Bolivia solo hay tres, y que él solo tiene el control de uno, mientras que la Policía Nacional tiene dos.

“Lo que necesitaríamos es que sus 3 C-130 se vayan al Trompillo  Porque necesitamos recoger apoyo militar, tropas de una base en Miami que está destinada al comando Sur. Los vamos a poner en contratos para compañías que ya están trabajando en Bolivia. Son compañías que van a disfrazar el contrato con el personal militar. Podemos conseguir hasta 10.000 hombres. No creemos que necesitamos 10.000, pero podemos encontrar hasta 10.000 sin ningún problema”, de dicen a Lopez en inglés.

Atrás