Featured Video Play Icon

Hasta las misas están prohibidas en Alemania

Coronavirus: Europa se encierra, está casi paralizada

Publicado el: 16 marzo, 2020 3 min.    + -   

Stuttgart, Alemania.- Europa se aísla para combatir la pandemia del coronavirus. La Comisión Europea propuso prohibir la entrada de ciudadanos extracomunitarios por al menos 30 días y someter a estrictos controles a quienes, de manera excepcional, crucen sus fronteras. La medida ya se aplica en varios países que, como Alemania y España, ya cerraron sus fronteras.

El virus que se extendió desde China ya ha contagiado a más de 180 mil personas y ahora Europa es la más afectada por el denominado coronavirus COVID-19. La población ha reaccionado con calma, pero se han registrado filas para comprar artículos de limpieza. Es difícil encontrar papel higiénico en los supermercados.

“Nuestras medidas para contener el brote de coronavirus serán efectivas solo si coordinamos a nivel europeo. Tenemos que tomar medidas excepcionales para proteger la salud de nuestros ciudadanos. Pero asegurémonos de que los bienes y servicios esenciales continúen fluyendo en nuestro mercado interno. Esta es la única forma de prevenir la escasez de equipos médicos o alimentos. No es solo una cuestión económica: nuestro mercado único es un instrumento clave de la solidaridad europea. Estoy en conversaciones con todos los Estados miembros para enfrentar juntos este desafío, como Unión”, dijo la alemana Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

El objetivo es reducir el riesgo de contagio de la pandemia que hasta el 15 de marzo cobró la vida de más 2300 personas.

En Italia, el país más afectado por la crisis, se registraron en la víspera 2470 nuevos casos, con el que el número de contagiados ya llega a 27980.

En España, donde hay 9942 casos registrados, el ejército salo a patrullar las calles para apoyar las medidas de cuarentena dispuestas para frenar la expansión de la pandemia. Ese país cerró sus fronteras y decidió permitir en ingreso sólo a residentes o por fuerza mayor.

En Alemania el gobierno dispuso el cierre de las escuelas, bares, teatros, museos, cines, mercados, parques de diversiones, lo mismo que reuniones de clubes e incluso reuniones familiares. Para reducir las posibilidades de contacto incluso los servicios religiosos de todas las creencias están por ahora prohibidas.

“Estas son medidas que no se habían dado en nuestro país, pero que son necesarias para reducir el número de contagiados y no sobrecargar al sistema de salud”, dijo la canciller alemana Angela Merkel.

En Francia, para evitar los contagios, el gobierno dispuso toque de queda que estará vigente durante 15 días. En ese tiempo los franceses solo podrán abandonar sus viviendas para comprar cosas esenciales.

“Estamos en una guerra sanitaria. No estamos luchando contra un ejército o con otra nación. Pero el enemigo está allí, invisible y avanzando”, dijo el presidente francés Emmanuel Macron.

En Gran Bretaña el gobierno había descartado la adopción de medidas más drásticas e incluso había abogado por mantener abiertas las escuelas, pero ahora pidió a los británicos evitar el contacto no esencial con otros. En Reino Unido hay registrados 1551 casos.

Atrás