La Matrix

Angel Ontiveros

Publicado el: 22 marzo, 2021 34 min.    + -   

Matrix[1] te posee. Tú te crees dueño de tu vida, de tus acciones, de todas esas pequeñas o grandes cosas que haces cada día, pero… ¿Cómo podrías demostrar que todo esto no es una ilusión? ¿Nunca has tenido un sueño que pareciera muy real? ¿Cómo sabrías entonces diferenciar sueño de realidad? El hacer creer que se vive una existencia normal es un poder muy grande, una forma de control terrible.

Laurence Fishburne – Morfeo

Lo usamos cada día, cada hora, a veces cada minuto, aparentemente parece inofensivo. Una charla con un amigo, una búsqueda rápida de información, una mirada en algún mapa de la aplicación, o por qué no, una compra espontánea de un nuevo libro. Pero la Internet de hoy incuba un oscuro secreto, se trata de la vigilancia, no de la forma en que imaginamos, se trata de controlar de un modo nuevo. Se trata de nuestras almas y de cómo nos la pueden arrebatar.

Como muchos ya saben, Internet ha tenido un desarrollo bastante positivo hasta hace poco tiempo atrás, luego se ha ido desarrollando, consolidando y explotando en una dirección muy oscura, de una manera terriblemente astuta, y despiadada. Astuta y despiadada de un modo que se diferencia de las anteriores expansiones capitalistas en la forma en que no procede violentamente sino, envuelto en un manto de bondad por así decir, en sus expresiones externas distorsionantes.

Tengo la intención de comenzar con un libro del que ya se está hablando mucho, se publicó el año pasado, se llama: La era del capitalismo de la vigilancia: La lucha por un futuro humano frente a las nuevas fronteras del poder, de Shoshana Zuboff. Se podría decir mucho sobre este libro, voluminoso, y muy rico en contenido[2].

Hace muchos años atrás, de retorno en mi patria, viajaba yo junto a un hermano conociendo tierras sureñas de Bolivia. Después de un día intenso de recorridos obligados de turistas terminamos sentados a orillas del rio Guadalquivir un afluyente del rio Bermejo en Tarija. Degustando una jarra de chicha de uva, contemplando las aguas del rio que cual las coplas más lindas del lugar bajaban en una armonía musical. En medio de aquella belleza natural mi hermano me pregunta: ¿Hasta cuándo trabajarás, no es ya tiempo de liberarte y volver a tu país? O ¿Será que finalmente la familia terminará viviendo y muriendo en tierras desconocidas, o la fuerza de la madre tierra que nos vio nacer podrá más que nuestros descarrilados destinos? En una hermosa tarde como aquella, en la interpelación de mi hermano advertí las más centrales preguntas de la política: ¿patria o exilio?, señor o súbdito?   amo o esclavo? Todas ellas temáticas eternas relacionadas con el conocimiento, la autoridad y el poder que jamás lograremos zanjar de una vez por todas. No hay un fin de la historia dice Shoshana Zuboff: cada generación debe afirmar su voluntad y su imaginación ante nuevas amenazas que nos obligan a juzgar de nuevo la misma causa en cada época sucesiva. Cuando se formulan las preguntas más ancestrales, son miles de millones de personas de todo estrato social, generación y sociedad las que deben responderlas. Zuboff empieza también su obra con el capítulo 1: Hogar o exilio, las preguntas más ancestrales.

La tesis de S. Zuboff es que la materia prima del capitalismo hoy es tal que requiere un seguimiento masivo y creciente (a falta de una palabra mejor podemos llamarlo) supervisión de lo que hacemos en nuestros días, sin que realmente nos demos cuenta. Empiezo con un capítulo en el que ancla de una manera histórica su razonamiento. Este capítulo puede llamarse declaraciones imperialistas o explicaciones en un patrón de conquista históricamente conocido. ¿Cómo sucede cuando se conquista un nuevo continente como Abya Yala, por ejemplo? Cuando los españoles llegan a México, Bolivia, Ecuador, etc. ¿qué es lo que sucede? ¿cuál su procedimiento?… Hay un patrón que los historiadores lo han dividido en tres fases. Primero, hacen declaraciones legales y afirmaciones para justificar la invasión que satisface los reclamos legales de su propio poder. En segundo lugar, se declaran reivindicaciones territoriales a partir de esas determinaciones legales. En tercer lugar, se funda una ciudad para legitimar e institucionalizar la conquista. En este sentido es que se establece un hecho en el vacío, por así decirlo. Tal como ocurrió con el dinero, dijeron que algo era dinero y así ocurrió, aunque no hubo ningún dinero previamente, y de repente había mucho dinero. De alguna manera, es lo mismo que ocurre aquí. Si tomamos a los españoles cuando conquistaron Abya Yala. Cuando vinieron sus tropas o soldados, leían un edicto monarca de 1512[3], se leía este edicto para los amerindios en un lenguaje, razonamientos y conceptos que ellos no comprendían, se indicaba que: en estos conquistadores se encarna la autoridad de Dios, el papa, el rey, y sobre esa base los indígenas fueron declarados vasallos subordinados a esa autoridad, y así se establecen legal y formalmente.

Tal vez el objetivo hoy en día no sea descubrir lo que somos, sino rechazar lo que somos.

Michael Foucault

Este edicto enumera entonces los terribles castigos que aguardan a los indígenas que se niegan a someterse, y toda resistencia fue, por supuesto, calificada como una revuelta contra el poder legal. ¿Qué se está haciendo aquí?… Esa es la cuestión para Zuboff, y que es en principio el más interesante. Al afirmar que algo es así, entonces eso se convierte en tal cosa, aunque todavía no sea así. Uno se comporta como si ya existiera una nueva realidad antes de haberse realizado, se pretende que es así, por lo que toda acción posterior se determina de acuerdo con eso, y así queda constituido. Hay filósofos, historiadores sociales y otros que creen que: todas las realidades institucionales en general se han creado de esta manera. Menciono esto solo para ilustrar, cómo se puede declarar algo de la nada, la clave aquí para Zuboff es que describe de manera muy convincente cómo las estructuras de poder del mundo digital se han establecido y desarrollado exactamente de esta manera.

Cuando los tainos de las islas caribeñas precolombinas vieron por vez primera aquellos sudorosos y barbudos soldados españoles caminando trabajosamente por la arena con sus brocados y sus armaduras, ¿cómo iban a reconocer ellos el significado de aquel momento y lo que auguraba para su futuro?  Incapaces de imaginarse su propia destrucción, pensaron que aquellas extrañas criaturas eran dioses y les dieron la bienvenida con elaborados rituales de hospitalidad. Así es como lo que no tiene precedentes consigue confundir sistemáticamente nuestra capacidad de comprensión.

S. Zuboff

En una sección del capítulo arriba mencionado, describe algo que ella llama: Las declaraciones de Google, nuevamente en forma puntual que están previamente destilados de documentos existentes de Google. Los seis puntos en la versión reproducida de Zuboff dicen lo siguiente (Ahora tienen que pensar aquí, que es Google quien afirma esto, habla de sí mismo y de lo que quieren hacer, de lo que piensan, a lo que tienen derecho). Ésta la declaración de la política de Google:

1.- Vemos toda la experiencia humana como materia prima, libre de ser aprovechada, y sobre esta base ignoramos las opiniones de intereses, conciencia, comprensión, o derechos individuales.

2.- Basándonos en esto, reclamamos el derecho de tomar toda la experiencia individual y traducirla en datos de comportamiento.

3.- Nuestro derecho a dar por sentado basado en las explicaciones de la materia prima gratuita nos da el derecho a poseer estos datos de comportamiento basados ​​en la experiencia humana.

4.- Nuestro derecho a tomar y poseer nos da derecho a saber qué revelan estos datos.

5.- Nuestro derecho a tomar, poseer y saber nos da el derecho a decidir cómo usamos este conocimiento

6.- Nuestro derecho a tomar, poseer, conocer y decidir nos da el derecho a preservar nuestro derecho a poseer, conocer y decidir.

Todos estos puntos deben estar en su lugar para que la maquinaria funcione, todos deben, por así decirlo, aplicarse. Y todo esto se encuentra en su acuerdo de términos de servicio que usted acepta tan pronto como comienza a utilizar estos servicios. Sospecho que Zuboff quiere decir que esas declaraciones son en cierto modo equivalentes a las declaraciones que los conquistadores leyeron en la costa de Abya Yala cuando llegaron en 1492 y en adelante. En el caso de Google, en lugar de territorio, se refiere a nosotros, a nuestros comportamientos, tan pronto como se registre como nuevo usuario, en Google, Facebook o Microsoft y sus servicios. Google comenzó primero, luego se enganchó Facebook, Microsoft les siguió y desarrolló más. podría nombrar otras aplicaciones, pero estos son los actores más grandes e importantes. Al utilizar sus servicios aceptas estos seis puntos que mencionamos arriba. Uno renuncia al derecho a saber y hacer lo que se quiera con el conocimiento de nuestro comportamiento. De alguna manera, un grave abuso podría decirse cuando esta formulado de esa manera. Prácticamente todas las grandes empresas de Internet, especialmente en la medida en que son gratuitas, a menudo se basan en esta lógica, es así como ganan dinero. De esta manera, estas empresas son ahora las empresas más ricas y poderosas del mundo, tienen una mayor rotación presupuestaria que muchos países. Cada vez más, las llamadas empresas ordinarias que trabajan en Internet se adhieren a la misma lógica.

Ahora incorporamos un control cada vez mayor en la propia tecnología. El control está integrado. Si observas un ordenador moderno, en la mayoría de los casos, ni siquiera lo puedes abrir para conocer todos sus componentes.

Julian Assange

Lo que es difícil de imaginar para muchos es, ¿cuál sería el valor de estos datos de comportamiento? Bueno, por ejemplo, al usar el servicio de mapas de Google has acordado que está bien registrar dónde estás todo el tiempo, tú dirás: solo voy y vengo del trabajo, la escuela, etc. ¿Cómo pueden ganar dinero con eso? Así creo que van los pensamientos de muchas personas. Si ahora tomamos el primer y segundo punto de las declaraciones de Google: (1) vemos toda la experiencia humana como materia prima libre de tratar, y (2) sobre la base de esto, reclamamos el derecho de tomar toda la experiencia individual y traducirla en datos de comportamiento. La pregunta interesante es, ¿qué significan estos datos de comportamiento?  En realidad, esto fue un descubrimiento gradual por parte de Google. Google comenzó como un servicio puramente de búsqueda que rápidamente demostró ser el mejor servicio de búsqueda disponible. Desde el principio utilizaron los datos que la gente ingresaba, ¿qué buscaba la gente? Todas las palabras de búsqueda, y luego desarrolló aún más los algoritmos detrás de éstas para mejorar las búsquedas (y en realidad todavía lo siguen haciendo), de modo que las ambiciones de búsqueda siguen ahí, en el fondo es la base. Posteriormente se dieron cuenta de que obtenían muchos otros datos de yapa, a saber; donde vive la persona que busca esto y aquello, que edad tiene la persona que busca esto y aquello, y ello se correlaciona con todas las búsquedas que la gente hace en diferentes áreas, épocas del año o durante el día y todo esto genera algo llamado metadatos, o sea, no los datos de búsqueda en sí, sino, una gran cantidad de datos sobre los horarios, y muchas otras cosas más que viene por añadidura. Todo esto que desde el principio pensaron que no tenía ningún uso, de repente comprendieron que, era ahí donde residía el valor real. Y lo que se revela cuando esto se comienza a refinar en serio es que, es posible distinguir patrones de comportamiento social muy detallados, es decir, patrones de comportamiento social agregados en muchas personas, pero también, que es posible seguir afinando hasta llegar finalmente a un nivel individual.

Todo esto es en realidad por lo que principalmente ganan dinero, es decir; los anuncios direccionados que están basados en esos datos, muchos reconocerán, por ejemplo, después de haber buscado algo, posteriormente les llegan anuncios sobre los temas de su búsqueda. Dependiendo de la cantidad de datos que ha generado en las diferentes búsquedas que ha realizado, y cuánto a su vez puede correlacionarse con otros que buscan desde la misma dirección de IP, o la misma zona geográfica, etc. La suma de eso podrá evaluarse con el tiempo cuando ello se siga desarrollando con programas más poderosos, como la así llamada inteligencia artificial y sacar nuevas conclusiones. Un ejemplo temprano de las consecuencias de esto es que, una familia, o una mujer, recibió publicidad sobre productos para bebés incluso antes de saber que estaba embarazada. Así hay muchos ejemplos anecdóticos de este tipo, por lo que esto ha demostrado ser muy poderoso a nivel individual, esto es lo que se llama datos de comportamiento. El valor económico en esto radica en poder vender anuncios que tienen un gran valor económico, lo que genera según Zuboff el capitalismo de la vigilancia que es, sobre todo, el comercio con los metadatos a varios actores interesados en ello, no solo con fines publicitarios, sino que, se puede vender a otras empresas que quieran saber qué es lo que a la gente le interesa, lo que le importa, lo que busca y lo que sueña, etc. Todo, desde empresas hasta en realidad también autoridades y quien sea que pueda y quiera pagar. Es un material muy interesante el que se obtiene porque la gente vive tan íntimamente conectada a la red que, podría saberse en qué está pensando la gente.

Hasta ahora, todo lo mencionado suena bastante inocente, y el problema es como Zuboff señala correctamente aquí: no tenemos ninguna experiencia natural de fondo con que poder contrastar, cómo poder entender, y cómo funciona todo esto, es muy técnico todo el asunto. Podemos entender tal vez que ciertos datos se recopilan, pero no entendemos qué grandes cantidades de datos correlacionados de cierta manera pueden generar a su vez un nuevo tipo de conocimiento, a menudo también son secretos comerciales.  ¿Entonces cómo exactamente hace Google? Zuboff da ejemplos de cómo funciona esto en la práctica, mucho de esto no está realmente en concordancia con las nociones éticas normales de cómo deberían hacerse las cosas, e incluso a veces jurídicamente ilegal en su manera de hacerlo. Las estrategias de Google y otros actores ha sido que, no piden permiso, simplemente lo hacen y luego esperan lo que suceda, si enfrentan algún problema en algún lugar, si hay protestas de alguna manera, como lo que se dio por lo de Street View de Google[4] (donde se pueden ver las calles de todo el mundo), recibió muchas críticas en algunos lugares como Alemania, donde hubo muchas protestas e intentaron de diferentes maneras declararlo ilegal. Google retrocedió un poco y dijo; bueno, eso no era realmente la idea, que no lo pensaron así, y lo presentaron en realidad como una especie de abuso inocente. Posteriormente, muchos alemanes se contentaron con esa reacción y pensaron bueno, bien que hayan entendido que ello tal vez fue inapropiado. Pero, internamente a Google eso no le importó un comino, lo tomaron como unas señales contrarias que habían recibido y siguieron adelante.

Zuboff lo menciona de manera mucho más detallada todos los pasos estratégicos de Google, y hace una analogía oportuna con una ocupación territorial. Se invade el uno y el otro territorio, y nadie puede hacer nada al respecto. Google esta siempre más y más adelantado a la legislación vigente. Estas empresas también tienen las organizaciones de lobby más grandes, poderosas y muy bien organizadas en varios contextos políticos como en el Congreso, el Senado de los Estados Unidos, el Parlamento Europeo y en muchas otras partes. Hay muy pocos actores que enseñan esta musculatura a la hora de hacer lobby para influir en la política y la legislación como estas empresas. La pregunta es si estamos ante una potencial sociedad de vigilancia, y si se podría abusar de ella, o si ya hay indicios de que en efecto ya se está abusando de ella. Una de las primeras sospechas entre las personas que estaban familiarizadas con esto fue que, las agencias de inteligencia estadounidenses CIA, NSA, FBI y otras tenían acceso a esta información. Y ahora en retrospectiva se ha revelado y confirmado que, si existe tal cooperación, por lo que esas agencias pertenecen a los clientes (o cómo se los llame) de Google.

Hemos de entender que la democracia es un sistema que rechaza las formas democráticas con el fin de facilitar el consumo reducido y la sobreexplotación, junto con el control estatal de la economía, en coordinación con los consorcios nacionales y con las multinacionales; modelo más próximo al fascismo tradicional que a la democracia.

Noam Chomsky

Es interesante cuando hay un cambio de tecnología porque cosas como la privacidad, la vigilancia eran algo con lo que el Estado, al menos en muchos países, ha tenido mucho cuidado, tan pronto como se colocaba una cámara de vigilancia. Pero esto está sucediendo en las sombras, y por empresas privadas de las que ninguna autoridad tiene conocimiento y control de lo que hacen, ya que gran parte del debate sobre la vigilancia hasta ahora se ha centrado mucho en la vigilancia estatal, y ello tiene bases históricas fáciles de entender. Por todo ello el libro se ha convertido tan controvertido y novedoso cuando se aplica a estos documentos, que son muy detallados y convincentes, acerca de cómo funciona este nuevo tipo de capitalismo, bajo premisas de pura vigilancia, por lo que, si un Estado estuviera involucrado en él, todos abrirían la boca, habría grandes manifestaciones y todos se volvería completamente locos. La razón por la que eso no sucede es que estas empresas tienen servicios tan buenos en lo que todo ello está basado en ese control. Todo el mundo lo usa y se han vuelto cada vez más adictos a su uso. De ahí el por qué se hace la comparación con las declaraciones imperialistas, las declaraciones de conquista, los pasos de la conquista, y cuando la gente común empieza a descubrir las consecuencias de esto gracias a Zuboff y otros que han estudiado esto, entonces todo esto ya aconteció, y se estableció a gran escala, y no es posible deshacerse de el sin más preámbulos. Ya es una parte de la infraestructura establecida, por lo que ahora todos somos como los nativos durante la conquista, ¿qué importa lo que pensemos?

En cuanto al poder disciplinario, se ejerce haciéndose invisible; en cambio impone a aquellos a quienes somete un principio de visibilidad obligatorio.

Michel Foucault

Mencionamos anteriormente sobre las diferentes etapas de colonización, ¿dónde estamos ahora en esta etapa de colonización? Se puede decir que Zuboff nombra tres etapas principales: 1.- Es establecer todo lo que mencionamos, 2.- Es comenzar a ganar dinero en serio, primero con los anuncios (lo que está basado en metadatos), pero que inmediatamente se descubre que los metadatos contienen aun muchos otros valores que no son necesariamente visibles en los anuncios. Y que también se usan de otras formas como regla para vender cosas, ya que se trata de negocios y ganar dinero, por lo que, directa o indirectamente, se trata principalmente de vender cosas. El tercer paso es cuando comienza a ponerse cínicamente serio. ¿Cuál es realmente la ambición fundamental del capitalismo, es decir, el mayor deseo de los inversores, y de los financieros? No es solo el máximo beneficio, sino también el beneficio seguro, la previsibilidad, lo más libre de riesgos posible. Estos actores son buenos para alentar a otros a tomar riesgos, pero ellos mismos no están realmente interesados ​​en correr ningún riesgo, por lo que cuanto más segura sea la inversión mejor, ello se convierte en un objetivo básico con esta tecnología. Esto es el argumento más inquietante de Zuboff. Con esta tecnología, no solo puede recopilarse datos sobre cómo ha sido hasta ahora, y cómo se ha comportado y se está comportando la gente hasta ahora, qué desean, qué sueñan, que debaten, que piensan, etc. Pero lo peor, también pueden empezar a manipularlo, empezar a controlar a dónde debe ir la gente, a dónde debe viajar, qué debe pensar, etc. Ello ya ha ocurrido, por ejemplo, muchos abran visto y oído en informes de noticias en relación con la elección de Trump. Cuando Cambridge Analítica, una empresa que hace este tipo de cosas, ha recibido muchas palizas y se ha visto muy eclipsada por decirlo tímidamente y que en realidad toda su lógica empresarial estaba basado en esto y es por lo que recibieron muchas críticas[5].

Entonces, ¿hacia dónde va todo esto? No solo para estar al tanto en un sentido previsor, sino también para hacer que las predicciones sean tan confiables al manipular el comportamiento de las personas a gran escala, para que estén estadísticamente mucho más seguras de cómo será el resultado, y así saber dónde deberían ir las inversiones. ¿Cómo se expresaría esto de manera concreta? Uno puede influir en las elecciones políticas, influir en lo que la gente debería comprar, influir sobre dónde debería viajar la gente, influir sobre qué opiniones son más fácilmente accesibles, qué libros y películas se leen y ven más, los cuáles a su vez, también pueden ser construidas con el mismo motivo oculto de una manera astuta y sutil. Un poco simplificado, se puede decir que esto sería posible gracias a que todos obtendrían una Internet a diseño personal de alguna manera. Especialmente ahora que vivimos cada vez más en un mundo digital, se podría obtener un mundo personalmente diseñado para cada uno. Esto ahora está a punto de expandirse hacia lo físico, a través de varios sensores y otras cosas que hacen un seguimiento de lo que está sucediendo físicamente en las ciudades y en otros lugares. ¿Quiénes y, sobre todo, cuántas personas se mueven de aquí para allá, qué miran, dónde se detienen, en qué pueden estar interesados, por qué de repente tanta gente va a una tienda Nike ahora mismo? Del simple acto de observar y ver estos patrones detrás de todos esos datos, hasta comenzar a controlar la corriente del comportamiento a través las posibilidades técnicas, y las diversas posibilidades psicológicas o emocionales de controlar. Algo que en realidad ya todo tipo de propaganda también se basa en ello, pero de una forma más burda que la digital, que se puede calibrar muy bien y fácilmente. Todo esto es, por supuesto, alarmante, pero podría afirmarse que sólo cuando el Estado se vuelve malvado, ¿es cuando la trampa realmente funciona? Se podría dar una respuesta afirmativa a ello, porque de alguna manera no hay un propósito maligno directo detrás de esto. Son las consecuencias las que resultan ser potencialmente malas, históricamente estudiado sabemos que, si hay una oportunidad para hacer una trampa, ello sucede.

No debemos olvidar que solo los Estados Unidos o empresas estadounidenses están trabajando en esto, el otro gran actor que está a punto de convertirse en un actor aún mayor en este contexto es China, que cuenta con una infraestructura digital técnica desarrollada increíblemente avanzada, que de manera más desinhibida penetra en lo que consideramos como integridad personal. Y hablando de control de comportamiento, en China se ha introducido en una escala bastante amplia, algo llamado Crédito Social[6], que significa que todo lo que haces usando tecnología digital, y son millones la gente que lo usa. China incluso ha superado a los Estados Unidos en términos de desarrollo tecnológico, ahora la Silicon Valley busca inspiración de Shenzhen en China.

De lo que se trata con el crédito social es que, todo lo que haces digitalmente se registra y califica de diferentes maneras, ¿qué tan buen ciudadano eres? Así que si haces algo que el Estado cree que no entona con el buen espíritu de los ciudadanos chinos, eres castigado, será más difícil obtener un préstamo, será mucho más costoso comprar ciertas entradas, etc. por lo que es una forma de controlar más directamente el comportamiento de las personas. ¿Pero acaso no se ha controlado a personas en diferentes tiempos? las personas han sido controladas incluso en la Edad Media, ¿qué hay de nuevo con esto? Como yo lo veo ahora; es el nivel y las posibilidades técnicas que se pueden seguir automatizando en gran medida. En el fondo ya están automatizadas. En la RDA y la Unión Soviética, por ejemplo, tenían sistemas de vigilancia muy gigantes, que consumían muchos recursos. Un agente de Stasi tenía que vivir en casi todos los edificios en las ciudades de Alemania Oriental, para que el espionaje funcionara, y al final ya no funcionó. ¿Pero la diferencia con la nueva tecnología es que esto puede suceder casi por sí solo?

La conexión digital es hoy un medio para satisfacer los fines comerciales de otros. En su fundamento mismo, el capitalismo de la vigilancia es parasítico y autorreferencial. Resucita aquella vieja metáfora de Karl Marx, que retrato el capitalismo como un vampiro que se alimenta del trabajador, pero le da un giro inesperado: en lugar de los trabajadores, la fuente de alimento del capitalismo de la vigilancia es cualquier aspecto de la experiencia de cualquier ser humano.

Shoshana Zuboff

El peligro más profundo con la nueva tecnología, según el nivel en el que se discute, es posible encontrar argumentos que dicen que no es tan peligroso, o que pese a todo sigue siendo bueno en muchos aspectos también. Pero hay un nivel en el que es muy difícil encontrar argumentos pesados ​​en favor de ello, y eso es lo que da miedo. Porque eso tiene que ver con la visión que se tiene del ser humano, porque, ¿qué es un ser humano según este desarrollo tecnológico, y estas posibilidades técnicas? ¿Qué es un humano? Un ser humano para este sistema es: comportamiento, datos de comportamiento, a eso es a lo que se reduce a un ser humano. Sabemos cómo históricamente funciona la financiación de la investigación académica, nos damos cuenta de que, se respalda aquello que genera ingresos económicos[7]. En el contexto socioeconómico y político actual, dominado por una hegemonía neoliberal, la Universidad Pública enfrenta nuevas contradicciones que ponen en riesgo el ideal de autonomía, soberanía, y compromiso social que la han caracterizado en el último siglo. Más arriba decía “según el nivel en que se discute” si tomamos en cuenta el actual contexto socioeconómico de las universidades públicas en un contexto global, entonces no es difícil predecir que las discusiones terminaran siendo muy condescendientes con el sistema.

Claro, siempre habrá pensadores, investigadores, filósofos y otros que opinan científicamente que, los datos del comportamiento lo dicen todo lo que uno necesita saber sobre un ser humano. Uno de los psicólogos más famosos e importantes de todo el siglo XX fue B. F. Skinner, quien lo tenía todo esto como su programa de investigación e incluso escribió libros utópicos sobre lo bueno que fuera una sociedad si pudieras basar todo en la recopilación de datos fiables en gran medida, entonces uno dejaría de preocuparse por cuestiones filosóficas complicadas: ¿cómo qué es un ser humano? en qué puede convertirse un ser humano?, ¿qué es bueno y qué es malo? Todas las discusiones y preocupaciones sobre esto solo generan mucho problema, por lo que, si tuviéramos que basar la sociedad en los llamados datos objetivos sobre cómo nos comportamos, crearíamos sociedades ideales, esa era la tesis de Skinner. No es una coincidencia que Zuboff en este libro use las tesis de Skinner como un trasfondo histórico de todo este desarrollo técnico, y tiene razón. también conocía a Skinner cuando fue su maestro, así que hay ciertas conexiones que lo hacen todo más interesante.

Esta última fase es la que da miedo, los otros son alarmantes, simpatizo con la crítica, pero, la última fase es la que no llega al corazón, es decir, esto de medir todo, conduce a una visión humana que es muy, muy peligroso, nos roba el alma literalmente hablando. ¿Podríamos afirmar que, en este sistema que ella describe, nuestro comportamiento es materia prima? Sí, el tipo de datos que se pueden recopilar sobre nuestro comportamiento de esta manera es materia prima, y es muchísimo, colosalmente más que eso, ya que, en gran medida, es posible predecir lo que la gente hará en el futuro, tanto individual como colectivamente. Si lo interpretamos un poco simbólicamente, entonces pienso en las cosas que mencioné en un anterior ensayo: ¿Qué hace el capitalismo con la materia prima?… Lo transforma en un producto que luego se convierte en basura. ¿Qué pasaría si seguimos esa lógica hasta el final? Imagina que, si nos arrebatan algo y lo usan, entonces perdemos algo, aunque no nos demos cuenta, no lo pensamos de manera concreta. ¿Por supuesto, no perdemos nada en el preciso momento que interactuamos en Internet, pero a la larga? La gente también tiene la capacidad de no darse cuenta y no preocuparse por nada antes de que todo ya haya sucedido, cuando ya es tarde.

El momento en que se percibe que era según la economía de poder, más eficaz y más rentable vigilar que castigar. Este momento corresponde a la formación, a la vez rápida y lenta, de un nuevo tipo de ejercicio del poder (…)

Michel Foucault

Únanse ahora a mis asociaciones salvajes cuando trataré de unir algunos de los temas que he mencionado hasta ahora. Cuando todo lo novedoso empezó con Internet, todo era tan emocionante. Algunas voces de protesta se levantaron, pero fueron rápidamente silenciadas porque se las consideraba demasiado pesimistas. Y justo cuando esto ocurría, empezó a descubrirse los datos de comportamiento, exactamente cuando las discusiones deberían empezar, pero eso no sucedió. Después de unos años esto empezó a generar dinero, ¿Piensa que esa materia prima, o sea, nuestro comportamiento humano es una especie de petróleo?  ¿recuerdan mi nota sobre el petróleo y su infraestructura? Que es invisible, que su existencia se da en algún lugar desconocido, que sabemos que es peligroso, y más ahora cuando recibimos informes de alarma sobre los combustibles fósiles, pero es invisible, y al mismo tiempo, es el combustible del llamado mundo moderno. Esta es una nueva materia prima, aunque la analogía sea un poco terrorífica, intentaré en lo posible extraer algún tipo de simbolismo de ello. Sabemos que no se debe penetrar en la tierra, es tabú según los indígenas, eso pertenece al inframundo. También hay algo muy natural en el hombre y eso es respetar la integridad de los demás, nuestra vida interior, nadie puede abusar de él, no debe explotárselo de ningún modo, ni capitalizarlo. Eso no hacemos en absoluto con nuestros mejores amigos. Si un amigo me contara algunos secretos sobre su vida, ello estaría basado en que yo los maneje en confianza. Pero, aquí tenemos una tecnología que está completamente automatizada y accede al secreto. También estamos al inicio de un proceso dado que estas redes sociales, y todo el uso de Internet está cada vez más vinculado a algo muy privado. Y el siguiente paso será, o ya lo es, que cada vez más cosas estén conectadas a Internet, en otras palabras, ello genera aún más datos. Solo para poder arrojar luz sobre lo íntimo que podría ser esto, no es realmente algo que creo que sucederá, pero ¿imagínense que Facebook publicara todas las conversaciones que has tenido con todas las personas durante todos estos años? Quiero decir, todo el mundo ya tiene una parte de su esfera íntima y privada dentro del monstruo, y eso hace que nuestro yo interior sea muy vulnerable. Y nuevamente pienso en la semejanza del petróleo.

La mayor forma de control es cuando piensas que eres libre, cuando estás, fundamentalmente manipulado y dirigido.

David Icke

Esto es algo que no debe capitalizarse, está mal de alguna manera. Y eso es también básicamente el argumento ético de Zuboff a lo largo del libro, y por esa razón termina su crítica arguyendo que esto distorsiona lo humano, que esto es cinismo real, ello a su vez nos lleva a una pregunta: ¿qué podemos hacer al respecto? Zuboff no tiene respuestas, está atrapada en una especia de esquema mental del siglo 1800, pensando en cómo funciona la democracia y cómo debería funcionar o puede funcionar. Hay alguna discrepancia en la fuerza de su análisis de cómo funciona ello. Simplemente creo que ello demuestra lo difícil que es, ilustra de alguna manera involuntaria su tesis de que: aquí nos falta experiencia para ejercer una distinción adecuada y objetiva, estamos inmersos en el proceso de adquirir esta experiencia ahora, y cuando lo tengamos colectivamente, cuanta más gente piense en eso, generará un antídoto un poco más poderoso para esas posibilidades cínicas del sistema, en cualquier caso. De lo contrario nos resumiremos a seres marquetizables, computables, planificables, orientables, y analizables, según los oráculos de la economía, organizado desde el poder económico.

Sería interesante hablar sobre las fuerzas impulsoras detrás de todo esto, porque todo esto también tiene que ver con el deseo. Como todo tiene que ver con el oro, por así decirlo. El deseo es lo más básico, me refiero al deseo de bienes, deseo de propiedad, de poder, impulsos, experiencias. Eso es lo paradójico del desarrollo digital, es tan fácil, divertido, y lleno de lujuria.

En las discusiones que pululan sobre esto, en particular en las redes sociales se dice que, se hace uso intencionalmente de estos datos de comportamiento para estudiar cómo funciona y cómo despierta el deseo. Siendo ello lo que dirige mucho de la publicidad que sigue siendo una fuente de ingresos en este contexto, y eso en sí mismo genera incluso más datos de comportamiento. El querer saber mucho sobre cómo tratar de influir y controlar tanto como sea posible el rumbo de los deseos de las personas, de hecho, eso es la base fundamental aquí. La vida es la misma meta, más vida a ser accedida. Cuando nos acercamos a la tradición religiosa a menudo hay una discrepancia entre la vida y el deseo, por lo general se dice que el deseo se interpone en el camino de la vida. Pero aquí se requiere una distinción muy avanzada porque sospecho que la respuesta de muchas personas sería: el decir no al deseo no debería por qué conducir a ningún tipo de ascetismo, si no hay otra alternativa a ello. Una reflexión al respecto está en artículo mío sobre el deseo https://tinku.org/el-deseo/ .

Los avances tecnológicos que nacieron para facilitarnos la vida están terminando por esclavizarnos en la Matrix, esas máquinas cada vez más y más inteligentes adquirirán pronto voluntad propia, alcanzando y superando la propia inteligencia humana. ¿Cómo podemos saber que estamos despiertos? ¿Qué es real? Muchos tenemos la sensación de no actuar con total libertad, muchos pensamos que nuestros actos están predeterminados, muy influenciados, o que vivimos un eterno retorno constante de lo más nietzscheano; incluso, que estamos siendo manipulados y controlados y que estamos dentro de un sueño.  La era del capitalismo de la vigilancia da respuesta a muchas de estas cuestiones, es una objeción a muchos mitos contemporáneos, un subterfugio a los dilemas de la humanidad vigilada.

 NOTAS

[1] Matrix es una película de acción y ciencia ficción dirigida por las hermanas Lilly y Lana Wachowski estrenada en 1999. La película se convirtió en un icono dentro del mundo del ciberpunk, subgénero de la ciencia ficción que se caracteriza por el avance de la tecnología y la precariedad de la vida.  ¿Qué es la Matrix según la filosofía? En Matrix existen dos mundos: el real, donde las máquinas controlan a los humanos y los siembran para obtener energía, y el de Matrix, un mundo virtual donde las mentes de los humanos son esclavizadas y creen vivir en la normalidad. Por tanto, el componente filosófico es el problema de lo real.

[2] Shoshana Zuboff es autora de 3 obras, cada una de las cuales ha aparecido en el inicio de una nueva era tecnológica. A fines de la década de 1980, In the Age of the Smart Machine (En la era de la maquina inteligente) anticipó la revolución que los ordenadores provocarían en los lugares de trabajo. A finales del siglo xx. The Support Economy (La economía de soporte) predijo el auge del capitalismo digital y de los servicios creados a medida del consumidor. Hoy, The Age of Surveillance Capitalism, La era del capitalismo de la vigilancia pone al descubierto un mundo en el que los usuarios ya no son meros clientes sino la materia prima de un nuevo sistema industrial. Zuboff es titular emérita de la catedra Charles Edward Wilson de la Harvard Business School y profesora asociada en el Berkman Center for Internet and Society de la Harvard Law School.

[3] Por medio de este edicto, el conquistador debía informar a los indígenas de que Dios, creador de los primeros hombres, había elegido a San Pedro y a sus sucesores de Roma como monarcas del mundo, superiores en autoridad a todos los príncipes de la Tierra. Un Papa posterior, Alejandro VI había conferido la posesión de los habitantes del nuevo continente al rey de Castilla. Por consiguiente, los indígenas recibían la orden de reconocer su autoridad y quedar como sus súbditos libres, cristianos. Toda negativa o toda tardanza en aceptar estas demandas entrañarían la guerra inmediata (Guerra justa), haciéndoles reos de muerte o de esclavización como rebeldes. La lectura terminaba con la amenaza de tomar los bienes de los oyentes, de esclavizar a sus mujeres e hijos y hacerles “todos los males y daños que pudiere” si no cumplían con este mandato o requerimiento. https://es.wikipedia.org/wiki/Requerimiento_(historia_de_Am%C3%A9rica)

[4] Google Street View es una presentación de Google Maps y de Google Earth que proporciona panorámicas a nivel de calle (360 grados de movimiento horizontal y 290 grados de movimiento vertical), permitiendo a los usuarios ver partes de las ciudades seleccionadas y sus áreas metropolitanas circundantes.

[5] Según reportes publicados por The New York Times y The Observer, esos datos privados fueron luego utilizados para manipular psicológicamente a los votantes en las elecciones de EE. UU. de 2016, donde Donald Trump resultó electo presidente. Las acciones de Facebook cayeron un 7% tras la publicación de una serie de investigaciones periodísticas que afirman que la consultora Cambridge Analytica adquirió de forma indebida información de 50 millones de usuarios de la red social en Estados Unidos. Un escándalo que comenzó con una aparentemente inocente prueba de personalidad en la red social y derivó en acusaciones de robo de datos, interferencia política y chantajes con prostitutas. https://www.bbc.com/mundo/noticias-43472797

[6] Se basa en la reputación del ciudadano, que es el mismo Estado el que la estima, dando a cada individuo un valor, un número, un puntaje entre 350 y 950 según su confiabilidad. Si no pagas una multa o cometes algún delito menor, como por ejemplo tener en tu casa la música muy alta o fumar en un lugar prohibido, pierdes puntos, pero es que también los pierdes si tus creencias religiosas y opiniones políticas –o las de tus amigos– no están en línea con las opciones oficiales chinas. https://www.esquire.com/es/actualidad/a30361853/credito-social-chino-que-es/

[7] Boaventura de Sousa llama a esto: el capitalismo universitario impuesto desde arriba, en donde la visión de la universidad es que ésta es como una empresa, cuyo resultado termina siendo lo que él llama: un epistemicido. Para una mayor comprensión de este pensamiento véanse las videoconferencias de Sousa: https://www.youtube.com/watch?v=GOLktRTlkq8, https://tinku.org/dr-boaventura-de-sousa-santos-conferencia-regional-de-educacion-superior-cres-2018/ , https://tinku.org/descolonizacion-epistemologica-del-sur-boaventura-de-sousa-y-dussel-2/

Atrás