Importante

El mejor anti-virus: cuerpo sano, energía mental positiva y sistema inmunitario

Edgar Ramos Andrade

Publicado el: 13 abril, 2020 5 min.    + -   

La emergencia sanitaria en el mundo lleva a Bolivia a una “situación preventiva límite”, y nos obliga a ser solidarios entre nosotros. Pero antes seamos autocríticos, por nuestros hábitos de maltrato a nuestro organismo y por nuestra psicología descontrolada. Vamos al detalle.

Comencemos por la Auto-disciplina Alimentaria. El organismo humano, nuestro cuerpo, es una “máquina biológica perfecta”. Dura unos 70 años, o más si lo cuidamos. Es un equilibrio de las leyes: “Natural” y “de Dios” (en Bolivia o en Japón), pero al comer a diario con desorden total (estado, horario, cantidad) convertimos a nuestro estómago en basurero, al cuerpo en piltrafa y nos autodestruimos. ¿Por qué? ¿Cómo caímos tan bajo? ¿Qué hacer?

El sistema inmunitario de nuestro cuerpo genera cada día sus propias defensas, y tiene sus “armas anti-virus”. ¿Cuáles armas? Linfocitos y fagocitos, órganos linfoides, adenosas, amígdalas palatinas, vasos linfáticos, y médula ósea. Todo está en nuestro cuerpo, que tiene una “fábrica antivirus” y funciona desde que nacemos hasta que morimos. Eso aprendimos (no muy bien) en la Secundaria. Pero, ¿cómo cuidamos esos antivirus?

Debemos comer alimentos sanos y NATURALES: seis vasos diarios de agua hervida, limón, frutas, queso, pescado, huevo, hígado, leche natural, legumbres y hortalizas. VER: youtube.com/watch?v=89hivKtCV7o&feature=youtu.be Limpiemos el estómago cada día. ¿Cómo? Tomar mate chaqueño (yerba mate concentrada con bombilla y agua a punto de hervir). También EVITEMOS comer masas (pan con bromato), embutidos (salchicha), azúcar (cristalizada), comida pre elaborada o conservada (maruchan), frituras (broaster), gaseosas, grasas de carne (asados) u otras boñigas. Todo eso enferma, y casi, irremediablemente. (VER: youtube.com/watch?v=DS9EE7gqVUw)

¿Qué nutrientes debería contener nuestra dieta diaria?; ¿cuáles son nuestros alimentos aliados? Los nutricionistas recomiendan: Desayuno: Frutilla como buen antioxidante; jugos de cítricos (naranja, pomelo, lima, mandarina) que previenen resfríos y fortalecen nuestro sistema inmunitario. Así también: avena con leche. A media mañana, té de limón con miel y jengibre, que fortalecen el sistema inmunitario. Almuerzo: Verduras como buenas aliadas para reforzar las defensas; éstas deben ser frescas, orgánicas, sin procesar ni cocinar (bien lavadas): Brócoli, coliflor, tomate, pimientos, pepinos, calabaza, zanahorias; pescado, quinua (cereal con proteína de alta calidad y elevado valor biológico, fuente completa de aminoácidos). La lenteja, tan nutritiva, contiene hierro, cobre, magnesio y es rica en proteínas. Cena: Quinua con filete de pescado, y un té de limón con miel y jengibre. Y refrescos de cereales: amaranto, cañahua, cebada y trigo.

Es importante dejar el SEDENTARISMO y la flojera para caminar, nuestro sistema óseo se oxida. Realizar Ejercicio Físico Controlado, caminar 3 kilómetros diarios, trotar para oxigenar el cuerpo, el agitarse ayuda a eliminar toxinas; ir al sauna vapor medicinal permite abrir poros y liberar toxinas. Lo ideal, absorber esencia de yerba seleccionada. La Auto-disciplina Alimentaria tiene un requisito OBLIGATORIO: esfuerzo personal-individual. Nadie, más que nosotros podrá hacerlo. Nuestros niños niñas sólo pueden ser guiados por nosotros para cuidar su “fábrica antivirus”.

Veamos ahora la Psicología distorsionada. Nuestro Cuerpo Humano, organismo perfecto, emite energía mental perfecta. Está diseñado (por Ley Natural y Ley de Dios) sólo para emitir energías de frecuencias altas y positivas: alegría, amor, felicidad, optimismo, esperanza, fe. Y más allá del debate, mantengamos: serenidad, alegría, paciencia. Sonriamos y equilibremos la psicología personal.

Que quede claro: Como organismo humano, NO estamos diseñados para el miedo (energía baja, negativa), o la angustia, zozobra, incertidumbre, amargura, depresión, dolor, estrés y odio. NO podemos vivir con miedo o “energía psicológica negativa”, que afecta a nuestro organismo: a los macrófagos, células blancas y a todas las defensas inmunitarias. Ejemplo: los macrófagos capturan y digieren los virus y cuerpos extraños que se meten en nuestro organismo. El miedo debilita nuestra “fábrica antivirus”.

En Bolivia y en otros países “se desató” el miedo, especialmente por la información difundida de Covid 19. Eso disminuye nuestra actividad biológica y afecta a nuestros “antivirus”. Entonces, debemos controlar nuestro estrés, y dormir unas 8 horas. Otra forma de frenar el miedo: apagar el televisor, discernir con serenidad las “noticias” por internet (que generan angustia). La radio, al igual que los periódicos se salva, apenas, de ser generador de pánico. Es bueno “alimentar el alma” con lecturas. Leer es poner a trabajar al cerebro, nos distrae en medio del miedo y el estrés. Nos mantiene concentrados.

A esta altura, lo mejor será disfrutar de la MÚSICA y nutrirnos de energía mental positiva: Dicen los poetas bolivianos Oscar Alfaro y Nilo Soruco: “La vida es linda, muchacha, no llores, déjala correr… Amar es vivir; odiar es morir. La vida es linda, muchacha, no llores, deja de sufrir” (VER: youtube.com/watch?v=RYw1u67p9L8). Dice el poeta italiano Eros Ramazzoti: “Música es la ayuda que me falta. Cuando me siento solo, es una amiga que me acompaña… Puede hacer cambiar las ideas de la gente, la mentalidad del que escucha y que no siente… Porque un mundo sin la música, no puede nunca imaginarse. Porque en cada ser, en cada corazón hay un latido de vida, y de amor. Música es”. VER: youtube.com/watch?v=PLYeLYtuU3g

Atrás