El manifiesto del Mallku

Muruchi Poma

Publicado el: 13 marzo, 2021 9 min.    + -   

El domingo 7 de marzo se realizó las elecciones subnacionales de Bolivia. Los resultados fácticos son: el MAS gana apenas 2 alcaldías capitalinas, 8 están en manos de la oposición. La ganadora soberana de El Alto es EVA COPA, ex presidenta del Senado y que era aliada de Felipe Quispe. Santos Quispe, hijo de Felipe, aún tiene que lidiar su denuncia de fraude. El cabecilla del golpe de noviembre 2019, Fernando Camacho y tres políticos declarados golpistas logran el poder en la gobernación Santa Cruz y en las alcaldías de la hoyada de La Paz y de Cochabamba. Ese resultado no refleja en absoluto una presencia mayoritaria del MAS tal cual sucedió en las elecciones del 18 de octubre del 2020.

El plan de Felipe Quispe

En las tertulias que tuve con Felipe Quispe, estábamos de acuerdo de que a la cabeza de él la región andina-amazónica de La Paz se convertiría en el contrapeso de Santa Cruz. Felipe ganaría con más porcentaje que Camacho de Santa Cruz. Aunque el MAS no le eligió a Felipe como su candidato, pero el resultado favorecería, indirectamente, al peso nacional de ese partido. Esa constelación política la configuramos cuando EVA COPA aún no había decidido presentar su propia candidatura. Aquella noche cuando la ahora elegida alcaldesa se sale de la reunión del MAS e indicara que estaba en busca de una sigla, fue el momento de Felipe. Los dueños de la sigla Jallalla no querían aceptarla a EVA, el difunto impuso la candidatura de EVA bajo esa sigla. Los propietarios de Jallalla no tuvieron otra que aceptar la autoridad de El MALLKU. Eso es actuar con profesionalidad política, me comento después Felipe. Ahora, el líder aymara estaba más cerca del Qullasuyu: la gobernación de La Paz con sus 87 Municipios y una población de cerca a 3 millones de habitantes configuraría no sólo un contrapeso a Santa Cruz sino también el camino para un verdadero Estado plurinacional, donde las naciones andino-amazónicas de La Paz tendrían una presencia real en ese Estado. El fin era potenciarlo económicamente para afianzar su poder político. Ese era el plan para que los originarios pudieran tener más después la mayoría en los poderes del Estado. La minoría que no se identificara con cualquiera de las 36 naciones, tendría su representación minoritaria en un Estado Plurinacional posterior. El plan de Evo es cualquier cosa frente al del Mallku.

Morales potenció a sectores racistas del oriente boliviano

Con Felipe estuvimos de acuerdo que la Bolivia de hoy no era otra que la continuidad del colonialismo en su versión republicana.  Un grupo de forajidos invadieron el Tawantinsuyu por tanto el Qullasuyo, con la República del 1825 sus descendientes se mutaron en republicanos para mantenerse en el poder. Con la instauración del Estado Plurinacional de Bolivia del 2008, forzada por los originarios andino-amazónicos, las generaciones de los descendientes de estipe colonialista se atrincheran en espacios de poder geográfico y político. El gobierno de Linera-Morales con su revolución democrática, que más se pareció a una democrática burguesa según la nomenclatura marxista, no solo que no los tocó sino les potenció.  El ejército boliviano goza de privilegios nunca vistos incluso en épocas de dictadura, como en ninguna parte del mundo los militares se jubilan con el 100% de ingresos activos.  El potenciamiento económico de la oligarquía oriental llega a tal punto que hoy la ciudad de Santa Cruz es el sector más pujante de Bolivia. El sector financiero y los medios de comunicación están centralizados en esa ciudad. Era y es una ilusión creer que esa “clase media”, que odia al “indio del Evo”, acepte la continuidad del gobierno de Linera y EVO. Vino lo que tenía que venir un golpe de estado. Esa situación no cambio sigue latente.

Tener listas varias opciones es típico andino

Quién más que el Mallku, quién había ensayado y dirigido el camino de la guerra de guerrillas (Ejército Guerrillero Tupaq Katari) y el de la insurrección popular, podía haber llegado a la conclusión que frente a una realidad de colonialidad compleja era necesario desarrollar una estrategia compleja, donde los caminos ensayados por él junto a la vía eleccionaria debían mantenerse en forma latente. De acuerdo con el momento dado cualquiera de ellas se la debía poner en funcionamiento, es decir las tres (guerrilla, insurrección y elecciones) tienen que estar listas y no armarlas todavía. Había perdido su sigla política en pasadas elecciones, por esa razón siguió dos acciones simultáneamente: buscar una sigla política y sacar la personalidad jurídica de un nuevo partido político. La primera la encontró y se llama Jallalla. La segunda estaba en proceso y se llama APU (Acción de Pueblo Unido), en esa hemos estado trabajando. El tener las tres vías listas es también una de las características de los andinos, los occidentales apuestan a uno, el andino no. Por eso nos cae bien el concepto de tetraléctica que la diálectica.

Más identidad que clase social

Felipe entendió mejor que nadie que su cambio de posesión de clase social de labrador-proletario agrario a catedrático no había cambiado su estado de discriminación y exclusión, mucho menos bajo un gobierno del llamado “socialismo comunitario” a la cabeza de un indígena. Esa es la situación de una gran mayoría de los profesionales originarios. Tenemos profesionales Quispes, Condoris, Huancas, Mamanis que pueden gobernar La Paz y Bolivia, decía.  Para él el tema de clases sociales existía, pero no era determinante como la situación de los excluidos racialmente. Recordemos que Mallku quemó personalmente la famosa tesis de Pulacayu (1946), una tesis redactada por el trotskista Guillermo Lora para los mineros de Bolivia. La realidad es así como muchos después de ser proletarios mineros nos convertimos o en asalariados citadinos o en pequeños comerciantes o en empleados de baja categoría. Lo de proletario minero para mí fue algo pasajero en mi vida. A muchos no les valió vestirse, parecerse y hablar como el q’ara, el rostro no puedes cambiarlo, pues sigues excluido sea por izquierdistas o por derechistas. Felipe y muchos otros de origen andino-amazónico logran buenos puestos sociales gracias a que ellos mismos crearon sus espacios propios, como la fundación de la universidad para El Alto (UPEA). Buscó ingresar a la UMSA para hacer lo mismo que hacía en el U de El Alto, le negaron.  Entonces, la realidad hace que busquemos el tiempo y espacio donde no se niegue tu identidad, más bien se la valore. Ese es un principio psicológico que vale para todo ser viviente y humano y na que ver con un racismo a la inversa.

El “Sumaq Kawsay” el instrumento para emancipación de los pueblos

El líder aymara entendió que la superación de la injusticia social y económica de los pueblos andinos y evitar la destrucción paulatina de nuestra pachamama debieran ser afrontado bajo el concepto y acción de la emancipación y soberanía de las naciones oprimidas y excluidas. Transitó por conceptos marxistas y socialistas, alguna vez me dijo que quería saber más de Proudhon. Escritos de renombrados marxistas contemporáneos como Heinz Dieterich eran su alimento intelectual. Al inicio criticó fuertemente el concepto de “Suma Qamaña” de su colega Simon Yampara, uno de los exponentes del pensamiento andino-amazónico. Después estuvo muy conmovido de lo que está pasando con el Lago Sagrado, el Lago Titicaca. Los datos mortales que le mandé parece que tocó su corazón y memoria larga. El ayllu donde nació está a un paso de ese lago, creció con sus aguas y leyendas. Finalmente entendió que los andinos teníamos nuestra filosofía propia el “Suma Jakaña o Sumaj Kawsay”. Con ese instrumento que sale de nuestra mente y corazón debemos actuar desde una posición de peso mayoritario de los originarios.

El manifiesto de Mallku

Días antes de que falleciera escribió la introducción de su programa de gobierno que junto a otros la estábamos trabajamos. Ese escrito introductorio es original (posiblemente lo último que escribiera), redactado por Felipe Quispe que yo lo llamó “El Manifiesto de Mallku”, ésta es una publicación primicia y única:

HABLA EL MALLKU

Por: Felipe Quispe Huanca

Hermanos y hermanas, prometo cumplir con un trabajo honesto y no corruptivo para el bien común, esto será, con una realidad armonioso y conciliadora, no estamos proclamando la guerra de Ayllus contra el gobierno central, queremos armonizar con esa hidalguía y el orgullo Aymara. Incluso a armonizar con nuestros enemigos históricos.

Prometemos un trabajo tesonero por el bien de Bolivia, estamos consciente de que la urbe paceña, como materia y espíritu es una mezcla de trozos coloniales. Pero, como tierra y como alma es Aymara. De esta realidad estamos conscientes todos nosotros.

Prometemos gobernar con valores esenciales sagrada de Suma Jakaña o sumaj Kawsay. Por supuesto que tiene que ser con valores solidarios, cooperativos, complementarios y para el bien de todos los distantes y habitantes. En las oficinas de la gobernación, siempre habrá esa cordialidad, sensibilidad, afecto y fraterno, sin discriminación racial, espiritual, cultural, económico y político.

Como gobernador prometo demostrar humildad, firmeza, consecuencia y transparencia. En mi gestión de 5 años, primara los tres principios cósmicos: Janiraki lunthatamti, Janiraki Jayramti, Janiraki K’arimti. (No seas ladrón, no seas flojo y no seas mentiroso). Esta regla de “oro”, nadie podrá romper; vamos a cumplir y hacerle cumplir y no estamos enarbolando como simple demagógico y discursivo.

Vamos construir una alianza estratégica, sin color político con todos los municipios del Departamento de La Paz, para administrar mejor nuestra tierra y territorio. Estamos pensando crear un gran frente integralmente sostenible y de mucha responsabilidad, respeto a la Pacha-Mama y a la identidad socio ambiental.

Felipe Quispe Huanca, asumirá su gran responsabilidad política e histórica, pero con una visión de cultura de Unidad, y aquí está la esencia sagrada la cual vamos llevar a la práctica. No voy hacerme llevar con malas energías diabólicos, es hora de construir la unidad y hermandad de Urin-saya y Aran-saya. No me gusta la división, no vamos utilizar el maquiavelismo político e ideológico, donde dice divides y reinaras, no vamos fracturar esa tupida masa indígena de las 20 provincias de La Paz.

Por la sagrada memoria de Tupak Katari

¡Venceremos!

Atrás