El deseo

Angel Ontiveros

Publicado el: 24 abril, 2020 40 min.    + -   

Cuando estamos ante algo imposible solo queda un camino: hacerlo. Lo imposible está para hacerse, no es para prometerse, claro que tiene un requisito: No retroceder ante el deseo imposible que nos habita.

J. Lakan

Ninguno de nosotros actúa en el vacío, no es el hombre la medida de todo, sino la relación con el prójimo. Cualquiera sea nuestro carácter, cualquier situación en la que hayamos nacido, es posible ser bueno, vivir una vida buena, y que la raíz de la bondad es la sabiduría. Eso significa que nosotros como especie, en nuestra forma más fina, todos somos filósofos. En el verdadero sentido de la palabra, amantes de la sabiduría.

¿Qué es lo que realmente nos hace sentir vivos? ¿Qué nos impulsa hacia adelante cuando las necesidades más básicas ya están satisfechas? Hagamos esta caminata sinuosa que va desde extrañas conspiraciones, al ejercicio clandestino del poder, al narcotráfico y la cuestión del sentido de la vida.  Básicamente, hay algo increíblemente grande, se trata del camino hacia la verdadera libertad. El sol y no la Tierra es el centro del Universo, proclamaba Copérnico. El deseo y no la razón es el centro del hombre, afirmaban Freud y Nietzsche.

Toda la actividad humana está motivada por el deseo o el impulso.

Bertrand Russell

Hubo una vez un coronel llamado Paul L. Helliwell que era el jefe de las fuerzas de inteligencia en China para una organización llamada OSS (The Office of Strategic Services), que era una organización de inteligencia estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, que operaba en muchos países. Es una historia especial en sí misma. La OSS es la organización que después de la Segunda Guerra Mundial se transformó en lo que ahora se llama CIA (Central Intelligence Agency). Helliwell tuvo una idea hacia el final de la Segunda Guerra Mundial observando cómo Chiang Kai-shek, líder de los llamados nacionalistas, quienes luchaban contra la rebelión de los comunistas de Mao. Helliwell observó cómo Chiang Kai-shek financió sus tropas vendiendo opio a los drogadictos chinos. Un financiamiento rápido y lucrativo. Él pensó; hmmm esto no es una mala idea! Entonces, cuando el OSS se convirtió más tarde en la CIA, llevó esa idea a EE. UU. La idea era que las operaciones secretas de la CIA podrían financiarse vendiendo heroína a la población negra de las ciudades estadounidenses. El círculo íntimo de la OSS al que pertenecía Helliwell provenía de dignatarios de gran prestigio en la sociedad estadounidense, abogados, banqueros, empresarios, muchos nombres famosos, desde la familia bancaria Morgan hasta Roosevelt, etc. El círculo interno que estuvo detrás de la formación de la CIA compró la idea de Helliwell. Es una buena idea podemos hacer cosas secretas, del mismo modo financiarlas en secreto, sin tener que preocuparnos tanto por el Congreso o el presidente, ello simplemente complica las cosas pensaron!

Como todos los servicios de inteligencia, la CIA ya se había preguntado: ¿Quién sería el enemigo después de la guerra?  Y por supuesto, sería la Unión Soviética la gran enemiga, el comunismo se combatiría por todos los medios, esa era la idea política detrás de las futuras acciones: el comunismo se combatiría no solo con intimidaciones legales, democráticas o diplomáticas, sino, por medios de guerra, etc. Se lucharía directamente, de manera activa y en secreto. La otra pregunta fue; cómo se financiaría todo ello?, ¿quién haría la producción y distribución de la heroína? Decidieron que la mafia podía hacerlo, se pusieron en contacto con el jefe de la mafia Charles “Lucky” Luciano, entre otros mafiosos, y establecieron una colaboración que la mafia aceptó con gusto. La tercera pregunta sería entonces ¿Quién manejaría las cantidades de dinero que comenzarían a fluir con este propósito? Se pusieron en contacto con el banco más secreto del mundo, que lleva el nombre: Istituto per le opere di religione (IOR), también conocido como el Banco del Vaticano.

Esta es una historia completamente verdadera: todo el tráfico moderno de heroína con todas sus víctimas, todas sus consecuencias sociales fueron iniciadas de esta manera, y continuó durante décadas después de embarcarse en esta acción.  Mucho sobre ello puede leerse en varios estudios pesados tanto académicos como periodísticos. Recientemente leí un libro del galardonado periodista estadounidense Paul L. Williams llamado: Operatión Gladio[1]. También hay otros trabajos de investigación que pueden encontrarse para una más amplia comprensión de estas operaciones, por lo que esto no es algo inventado. Paul L. Williams escribe en detalle sobre cómo fue esto, qué personas estuvieron involucradas, cómo entraron en contacto entre sí, cómo estaba todo arreglado, quién hizo qué, cuándo, etc. y es, por supuesto, en gran medida una actividad subterránea que ha salido a la superficie últimamente. En Italia, se llamó Operación Gladio, y la idea era financiar principalmente a las unidades “Stand Behind” con ese objetivo, así se llamaba colectivamente a aquellas unidades que crearon con ese fin, no sólo en Italia, sino todo Europa occidental, incluso en Suecia, que no era directamente aliado de la OTAN. Estos grupos secretos operarían si los soviéticos invadieran alguno de los países de Europa occidental, estas unidades actuaban en la clandestinidad, así fue establecido por la CIA. La unidad más activa fue la de Italia, ya que era el país que temían que se convirtiera en comunista de manera democrática. El Partido Comunista en Italia estaba en camino de ganar las elecciones parlamentarias después de la Segunda Guerra Mundial, y no lo permitirían, se pelearía de todas las maneras y por todos los medios, con todo tipo de presiones, amenazas violentas e incluso asesinatos. Eventualmente, lanzaron operaciones puramente terroristas, pretendiendo hacer creer que fueron los comunistas cuando, quienes atacaron de hecho, fueron las unidades “Stand Behind” financiadas por la CIA que estuvieron detrás de esos atentados. Casi todos los golpes de Estado latinoamericanos hasta el último golpe de Estado en Bolivia nos recuerdan de la misma estrategia de la CIA. Otro caso conocido fue, el secuestro del político Aldo Moro, quien posteriormente también fue asesinado en los años 70.

Todo esto suena extremadamente controvertido, pero esto está bien investigado, documentado y no es una teoría de conspiración salvaje mía, sino que, esto se dio de esta manera. Obviamente surgió de vez en cuando noticias de esto, pero no fue tan fácil llevar esto a algún tipo de órgano judicial, ya que era ilegal en todas las formas imaginables en Italia por ejemplo. El plan incluyó también corromper a gente clave, en la estructura del poder italiano. Otro elemento central que también ayudó a conectar a muchas personas entre sí, ejerciendo presión de varias maneras, fue un grupo masón en Italia llamado P2 (propaganda due), que fue revelado por investigadores italianos y finalmente terminó en la corte, es así como todo comenzó a desmoronarse durante la década de los años 80. El P2 no solo aplicaba presiones sino, también se dedicó a corromper a gente clave en Italia. Este equipo masónico fue increíblemente corrupto, estaba formado por muchos dignatarios en la sociedad, incluidos muchos de la Iglesia Católica, muchos jueces, policías, el servicio de inteligencia, y también en la arena internacional, cuyas redes se extendían hasta Sudamérica. Finalmente, la Comisión Europea también recibió noticias de esto en la década de los 1990 y compiló un documento que decía que, ¡esto no debería suceder! Así que, recientemente, esta organización fue eliminada y disuelta en la forma de su organización de origen, no hay evidencias de que tales actividades no continúen, aunque con otros nombres y con otros fines. Lo que nos interesa en esta nota es pensar en el Estado y el Capital, qué papel pueden desempeñar. Está claro aquí que las personas muy influyentes, las redes poderosas han actuado completamente clandestinas, secretas, ilegales durante mucho tiempo y han influido mucho en la historia mundial, creando en la práctica deseo y dependencia de la heroína en gran parte de la población estadounidense, y también en otros países occidentales.

El término llamado: Teoría de Conspiración, a menudo usado para propósitos disfrazados, se dice, es una teoría de conspiración, y usted es un idiota que cree en eso! Después de lo que he podido investigar, y posteriormente de encontrar referencias, en realidad parece que fue la CIA quien fundó el término propiamente dicho Teoría de Conspiración, cuando algunas de las operaciones arriba mencionadas, pero también otras operaciones secretas, comenzaron a revelarse, o fueron amenazados con ser revelados, entonces la CIA se preocupó en cómo manejar todo esto? Simplemente no podemos decir que eso escuetamente no era real, porque salió a la luz diferentes hechos, muchas personas que comenzaron a testificar, por lo que no se podían hacerse a los suecos por así decir. Sin embargo, permitieron que se conocieran ciertas cosas conocidas, pero a todos los hechos y argumentos recopilados que estaban interconectados, y formaban una idea general de las cosas, a ello lo llamaron teoría de conspiración, y luego también lo inyectaron con mucha información falsa, de modo que cuando los periodistas y otros comenzaron a buscar, encontraron algunas cosas que eran correctas, pero también cosas que no importaban al cavar más profundo. Fue entonces cuando esta información falsa sembrada intencionalmente, lo que creó un sentimiento incierto sobre todo. Toda esta búsqueda de la verdad se llamó teoría de la conspiración, y tuvo el aura de ser un poco suspicaz, un poco de querulomanía, y todavía se continúa usando. Cuando Paul Williams inicia su libro contando la historia de Paul Halliwell y sus ideas de la venta de drogas, se da cuenta que en la descripción oficial de la historia de la CIA no se puede encontrar nada al respecto, por lo que mucho de esto se lo ha oscurecido. Y el continuar investigando sobre esto, puede conllevar algunas consecuencias impredecibles.

Ahora, sobre este caso concreto, que ya es una publicación histórica ya muy bien conocida y documentado en la actualidad, no es posible seguir cavando más. Hay, por supuesto, teorías de conspiración completamente locas. Lo que creo que es problemático es que, el mismo término conspiración se ha vuelto desconfiado, y pienso que con ello se pierde una clave para entender mucho. Porque cuando se estudia eventos históricos reales con muchos detalles entrando en un nivel personal; quién hizo qué, quién sabía, quién dijo qué, cuándo, dónde, qué decisiones se tomaron, qué medidas se tomaron, qué consecuencias tuvo, no importa de qué tipo de eventos o acontecimientos se esté interesado; ¡Siempre hay una conspiración detrás de todo! Porque… ¿qué es una conspiración? etimológicamente hablando, se puede traducir como: respirar juntos, de modo que cualquier grupo que hable de algo y diga que esto es lo que queremos hacer, esto debemos realizar, ya sea un partido político o una asociación de sellos o lo que sea en cualquier momento es una conspiración en ese sentido. De manera que la conspiración es la forma normal para que las personas estén juntas y hagan cosas, de ahí que es un poco peculiar que este concepto “teoría de conspiración” tenga una connotación tan negativa. Sabemos que siempre se ejerció el poder en las diversas sociedades de la humanidad, pero hoy al menos vivimos en la noción de que tenemos sociedades democráticas que son transparentes, y que este tipo de ejercicio de poder debe tener control. Que siempre debe existir transparencia donde se ejerce el poder, y esa transparencia debe ser tradicional en cualquier país llamado democrático. Pero está claro, de lo que estamos hablando es de una organización con muy poca transparencia. Se dice que las agencias de inteligencia como la CIA deben tener poca o nada de transparencia, de lo contrario no podrían realizar sus actividades. La Iglesia Católica ha tenido tradicionalmente muy poca transparencia, y no se puede decir que la mafia obedece a ningún principio de acceso, por lo que está claro que aquellos masones que también estuvieron involucrados en esto hicieron mucho en secreto. Creo que muchos en el mundo viven bajo el supuesto de que, si algo es lo suficientemente controvertido como, esta venta de drogas durante la Segunda Guerra Mundial iniciada por la CIA, entonces ya tod@s deberíamos conocerla, pero no es así, esto es sólo un pequeño detalle en el monstruoso manejo de operaciones hechas alrededor del mundo sin que muchos hasta ahora tengan la más mínima idea de ello. Y para no caer en la misma trampa, mencionaremos casos que ustedes mismos pueden analizarlos y contraponerlos con todo lo que aquí se dice, y de esta manera sacar sus propias conclusiones.

“La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas”.

Karl Marx

Ahora para volver al foco central de esta nota, que es la droga, aquí hay también algún tipo de misterio que está relacionado con el tema general de mis artículos. Justamente porque cuando uno se pregunta cómo semejante operación haya tenido lugar durante tanto tiempo y solo se haya revelado tan tarde? Es algo muy interesante desde una perspectiva histórica, y desde una perspectiva de intentar comprender la sociedad de alguna manera, no importa cuán claro sea. Una pregunta que uno puede hacerse es; ¿Qué es, desde una perspectiva humana, lo que impulsa a hacer semejante cosa, en realidad son muchas cosas pero ¿cómo puede ser posible financiar algo como esto sobre la base de la venta de drogas? Hay sin duda alguna necesidad aquí, es cierto, cómo podríamos expresarlo? En cierto modo, en términos de narcóticos, hay una necesidad construida, no existe una necesidad natural en los humanos de reducirse a la drogadicción, pero es obvio que una vez que se prueba, en particular, una sustancia tan increíblemente adictiva como la heroína se puede quedar atrapado en un abrir y cerrar de ojos. Entonces hay algo que empuja a continuar, hay una especie de deseo que se despierta y fertiliza de esa manera, y sin ese deseo, esas cosas no hubieran sido posibles y no todo lo financiado con dinero de las drogas podría haber tenido lugar. Realmente es así, si rascas sobre la superficie de la historia, hay cosas que terminan siendo de alguna manera como los verdaderos misterios, y aquí uso la heroína como símbolo, aunque no soy un experto en drogas, pero, lo que se sabe es que la heroína es uno de los peores, solo porque la adicción a él se vuelve muy fuerte en un corto período de consumo, no es que te mata directamente, el cuerpo no es tan castigado como podría creerse, por lo que se puede consumir año tras año. Algo interesante aquí es que paralelamente al inicio de la venta de esta droga durante la Segunda Guerra Mundial, la criminalización del manejo y comercio de drogas se hizo cada vez más severa, las sanciones se hicieron cada vez más altas en los EEUU. Entonces viene el debate político si las drogas debieran ser legalizadas o si es mejor elevar la pena. Pero es interesante que algo tremendamente adictivo, sea al mismo tiempo un tipo de motor subterráneo en las sociedades occidentales. Este es un ejemplo del hecho de que las cosas no son exactamente como piensas. Es una especie de deseo, pero, qué tipo de deseo? Deseo o ansia de escapar, zafarse, atajo, etc. Otro tipo de deseo que tuvo importantes consecuencias políticas e históricas mundiales es el deseo de significado o sentido. Un deseo que se satisface con la ayuda de las drogas es una lujuria arriesgada, por lo que el deseo de significado o sentido es al menos igualmente arriesgado. Porque, ¿qué fue, esa alianza de drogas impía? Básicamente de lo que originalmente fue un propósito político, todos los medios estaban justificados para alcanzar una determinada meta política, a saber, mantener el comunismo mudo, por eso se usaron dichos medios! Y porqué la venta de heroína a la población negra de los EEUU, la respuesta a ello pueden verlo en esta película documental de Netflix[2].

La historia no es algo que se da por coincidencia. Somos el resultado de la historia que eligieron nuestros antepasados, si somos blancos. Si somos negros, somos el resultado de la historia que nuestros antepasados ​​no eligieron.

13th

En EEUU, durante los 70, con el pretexto de la lucha contra la droga se encarceló a cientos de miles de personas por tener marihuana. Esa fue la lucha represiva contra la izquierda. Se instrumentalizaba esa droga para ir contra ese colectivo. Lo mismo ocurrió con la heroína, que en este caso era contra los negros. En los años 80, con la aparición del crack, la represión policial se endureció. Incluso diferenciando claramente la cocaína, que era una droga de blancos, del crack, cocaína procesada, que era la de los negros[3].  En este periodo, un agente de la DEA destinado en Centroamérica, Celeno Castillo, afirmaba que obtuvo pruebas de que la CIA estaba montando toda la operación para los contras. Según Dennis Bernstein y Robert Knight, del periódico Newsday, Castillo afirmó en un memorándum a su supervisor que “no hay duda de que [North y la CIA] están metiendo grandes cantidades de cocaína en EE UU para apoyar a los contras. Nosotros hemos visto la cocaína y las cajas llenas de dinero [en la base de Ilopango, en El Salvador]. Estamos hablando de grandes cantidades de cocaína y de muchos millones de dólares”[4]. Como vemos, el papel de la CIA en el narcotráfico es un asunto antiguo y bien documentado, debido a su repetitivo método de operación: financiar a facciones anticomunistas en lugares estratégicos para EE UU y permitir o exhortar al narcotráfico en esos lugares. La participación de la CIA en el tráfico de heroína en el Triángulo de Oro asiático ya es conocida desde hace décadas. Oliver North utilizó la misma fórmula y desató el escándalo Irán-contras.

El periodista español Esteban Ordoñez, nos describe una situación en España, similar a la italiana, estadounidense, o países latinoamericanos: “El libro recoge un pasaje de las memorias del exlehendakari José Antonio Ardanza. Mientras era alcalde de la localidad de Arrasate, en 1981, encargó a la policía municipal investigar de dónde venían los narcóticos que circulaban por los bares del pueblo. Los municipales siguieron a varios coches que llevaban matrículas falsas y acabaron en las puertas de los cuarteles de Intxaurrondo y de La Salve (Bilbao). Para Arriola no hay dudas: son pruebas de que el Estado inundaba de drogas a la juventud movilizada y politizada para convertirla en una masa de adictos sin otra preocupación que conseguir otra dosis.”[5]

El triunfo de un ideal moral se logra por los mismos medios inmorales que cualquier triunfo: la violencia, la mentira, la difamación y la injusticia.

A. Schopenhauer

Hay algo que ocurre en la historia, políticos poseedores del poder o grupos de fuerzas que quieren afirmar, defender, mantener o expandir su esfera de poder. De alguna manera necesitan iniciar eventos que les incite, o en este caso esclavizar a muchas otras personas que no están involucradas en el asunto. Luego es el deseo de un tipo u otro que es la fuerza manipuladora más importante aquí, y lo mismo con el deseo de sentido. El ejemplo histórico más grotesco y a gran escala de eso, al menos en los tiempos modernos, es Alemania, donde, después de la Primera Guerra Mundial, hubo una especie de vacío de sentido, abatimiento total después de la paz de Versalles, indignación en general con las injusticias de la paz, difícil condición económica, una inflación extrema, un sistema económico colapsado. Ya desde finales del siglo XVIII se percibía una especie de ruina, se buscaba en gran medida algún otro significado que pudiera mantener la sensación de que era algo significativo seguir viviendo la vida en aquella nueva sociedad moderna cada vez más industrializada, a diferencia de La antigua sociedad feudal campesina. En toda la parte de habla alemana de Europa hacía ya mucho tiempo que empezaron a revivir antiguas tradiciones germánicas como una especie de nueva base para sentir que tenían raíces profundas, y que ello tenía algún tipo de significado o importancia. Eso, incluso otros rastros de búsqueda de significado fueron después bien explotados por el Partido Nazi temerariamente, cultivado, canalizado, fertilizado, manipulado, hábilmente, casi de una manera puramente mágica. Esa la parte oculta de la historia y el telón de fondo del Tercer Reich. Aquí hablamos de habilidades manipuladoras tan profundas en las que los nazis eran los mejores en eso. Entonces, eso del deseo de sentido, es positivo por supuesto, lo necesitamos, sentir que es significativo vivir, luchar, estar juntos, pero es obviamente también un deseo que no está libre de riesgos como estamos viendo.

Necesitamos una crítica de los valores morales, hay que poner alguna vez en entredicho el valor mismo de esos valores- y para eso se necesita tener conocimiento de las condiciones y circunstancias de que aquellos surgieron, en las que se desarrollaron y modificaron (lo moral como consecuencia, como síntoma, como máscara, como tartufería, como enfermedad, como malentendido, pero también lo moral como causa, como medicina, como estímulo, como freno, como veneno), un conocimiento que hasta ahora no ha existido ni tampoco se lo ha siquiera deseado.

Nietzsche  

El deseo de un sentido puede ser el deseo más peligroso, porque es muy frecuente como así se consigue llevar gente voluntariamente a la guerra por ejemplo. Creando una historia que se siente tan terriblemente significativa. Que llena la vida con una energía que tanto se anhelaba y carecía, eso lo testifican muchos que fueron a la guerra en la época de 1900, soldados estadounidenses durante la guerra de Vietnam. Al principio, antes de partir, se sienten increíblemente motivados, pero una vez en el campo de batalla, no fueron solo los horrores obvios de la guerra los que son tan perjudiciales para ellos, sino la sensación de que todo era falso y sin sentido, no había nada que defender allí, no había gloria, ni heroísmo, no había nada que ganar, fue una estafa total, pero las fuerzas para movilizarlos fueron muy fuertes. Entonces, se podría decir que una sensación de falta de sentido crea un vacío que puede ser peligroso porque puede ser explotado, de ahí la raíces también al mismo miedo al populismo de derechas en la actualidad. Los nazis fueron, por ejemplo, un movimiento populista en todos los sentidos de la palabra. Lo que ahora se quiera decir con populista, proviene del pópulo que tiene que ver con las personas y lo que a menudo se trata de referir casi peyorativamente es a la gente común, es decir, no educados en la academia, o pensadores críticos, o personas cultas. Pero así tan fácil tampoco lo es, porque en la Alemania nazi, mucha gente culta, académicos, etc. se unieron con todo al nazismo. De modo que eso de “gente común” es solo un tipo de construcción. Entonces, con el uso de la palabra populista, uno debe tener cuidado. Sin embargo, lo que podríamos afirmar es que; de lo que se trata es de despertar algo que se encuentra debajo de la superficie racional, algo que no está bien pensado, algo en lo que la mayoría de la gente ni siquiera puede pensar, sino simplemente sentir. El único pensamiento, o idea que hay en este tipo de política, trata solo de una cosa; de manipular los sentimientos de la masa.  Así es como esta clase de política se basa solo en políticas emocionales, y las conmociones de las masas, sin importar cuán intelectuales o no intelectuales sean. El deseo en sí mismo, no es ningún impulso racional formulado en el hombre.

Una de las espuelas que Freud dio a la década de 1900 fue permitir que las personas difirieran de la multitud … para darse cuenta de que hay muy poco que sea anormal porque lo anormal es muy normal.

Ahora, para tener una perspectiva general de todo ello, todo eso fue siempre el problema de la civilización moderna: la falta de sentido, y realmente todas las críticas modernas sobre ello han sido y tienen que ver con eso. Esa deficiencia puede haber tenido una base natural, para que la mayoría de las personas se vuelvan más artificiales si asociamos a sus vidas la urbanización, o la industrialización. Claro, el campesino medieval a veces podía sentir desesperanza, pero el lugar y la misión en el mundo para ellos estaba más o menos dado, ya que todo se trataba en gran medida de la supervivencia, en Europa, estaba el marco de la iglesia y la religiosidad que era razonablemente estable, pero esta se debilitó cada vez más durante primero, los siglos 1700, 1800, 1900, y luego “temporalmente” se llenó de grandes ideologías que terminaron con el Gran Desastre, la Segunda Guerra Mundial. Pronto nuevamente la gran falta de sentido. Es difícil hacer tales parábolas con las drogas, siempre es muy fácil decir que todo es culpa de la droga, culpas a algo; tu dopamina o serotonina reacciona como la heroína! Está claro que hay estructuras en la vida contemporánea moderna que tienen estos elementos de manera artificial, y tal vez de manera construida que llenan nuestras vidas con una sensación de sentido, que en realidad está bastante vacío. Pienso que muchos lo sienten en lo más profundo de sus seres  con cosas tan simples  como el consumo; comprar cosas nuevas todo el tiempo, y cuando te despiertas de ese engaño te sientes bastante abandonado, entiendes que no tienes que hacerlo, sientes el deseo en ti mismo, todos también buscamos en Google nuevos viajes, nuevas aventuras, etcétera ¿Qué deberíamos hacer para poder resistir tal deseo? está claro que eso existe todo el tiempo, pero cuando comenzamos a avizorar el vacío en él, entonces la vida se vuelve aún más pesada, porque entonces el vacío se vuelve tan obvio. Hay estructuras que satisfacen el deseo y hacen que la sociedad sea estable, pero en el fondo está bastante vacío. Tal vez podría decírselo de otra manera: ese deseo es la fuerza impulsora fundamental detrás de toda actividad humana, y todo lo que conocemos como economía y política está básicamente asentado sobre la canalización, y manipulación de ello. Toda la economía actual se basa en la demanda, si la gente dejara de exigir cualquier cosa que impulsa esa economía, ella colapsaría mañana. Y eso estamos a punto de ver ahora con el Coronavirus por ejemplo. Pero de ahí a creer que el sistema colapsaría, es una idea bastante inmadura, ya que el deseo es algo fundamentalmente humano, por lo que uno no puede estar sin deseo, estar sin deseo es realmente como estar muerto! Y eso es lo que lo hace tan complicado, por eso comencé dando ejemplos de acontecimientos políticos y económicos que explotan los deseos de una manera increíblemente destructiva. El hecho de que uno puede hacerlo suscita dudas en personas más reflexivas sí, que los deseos, son cosas peligrosas, uno debe tener cuidado con el deseo.

Gran parte del sistema político de la posguerra; la democracia liberal y los argumentos a favor, y el esfuerzo por mantenerlo lo más vigoroso posible han sido de alguna manera, liberar a la política de alguna manera del deseo, y en la medida de lo posible, haciéndola lo más sensata posible, haciéndola lo más autorregulable posible. Por ello, algunos otorgan mayor importancia a los procesos políticos democráticos, otros piensan que existe algún tipo de racionalidad inherente en los procesos del mercado que también podría encargarse de esto. Y así surgen las diferencias ideológicas, sobre dónde uno puede señalar diferencias objetivas en las consecuencias de cualquier elección. Pero en realidad, lo común en ellos es, la idea que lo racional debería ser capaz de curar el poder destructivo del deseo. El riesgo es, como muchas personas comienzan a notar en este tiempo, que eso sería como dejar ir sola a la hija menor con el bebé en el coche de sus muñecas a pasear por la ciudad. Y es que cuando la gente pierde el deseo de proteger la democracia porque es muy aburrida, porque todos los procedimientos en ella están como medio muertos; entonces el populista vuelve a amenazar levantando la cabeza, como si él fuera el deseo no contaminado, especialmente en la búsqueda de significado.

Se podría decir que el deseo es potencialmente peligroso, pero también extremadamente significativo. Después de la Segunda Guerra Mundial, la sociedad logra mantener el deseo bajo control en gran medida con la ayuda del consumo, y a no olvidar la llamada sociedad del bienestar, con todo lo que implica. La salud, varios sistemas de seguridad, etc. todo ello crea algún tipo temporal de calma, que hace que el deseo, el deseo irrevocable puede asumir otras expresiones sociales menos violentas y destructivas. Sería un poco absurdo pensar que esto es tan peligroso como la Segunda Guerra Mundial, y no lo es. Pero el problema surge cuando “algo se muerde la cola”, y eso es cuando la destrucción del medio ambiente y la amenaza climática entran en escena. Todo parece indicar que ese algo que tiene que bajar es precisamente el consumo, por lo que este deseo satisfecho que ha funcionado bien durante algunas décadas no puede continuar de la misma manera. Entonces se liberará un nuevo capital de deseo, que debería orientarse en alguna dirección, y es bien importante que se lo dirija en la trayectoria correcta. La pregunta que uno podría hacer es: ¿entonces qué es el deseo realmente?… porque el deseo es algo que va más allá de la supervivencia, más allá de la alimentación del cuerpo, más allá de la pura seguridad de la existencia corporal; comida, casa, amig@s si así lo desean, por lo tanto, las necesidades básicas diarias para poder funcionar. El deseo es algo más, porque todo ello puede ocurrir sin el deseo, es solo sentir hambre, y conseguir comida, es sentirse solo, y buscar a alguien con quien hablar, sentir que llueve sobre ti, y buscar un techo sobre ti; no tiene nada que ver con el deseo del que estamos hablando aquí. El deseo es algo más subterráneo que sale a la superficie, es algo profundo, ¡es algo increíblemente metafísico se podría decir!

Para encontrar las respuestas al universo, primero mira hacia tu interior, se tu propia lámpara.

Buda

Si observamos a las viejas religiones, hay una similitud en cómo ven el deseo, creen que el deseo debe ser controlable, hay diferentes maneras de hacerlo, todo, desde la oración, ir al monasterio, meditar, ayunar, vivir una vida ascética. En esto básicamente no hay una idea como lo entiendo acerca de la moralidad, pero el objetivo es liberar algo más que según estas religiones se oculta detrás del deseo y esa es la voluntad. Una fuerza vital que se libera cuando el deseo se detiene. Esas son las explicaciones más comunes según los ascetas religiosos, el budismo es quizás el ejemplo más radical de ellos, cuando realmente se trata de liberarse del deseo al grado de renunciar al mundo y no ser afectado por él más, y el cristianismo ha caído en la misma trampa en gran medida con el monacato y todo lo que ello implica. Puedo ver esto como una reminiscencia del mismo error que cuando hablamos anteriormente de que después de la Guerra Mundial, una especie de situación de deseo-político que era; mientras todo lo que hagamos sea lo más racional, predecible y seguro posible, no tendremos el poder destructivo del deseo que hemos conocido durante tantas guerras,  es tan terrible todo lo que puede ocasionar, si es el deseo que en realidad quien lo ha causado, y lo fue de alguna manera, una fuerza de deseo mal dirigido en mayor o menor grado. Querían ponerle una tapa racionalizando, sistematizando, efectivizando todo para que las cosas no fueran impulsadas por el deseo, sino por la razón.

En realidad es una especie de variante política, económica, secular del budismo, o para el caso del ascetismo cristiano, aunque curiosamente, el ascetismo y los deseos están mutuamente conectados. El ascetismo no tiene sentido si no hay deseo, por lo que la culpa no es tanto del ascetismo sino, en lo que se centra el ascético. Los ascetas pueden ser mal dirigidos, y si el asceta intenta de deshacerse del deseo, entonces se le quita algo que es la clave misma de todo, porque el deseo está ahí, porque tiene un significado, empuja hacia algo, y puede, como dije, ser mal dirigido, mal formado, abusado, etc. pero básicamente tiene un sentido. Nos lleva a la gente hacia algo más allá de lo que nos hemos convertido hasta ahora, es algo que nos expande, que nos impulsa en situaciones, experiencias, a lugares, a personas que nos enseñan, nos hacen más vivos de alguna manera, y ahí yace también el riesgo, de podernos sentir vivos por razones que básicamente conducen a la muerte, por lo tanto podemos ser engañados podría decirse. Pero el asceta debería concentrarse más y más en un propósito consciente, basado en la experiencia, en el conocimiento, acercarse a la satisfacción final del deseo. No creo que ello pueda formularse en ningún tipo de programa; leer este libro, o seguir este manual, escuchar a este gurú. Estoy convencido de que es posible encontrar estas premisas y desarrollar lo que se llamaría un asceta que se supone pueda despejar todo lo que obstaculiza esa expansión, ese aumento de vida. De alguna manera se trata de exponerse a la vida, pienso en un libro que me ha afectado mucho en mi juventud, Siddhartha de Herman Hesse. Se trata de un hombre en la India cuya vida entra en tres fases; la primera fase es el asceta, que quiere alcanzar la iluminación, y es una persona increíblemente ascética, vagando pobre como monje. Es joven, pero la mayoría de la gente está de acuerdo en que nunca ha visto una persona tan ascética, él puede ayunar durante una semana, es completamente humilde y sólo se esfuerza por la iluminación. Su primera fase termina con que él conoce a Buda, aparentemente activo al mismo tiempo, tiene el mismo nombre que Buda, y siente que aún no estaba listo. Está mal, dijo, y salió al mundo, y se convirtió en un pecador se dirige a la ciudad, se enamora de la mujer más hermosa del lugar, la seduce, tienen un hijo, pero él vive una vida extremadamente decadente. Juega el dinero, se bebe borracho se despierta en la cuneta, pero él está disfrutando de la vida al máximo, completamente como una estrella de rock and rol antigua. Al final se despierta en un callejón, y siente que ahora llegó al final de todo. Estas no eran las cosas que estaba buscando tampoco! Y luego regresa a un río que había pasado antes, dándose cuenta de que su verdadera misión será conducir un barco a través del río; llevar a la gente de un lado al otro lado del río: ha alcanzado su meta de alguna manera, pero llegó allí recorriendo dos caminos; el del completo asceta y el pecador total, y a partir de ahí destila un tercero que no se podía hacer de otra manera que no fuese mediante la experiencia, y de conducir las cosas a su ápice.

Uno debe explorar ambas fuerzas dentro de sí mismo para soportar la vida, tanto la alegría como el dolor, según Herman Hesse, el camino de la vida va a través de esas vías. Las dos primeras fases se pueden comparar con lo que Nietzsche llamaba lo apolónico, y lo dionisíaco. Un tema que aparece en varios de los libros de Hesse. Pienso que Hesse es uno de los escritores modernos que captó lo esencial y lo retrató muy bien. Esos extremos lo tenemos en la mitología secular moderna: Tenemos el ciudadano apolónico, ordenado que no hace nada prohibido, se comporta bien, paga sus impuestos, consume cristianamente los fines de semana. Pero también tenemos al dionisíaco que en sí mismo no son muchos los que lo viven, pero podemos tomar parte de ese poder, a través de la cultura popular, las estrellas de rock. Tomemos a la celebridad, una persona mitológica en nuestra sociedad a la que se le permite vivir de manera dionisiaca, y seguimos desde lejos su ascenso, su caída y resurrección. Eso es algo por lo que los medios de comunicación son impulsados, este tipo de historias, y a esas personas en la segunda parte del siglo XX se les permitió vivir tan libremente. Y allí estaba el sexo, las drogas, la violencia y todo lo dionisíaco, lo que lleva en la mayoría de los casos a la caída, parece ser difícil estar en ese mundo, aunque los Rolling Stones todavía están de gira, no parecen estar afectados por ello. 😊

Ahora, para volver al tema, hay algún tipo de desarrollo necesario aquí, un desarrollo del ser humano. Mencionamos el Siddhartha literario, que representa su desarrollo, la pregunta es si cada persona puede someterse a ese tipo de desarrollo en una vida? Parece bastante improbable, pone exigencias bastante altas a cada persona, para pasar por un camino similar a Siddhartha, la pregunta es cómo hacer ello en un problema, hagamos de ello un problema teórico. ¿Hay alguna otra manera de ver la vida ignorando esto? Si todo esto no puede suceder para todos en esta vida, parece poco realista imaginar si somos honestos, entonces mucha gente no tendrá una oportunidad, ¿será sólo una élite ascética la que hará frente a esto, y qué significado tendría ello para el todo? Suponiendo que haya una perspectiva de tiempo completamente diferente aquí, una perspectiva existencial diferente, a saber, que en realidad no se vive sólo una vez, entonces toda esta discusión entraría bajo una nueva luz. Porque entonces el desarrollo resulta ser una cuestión de sucesos cósmicos casi muy a largo plazo en lugar de una tarea política y económica individual contemporánea. Lo que no significa que sea política o económica por supuesto, porque estas son las condiciones en que vivimos en la tierra, pero se convierte en una perspectiva existencial completamente diferente de todo. Así que cualquiera que sea arrojado puede probar tal pensamiento y ver si encuentra alguna resonancia en sí mismo, y si no lo hace, entonces lo deja a un lado y se concentra en otras cosas importantes. Esta no es una doctrina que lo predico, sólo quiero decir que, el hecho mismo de señalarlo es una de varias maneras posibles de salir de los hábitos de pensamiento fijo que existen en nuestro mundo de hoy.

Creo sencillamente que alguna parte del yo o del alma humana no está sujeta a las leyes del espacio y del tiempo.

C. Jung

El mundo moderno, con su consumo y su cortoplacismo incorporado en sí, se basa en el hecho de que la eternidad para el hombre no existe. Todo debe ser resuelto ahora, de manera urgente, si no gestionamos esto ahora, en treinta años todo morirá. Una visión bastante extraña y no muy positiva! Al menos es obvio que cuanto menos hables de una perspectiva eterna, más fuertes parecen aquí la cotidiana perspectiva consumista. Si la eternidad existe de una manera u otra, (sin entrar en detalles), ello lo cambia todo. Para mí, se siente como el acto más adecuado de resistencia para acercarse a ese pensamiento. Como remedio para esta visión cortoplacista y también para la futilidad. Porque si la eternidad existe, ello convierte casi todo lo que el ser humano hace en algo muy significativo. Eso es lo que es una paradoja puramente aparente aquí, que cuanto más una perspectiva de la eternidad es real para uno, más significativo es el aquí y el ahora, los hechos concretos que uno encuentra en todos sus estratos. Aquí podemos pensar en la cruz como un símbolo, que se produce no sólo en el cristianismo, sino también en muchas otras tradiciones, que le dan algún tipo de significado esotérico fundamental. En el símbolo de la cruz encontramos dos ejes, uno horizontal y vertical. El eje horizontal es el tiempo; las etapas físicas y corporales de la dimensión del tiempo donde las cosas, incluyendo las personas nacen y mueren, aparecen, desaparecen, todo cambia constantemente. El eje vertical representa o demuestra el hecho de que hay una dimensión vertical en cada momento horizontal. La dimensión vertical es lo que llamamos eternidad o una dimensión atemporal, que es atemporal significa que está en el siempre, por lo que no es que la eternidad o el no tiempo está en otro lugar que no sea el tiempo, sino en el tiempo. No hay diferencia entre el tiempo y la eternidad, son dos caras de la misma cosa. Es un poco como si dijésemos que el cuerpo y el alma son dos caras de la misma cosa. El hecho de que el cuerpo esté sujeto al nacimiento, a la muerte y al cambio, etc. no significa que el cuerpo también tenga una dimensión de eternidad. Y si el siempre está impregnado de eternidad en esta manera, ello implica que, lo existencial, o lo experimentable resulte una cuestión de discernir la dimensión de la eternidad en la propia vida, en todo lo que realmente está pasando, y puede ser ciego, sordo, inconsciente de, o ver, oír, sentir, y ser consciente de. El primer paso en todo desarrollo hacia lo vivo debe ser comenzar a reconocer la dimensión de la eternidad en la vida cotidiana. Porque si lo has experimentado, aunque fuese una sola vez lo suficientemente fuerte, significa que tienes una especie de punto fijo en tu existencia, alguna especie de norte fijado. Nunca lo olvidarás, tarde o temprano, notarás que no te puedes desviar demasiado de la idea fundamental, y de esta manera se puede obtener esta dimensión correcta de gestionar los antojos ascéticos o como se guste llamarlo. Lo que acabo de decir, requiere una visión personal, transformación, empezar a ir en un sentido pero, nada se hace de forma aislada. Es también la base de la comunidad potencial, y sin las comunidades qué, por lo tanto, tienen el enfoque común de promover esta conciencia a este respecto, no se puede lograr nada, pero en la medida en que cada vez más actividad conjunta orientada hacia el exterior se base en estos criterios, potencialmente tendrán consecuencias políticas y económicas. En otras palabras, desde el punto de vista social. ¿cómo organizar, crear arquitectura, oportunidades de encuentro, oportunidades económicas, etc. para promover esto, en lugar de cualquier cosa que aleje de esto? Pero, cuando el mundo moderno se basa en el hecho de que esto de lo que estamos hablando no existe? … En la medida en que los sistemas económicos, los sistemas políticos, los tipos de instituciones, los tipos de formación, etc. Quién no reconoce y no promueve esto, o bien se oponen a él pasivamente, pero también a veces de manera activa, por lo que hay una contrafuerza de esa manera, y eso se siente en la vida personal también de diferentes maneras, pero incluso entonces, en esa vida comunitaria lo sientes allí, es una contrafuerza de la que nunca te liberas, pero en general, se trata sobre qué tipo de poder domina. Porque si hablamos un poco a la ligera aquí sobre porcentajes y decimos que si el poder de vivir domina el poder de no vivir en proporciones del 55%, 45% entonces es muy diferente que si fuese al revés! Por lo tanto, se trata sólo de mantener el poder vivo en 55% para estar en el camino correcto, no es necesario exigir más. Pues el mundo como tal, no puede existir sin estas fuerzas.

La mayoría de las personas realmente no quiere la libertad, porque la libertad implica responsabilidad, y la mayoría de las personas temen la responsabilidad.

S. Freud

La idea de la eternidad, es decir, que nuestra propia vida de alguna manera vive después de la muerte corporal, es una cosa que ha surgido del miedo a la muerte, y por lo tanto necesitamos al hombre, o también se dice en la argumentación, que nuestros cerebros no pueden lidiar con la idea de nuestra propia muerte, por lo tanto debe haber algo que nos proteja de esta terrible conciencia. Por eso que la idea de la eternidad ha surgido. Eso me gustaría revertirlo un poco. Porque si empiezas a pensar, este hecho de que la vida es eterna no significa que ella sea una especie de una manta segura en la cual arrollarse, especialmente si es una dimensión de lo cotidiano, y también nos da una responsabilidad increíble. Supongo que el alivio sólo sería mejor si muriéramos, es interesante el detalle de la responsabilidad y libertad, porque ambos están muy unidos. Puedo contarles brevemente de un proyecto en Estocolmo llamado la jaula de la libertad que quería estudiar el concepto de libertad, pero la idea de los organizadores del proyecto no era sentarse a pensar o discutir como intelectuales, sino, se llevaron consigo la pregunta: ¿qué es la libertad? a un grupo de personas que habían estado privadas físicamente de su libertad, exprisioneros. Se reunieron con un grupo bastante grande de exprisioneros y tuvieron cuatro largas conversaciones, explicaron al grupo que no estaban allí para entrevistarlos, usarlos, sino que estaban allí como gente común que quería saber, qué era la libertad, porque todos nos confrontamos con esta cuestión.

Tuvieron conversaciones profundas con estas personas sobre el concepto de libertad, mucho más interesante de lo que he experimentado en el mundo académico. Lo que me hizo recuerdo de eso ahora fue, en lo que ello culminó. Porque lo que este grupo finalmente apuntaló en la cuestión de cómo definir el concepto de libertad, o ¿qué significaba para ellos como personas estar en un estado de libertad?… Todo el grupo estuvo de acuerdo en que significa una cosa, a saber; la capacidad de asumir la responsabilidad! Es algo absolutamente genial, es tan cierto, porque cómo sería posible asumir su propia libertad si no eliges entre lo que te lleva en la dirección correcta de la brújula, y en contra de lo que te lleva mal? Ello requiere una constante reflexión en tus actividades internas, discernimiento que determina constantemente en cada situación de elección potencial, lo que está bien y lo que está mal, y que es responsabilidad sino eso! Aquí tenemos una especie de base de lo que el desarrollo social, la educación, el cultivo, realmente deberían ser en la sociedad. Hay tantos procesos que solo tratan de decidir lo que es correcto para nosotros, que nos lleva a hábitos predeterminados y nunca nos da la oportunidad de discernir las cosas nosotros mismos y por ende, anclar en lo profundo todas las cosas.

NOTAS

[1] Paul L. Williams, Operation Gladio, The unholy Alliance between The Vatican, The CIA, and The Mafia. 2018

[2] Se trata de 13th, titulado así por la Decimotercera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que abolió la esclavitud en ese país, pero con la excepción de las personas condenadas por algún delito.

[3] Álvaro Gonzales, Culturplaza Valencia https://valenciaplaza.com/13th-denuncia-las-carceles-de-eeuu-como-un-mecanismo-para-esclavizar-a-negros-y-latinos

[4] Javier Martínez de Pison, La CIA y el crac. El País, 1 DIC 1996. El autor analiza la presunta participación de la CIA en el narcotráfico y su implicación en la venta de ‘crack’ en los barrios negros de las grandes ciudades de EE UU.

[5] Esteban Ordoñez, ctxt, Madrid, 17/01/2018. https://ctxt.es/es/20180117/Politica/17297/Esteban-Ordo%C3%B1ez-heroina-estado-espa%C3%B1a-arriola-droga.htm

Atrás