Estado boliviano, gobiernos democráticos y víctimas de dictaduras político militares

Edgar Ramos Andrade

Publicado el: 15 abril, 2021 6 min.    + -   

Bolivia, país famoso por sus crueles dictaduras político-militares, aún no cuantificó a sus víctimas, como: detenidos, torturados, exiliados, deportados, mujeres violadas, desaparecidos, hijos y nietos en cautiverio o “adoptados” por represores, asesinados u otros. Once gobiernos, de socialistas como Evo o Arce, y liberales como Goni o Paz Zamora hicieron poco. Quienes tuvimos que salir del país por la fuerza lo sabemos. ¿Qué nos pasó? Intentemos explicar.

Esfuerzos de la sociedad

Las víctimas de suboficiales militares y policiales convertidos en torturadores, “soplones” de toda laya, paramilitares italianos y argentinos, nazis alemanes, oficiales militares sañudos (literal) y otros, se organizaron a riesgo propio, y presionaron al Estado y sucesivos gobiernos desde 1982 cuando Bolivia se recuperó la institucionalidad democrática.

Algunas organizaciones que presionaron a los gobiernos para investigar la verdad de atroces verdugos (Barrientos, Bánzer, Natuch, García Meza y otros) son: Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional Asofamd, Unión Nacional de Víctimas de la Violencia Política Unavip, Unión Nacional de Ex Presos Políticos de Bolivia Unexpb, Comité Impulsor del Juicio de Responsabilidades contra Luis García Meza y sus colaboradores, y Plataforma de Luchadores Sociales contra la Impunidad por la Justicia y la Memoria Histórica del Pueblo Boliviano-Sobrevivientes de las Dictaduras.

Al parecer, solo Asofamd tiene personería jurídica, pero las otras tienen capacidad de presión que sin embargo no alcanzó para persuadir a  11 gobiernos y esclarecer esas atrocidades. La última, la “Plataforma…” tiene “oficina” en las veredas de El Prado paceño que fue atacada 3 veces por adeptos al gobierno de Morales (8-febrero-2013, 8 febrero-2014, 29-noviembre-2019). Lo delicado es que, de a poco y por el tiempo pasado, esas víctimas anónimas van falleciendo.

Desidia gubernamental y parlamentaria

Algunos intentos por hacer justicia desde el Gobierno, Parlamento y Poder Judicial: a) Proposición Acusatoria contra Hugo Bánzer leída por el diputado Marcelo Quiroga en la Cámara de Diputados (agosto y septiembre 1979); b) Comisión Nacional de Investigación de Desaparecidos Forzados (Decreto Supremo 421 de 28-octubre-1982); c) Corte Suprema de Justicia en el Juicio de Responsabilidades contra Luis García Meza y sus colaboradores (13-febrero-1984 al 21-abril-1993); d) Consejo Interinstitucional para el Esclarecimiento de Desapariciones forzadas Ciedef (D.S. 27089 de 18-junio-2003); e) Comisión de Derechos Humanos Cámara de Diputados constituida en Fiscalía (Resolución de 23-octubre-1997); f) Comisión Nacional para el Resarcimiento a Víctimas de la Violencia Política Conrevip (Ley 2640 de 11-marzo-2004) sustituida por la Comisión Técnica de Calificación Comteca; g) Juicio contra torturadores (12-diciembre-2007); h) Comisión ministerios de Justicia y de Economía parta el Resarcimiento Excepcional a Víctimas de Violencia Política en Períodos de gobiernos inconstitucionales (Ley 238 de 30-abril-2012); i) Comisión de la Verdad (Ley 879 de 23-diciembre-2016).

Muchos de esos intentos, o engaños. Ejemplo: Banzer encargó matar a Marcelo Quiroga, y la crueldad de Luis Arce Gómez hizo que hasta hoy los restos de Quiroga están desaparecidos (van 41 años…). Y la sentencia de 1993 del Juicio de Responsabilidades dejó impunes a torturadores y soplones que aún andan por la calle, y algunos inclusive fueron dirigentes de la COB….

En este siglo XXI, los gobiernos de Banzer, Quiroga, Goni, Rodríguez, Morales, Añez y Arce, no entendieron lo que es verdad, justicia, y reparación. La dupla Evo-Álvaro fue igual de despiadada, ordenó a sus ministros y comisiones: desoír, dividir o cooptar a las organizaciones de víctimas. Ocurrió con los ministros de Justicia, Cecilia Ayllón y Héctor Arce. Peor aún, los abogados de Conrevip y Comteca no leyeron historia de Bolivia y, al calificar pedían a las víctimas “certificados originales de tortura sufrida” o testigos directos y, daban plazos cortos para presentar documentos, y muchas quedaron fuera del mísero beneficio estatal.

Documenos clandestinos y censurados

La mayoría de esas comisiones estatales no leyeron los siguientes documentos censurados, que recomendamos: “Antecedentes de la Asamblea Popular 1971-Apuntes” (de Humberto  Pabón Trujillo); “Dictadura, Pseudo democracia e Impunidad” (COB y Asofamd, 2008); “El delito de ser periodista. La libertad de Prensa en Bolivia 1971-1977” (Periodistas clandestinos o exiliados); “Caso Baldarachi, Pinochet, Alma” (FSTMB punteo).

El último documento detalla el testimonio de Walter Castro Choque, estudiante de la UTO y cercano a Luís Stamponi (El Viejo, argentino, esposo de Nila Heredia), Enrique Lucas López (Guille, uruguayo), Graciela Rutilo Artes (Ela, argentina, esposa de Guille), Osvaldo Peredo (Chato, boliviano con identidad cambiada) o el My Rubén Sánchez Valdivia (Poncho Negro). En Oruro, este grupo fue torturado y/o desaparecido y/o asesinado por agentes de la “Dirección de Orden Político” como “Pinochet” (Jaime Solares), Tte Carrasco (Director DOP)  y otros seres sin alma.

Conclusiones

Lo documentado líneas arriba nos permite afirmar que:

  1. a) Desde 1982 (39 años) el Estado Boliviano falló (o engañó) a los luchadores sociales en las dictaduras y pese a que fue sancionado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, eso no importó a sucesivos gobiernos, varios de los cuales tenían ex presos políticos como ministros. Pero pudo más el dogma.
  2. b) La última Comisión de la Verdad fue “Comité del engaño”; el MAS lo partidizó y protegió a militares que sostenían al gobierno Evo-Álvaro, ni acató órdenes judiciales de desclasificar documentos militares. La integraron: Nila Heredia, Edgar Ramírez, Eusebio Gironda, Isabel Viscarra y Teodoro Barrientos.
  3. c) En comparación, de 1977 a 2020 en Argentina las madres y abuelas de Plaza de Mayo recuperaron 130 nietos nacidos en cautiverio y estaban “adoptados” por familias de torturadores de sus papás. Eso se logró luego del trabajo de la Comisión Nacional para la Investigación sobre Desaparición de Personas Conadep, presidida por el escritor Ernesto Sábato y cuyo informe “Nunca más” dio pistas certeras.
  4. d) En Bolivia, debemos esperar que algún gobierno asuma racionalidad y actúe con voluntad política e institucional, se deje de dogmas o cálculos partidarios. Y eso nos llevará unos años porque el MAS ya fracasó.
  5. e) Esto nos ocurre, también porque desconocemos nuestra verdadera historia. La “Historia de Bolivia” contada por académicos, ortodoxos y convencionales como Mesa, Parejas, Arguedas u otros, contiene solo la mitad del relato y discurso, a manera de “inventario de presidentes”, como suele repetir el historiador rebelde Alexis Pérez. La otra mitad debemos construirla entre todos.
Atrás