Montenegro sin extraditar

Las secuelas de los narcopolicías en la justicia y el gobierno

Publicado el: 14 mayo, 2019 30 min. + - Imprimir

 Montenegro festejó su cumpleaños hace 7 semanas. Fue el 26 de marzo pasado, en un local de Santa Cruz. Entre sus 300 invitados especiales había policías de alto rango y también autoridades judiciales, pese a que desde 2015 Pedro Montenegro tenía orden de aprehensión por tráfico internacional de droga. Incidentes de celos, con profusión de videos, dieron cuenta de la andanzas en que también se involucraron sus principales colaboradores y protectores: el excapitán Fernando Moreira y el excoronel Gonzalño Medina, además de una decena de exfuncionarios judiciales, policiales y otras personad detenidas en las últimas 3 semanas. Pedro Montenegro entregó el sábado pidiendo dejen de hostigar a su familia. Será procesado por tres delitos graves: legitimación de ganancias ilícitas, por falsedad material y por tráfico de sustancias controladas, y su extradición no tiene fecha. Por su parte, Gonzalo Hurtado, actual magistrado del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) y expresidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), denunció hoy que existen intereses que buscan menoscabar su imagen relacionándolo con el presunto narcotraficante.”Jamás he ordenado la entrada de este señor al tribunal Supremo, menos lo he recibido en mi oficina. Tratan de menoscabar la imagen de una autoridad nacional”, afirmó en entrevista con Unitel desde Sucre.

Investigan si magistrada del TSJ grabó un spot en casa de Montenegro

El Ministerio Público analiza las imágenes del spot de la magistrada Joyce Lizeth Choquerive y las que se tomaron en el allanamiento a la vivienda de Pedro Montenegro, acusado por narcotráfico

EL DEBER/ ANF- El caso Pedro Montenegro salpica a otra autoridad de Justicia. Esta vez, a la magistrada suplente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Santa Cruz, Joyce Lizeth Choquerive, quien habría filmado un spot de campaña para las elecciones judiciales de 2017 en una de las casas del acusado de narcotráfico en Bolivia y Brasil.

La Fiscalía de Santa Cruz informó que se inició una investigación, que parte de las comparaciones de fotografías y videos del spot de Choquerive con las de la vivienda ubicada en la zona de Urbari, la misma que fue allanada el mes pasado, cuando la Policía buscaba a Pedro Montenegro Paz.

Actualmente, el Ministerio Público analiza las imágenes del spot de la magistrada y las que se tomaron en el allanamiento a la vivienda de Montenegro. Los elementos que coincidirían serían el sofá, las instalaciones, lámparas y el cuadro de pared. Para ello, la Comisión de fiscales requirió un informe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) al respecto.

“Los vínculos que relación ha tendido (Choquerive) con el señor Montenegro Paz; eso es lo que se investiga. Qué más hay detrás de la fotografía, eso es lo que vamos a ver”, dijo el fiscal departamental Mirael Salguero.

Precisó que a partir del análisis la Comisión de fiscales evaluará si es necesario abrir otro proceso o se puede investigar dentro de uno de los tres procesos contra Montenegro.

En la presentación de Montenegro Paz, la Felcn exhibió un diagrama con nombres de al menos 20 personas vinculadas al acusado. Entre ellas, el actual magistrado del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) y expresidente del TSJ, Gonzalo Hurtado; el vocal del TSJ de Santa Cruz Darwin Peña; la exrepresentante del Consejo de la Magistratura en Beni, Belén Laguna y el juez Juan José Paniagua.

También puedes leer:

En el video, se observa parte del show que dio la orquesta musical en el cumpleaños de Montenegro https://youtu.be/WG2bvV9dSgI

 

 

EL DEBER / Los servicios de Inteligencia de la Policía tienen en su poder dos nuevos videos de la fiesta de cumpleaños que celebró el extraditable Pedro Montenegro Paz, el martes 26 de marzo, junto a unas 300 personas.

Los policías que lo buscan creen, según las imágenes, que fue tal vez la última gran fiesta que compartió Pedro. Entre los invitados especiales sobresalen altos jefes policiales, algunos jueces y exmagistrados, además de otras personas. En uno de los videos, se ve a los músicos uniformados con poleras de color rojo y pantalón negro. Las poleras llevan en el pecho una letra ‘P’ grande y completa con letras más pequeñas para formar ‘Pedrito’. En el video se puede apreciar la algarabía que se vivía en el momento festivo.

En otro video, un guitarrista de otro conjunto le dedica a Pedro una canción que toca colocándose la guitarra a la altura de la nuca. Mientras el músico deleita a todos con la guitarra, se observa a gente que filma y saca fotos con celulares.

La fiesta se celebró en las instalaciones de una fraternidad entre el quinto anillo y la radial 26. La orquesta cuyos integrantes llevaban la letra ‘P’ grande en el pecho, al otro día posteó en su Fan Page que se sentía ‘genial’ al haber participado de la gran fiesta de cumpleaños de Pedro.

La fiesta se realizó después que Pedro, su esposa y sus hijos de 13 y 9 años, regresaran de Cartagena donde pasaron el carnaval con policías como el capitán Fernando Moreira, el mayor Kurt Germán Brun Ríos, además de Robin Justiniano, el hijo del entonces coronel Gonzalo Medina y otras personas.

La celebración fue animada al menos por unos 10 conjuntos de mariachis y orquestas, según el testimonio de personas que estuvieron presentes desde la tarde del 26 hasta la madrugada del día siguiente. Hubo bebidas de toda clase y comidas para todos los gustos, como churrasco y otros.

Encontró a Pedro en el Palacio Una de las personas que asistió al cumpleaños manifestó a EL DEBER que hace unos tres meses encontró a Pedro Montenegro caminando tranquilamente por el Palacio de Justicia. “Me saludó muy amablemente y me dijo ‘¿quiere usted ser juez o vocal?, eso es conmigo’. Lo dijo con tanta firmeza que para mí, él mandaba y podía colocarme de vocal”, dijo. Pedro Montenegro logró su título de abogado extendido por la Universidad René Moreno en 2018.

Dos tenientes en proceso ▪ El comandante de la Policía, Igor Echagaray, confirmó ayer que dos tenientes que aparecen en imágenes con Pedro Montenegro están bajo investigación. Dijo que se les abrió un proceso administrativo disciplinario y si la Fiscalía ve conveniente también podrá realizar averiguaciones respecto a sus posibles nexos con el extraditable. Echegaray aseguró que la Policía realiza rastrillajes en todo el país, especialmente en Santa Cruz, orientados a encontrar a Pedro Montenegro.

Será procesado por tres delitos graves y su extradición no tiene fecha

El detenido guardó silencio ante los fiscales y es posible que hoy sea presentado para una audiencia cautelar. Pedro Montenegro Paz será procesado por legitimación de ganancias ilícitas, por falsedad material y por tráfico de sustancias controladas

Pedro Montenegro Paz, acusado por su profunda penetración en las esferas de poder de la Policía y de otras instancias de justicia, se abstuvo de declarar el sábado ante la comisión de fiscales que lleva adelante tres procesos penales en su contra, pero de todas formas será presentado, posiblemente hoy, a una de sus audiencias cautelares.

El silencio del ‘pez gordo’ del narcotráfico, con pedido de extradición en Brasil, contrasta con su entrega voluntaria del sábado a la fuerza del orden que lo buscaba incesantemente desde el 17 de abril, luego de destaparse su escandalosa relación con altos jefes policiales y autoridades de justicia, hecho que conmocionó al país.

Si bien pesa sobre él una orden de extradición, ésta aún no tiene fecha, pero desde ya está bajo detención preventiva, medida que puede extenderse entre tres y seis meses, a la espera del inicio de trámite por parte de las autoridades judiciales de Brasil, explicó el fiscal departamental, Mirael Salguero.

Mientras tanto, Montenegro debe defenderse por tres procesos en Bolivia: por legitimación de ganancias ilícitas, luego de la confiscación de bienes valuados en $us 4,1 millones en Santa Cruz; por falsedad material e ideológica y uso de instrumento falsificado, al descubrirse que utilizada la identidad falsa de Pedro Hoffman Sainz; y por tráfico de sustancias controladas, delito abierto en la ampliación de investigación, indicó Salguero.

“El proceso contra el señor Montenegro es por legitimación de ganancias ilícitas, falsedad material e ideológica y uso de instrumento falsificado. Hay otra ampliación de la investigación por el delito de tráfico de sustancias controladas, por el que va a declarar hoy (por ayer); no sabemos si se acogerá al silencio (como lo hizo el sábado).Nosotros no podemos atenernos a su silencio, pues la Constitución establece el derecho a guardar silencio. Vamos a demostrar su autoría por otros medios, con indicios, para sustentar las imputaciones”, expresó el fiscal departamental.

Entrega a Brasil, en veremos

Salguero señaló que la extradición del narcotraficante no tiene fecha pues, previamente, deben cumplirse los plazos de ley, entre tres y seis meses. “En todo caso, como guarda detención preventiva por el tema de la extradición, Brasil seguramente va a ratificar su solicitud y el procedimiento va a continuar mediante el Tribunal Supremo de Justicia”, aseguró el fiscal.

La cabeza del Ministerio Público en Santa Cruz dijo que no puede adelantarse a los acontecimientos, puesto que el que finalmente decidirá el proceso de extradición del narco boliviano será el Tribunal Supremo de Justicia.

Asimismo, el canciller de Bolivia, Diego Pary, informó de que a su despacho no ha llegado hasta el momento ninguna solicitud de extradición del ciudadano Pedro Montenegro por parte de Brasil.

Autoridades en la mira

En la presentación de Montenegro, realizada el sábado en el Comando de la Policía, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico mostró un organigrama de la red criminal liderada por Montenegro, con 23 implicados, entre ellos el colombiano Enrique Villarreal Quinteros, el socio que capitalizaba la organización, y tres autoridades de justicia, identificadas como Gonzalo Hurtado Zamorano, actual magistrado del Tribunal Constitucional; Darwin Vargas V., vocal del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz y un juez de apellido Paniagua, del mismo ente judicial.

“Se van a investigar todos los vínculos que (Montenegro) tuvo en el país. La comisión está evaluando la citación al magistrado Hurtado. Es evidente que la Policía lo ha mencionado en su organigrama y la Fiscalía está analizando esos elementos”, manifestó Salguero.

El colombiano Enrique Villarreal Quintero, considerado uno de los principales integrantes de la red de narcotráfico, se encuentra en Ecuador junto a su esposa, por lo que se está coordinando con la Policía de ese país los operativos de búsqueda”, indicó el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

 

Un Romero ‘primordial’

Dirigentes indígenas, campesinos y sindicales ven a Carlos Romero como la pieza clave del MAS en Santa Cruz. Su trayectoria intelectual y su cercanía a Evo Morales son el sostén para que el ministro se ratifique como una autoridad fuerte

Ivan Paredes Tamayo / EL DEBER

Es el principal articulador político del Movimiento Al Socialismo (MAS) en Santa Cruz, pero también es uno de los ministros más destacados por sus logros de gestión y uno de los que conforman el círculo de mayor confianza de Evo Morales. Esos son los tres aspectos que hacen que Carlos Romero Bonifaz, el ministro de Gobierno, sea parte casi indispensable en la estructura del Ejecutivo. Aunque tuvo algunas observaciones de dirigentes sindicales, ahora se voltearon y respaldan a la autoridad. En la oposición insisten en que Romero debe renunciar.

El último escándalo en la Policía Boliviana que vinculó a jefes policiales con el narcotráfico, generó críticas contra Romero. El ministro asegura que fue quien denunció el hecho. El espaldarazo lo dio el presidente Evo Morales, quien señaló que no está en debate la permanencia de Romero en el gabinete.

Su trabajo político en Santa Cruz y los logros de gestión, hacen que Romero sea parte clave en la estructura gubernamental. Es un buen negociador de conflictos, incluso cuando estos no corresponden a su ministerio. Además, es un interlocutor entre el empresariado cruceño y Evo Morales.

El diputado oficialista Édgar Montaño ve en el ministro un ‘intelectual’ con mucha visión en el campo de los movimientos sociales y pueblos indígenas, lo que hace que sea un articulador político con esos sectores. Pero además, tiene buena relación con la clase media y alta del oriente boliviano.

“El ministro Carlos Romero es una pieza clave en Santa Cruz. Tiene mucha experiencia en el trabajo político y mostró los logros en gestión”, dijo Montaño.

Su trayectoria Romero inició su carrera política en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz; allí fue dirigente universitario y luego de titularse en Derecho se trasladó al oriente. Trabajó como responsable del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis) en Trinidad, Beni. Luego fue director nacional de esa ONG y es ahí donde conoció la realidad de los pueblos indígenas de tierras bajas.

Esa vinculación le sirvió en épocas de autoridad. Es uno de los mediadores naturales que tiene el Gobierno para resolver cualquier tipo de conflicto.

El presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob), Pedro Vare, ve en Romero una persona capaz de articular las demandas de la organización con la política del MAS. El dirigente resalta que el ministro tiene contacto permanente con la dirigencia indígena para conocer sus necesidades.

“Él (Romero) tiene demasiada experiencia en la temática indígena. Trabajó varios años y eso es favorable porque conoce nuestras necesidades. Gracias a su ayuda mejoró nuestra organización. Es un nexo con el presidente Evo Morales y tiene mucha capacidad política”, destacó Vare.

La Policía Boliviana atraviesa una crisis institucional. El último escándalo que vincula a jefes policiales con el narcotráfico puso en duda -según dirigentes sindicales- la continuidad de Romero en el gabinete. Evo Morales nunca pensó en removerlo.

El exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) Gonzalo Medina cayó por los nexos con el narcotráfico. El excoronel expresó que era cercano a Romero. Por eso, la oposición pidió la renuncia del ministro.

El senador y candidato presidencial de Bolivia Dice No, Óscar Ortiz, criticó la decisión de Morales de mantener a Romero al frente del ministerio de Gobierno. El opositor señaló que el escándalo de corrupción dañó la imagen de la Policía Boliviana y ve un fracaso en la lucha antidroga.

“Presidente Morales, asuma su responsabilidad y dé la cara ante la opinión pública para explicarle qué va a hacer frente a este nuevo escándalo de infiltración del narcotráfico en la Policía Nacional. La seguridad de las familias bolivianas y del propio Estado está amenazada”, detalló Ortiz.

El expresidente Jorge Quiroga pidió la renuncia de Romero y consideró que el presidente Morales puede ser cómplice en caso de mantener al ministro.

En la estructura del MAS no hay vuelta atrás. Su vicepresidente, Gerardo García, no pone en duda la continuidad de Romero y remarcó que su experiencia política es primordial en la coyuntura electoral. “Es una persona muy cercana al hermano presidente, quien tiene la decisión de mantener o alejar a un ministro. Pero Romero demostró capacidad política y logros de gestión en su carrera”, destacó.

Su trabajo en Santa Cruz

En el MAS-Santa Cruz el apoyo a Romero no declinó. El dirigente campesino Demetrio Zeballos no pone en duda la capacidad de Romero y ve en el ministro una persona que aglutina a todos los sectores sociales.

“El hermano Romero no solo trabaja con los pueblos indígenas, lo hace también con nuestro sector campesino. Además, hace un trabajo con la clase media. Entonces, es vital para el trabajo político en Santa Cruz”, remarcó el dirigente Zeballos.

Ese trabajo también es destacado por el dirigente masista Darwin Choquerive, quien ve a Romero como un “articulador” y la persona encargada de la campaña electoral en Santa Cruz. “Hizo mucho trabajo de gestión durante varios años, pero además es muy importante en Santa Cruz para el partido, ya que es capaz de unir a varios sectores y trabajar a favor de nuestro hermano presidente”, resaltó.

El ministro agradeció la confianza del presidente y recordó que trabajó a favor de los pueblos indígenas antes de que exista el MAS como partido. “Yo soy más antiguo que el MAS. Se hicieron varios intentos para consolidar la personería jurídica del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP) pero la Corte Electoral rechazaba esto bajo cualquier argumento, mi firma fue anulada varias veces”, detalló.

Además, Romero está consciente de su capacidad para resolver conflictos. “Conozco la lógica de los movimientos sociales porque trabajé con ellos. Me ha tocado intervenir tanto desde el punto de vista académico como desde el punto de vista profesional, justo en los temas que constituyen la agenda nacional; es decir, autonomía, constitución, tierras, derechos indígenas, hidrocarburos y minería”, dijo.

Sexo, mentiras y videos: cómo estalló el escándalo narcopolicial

12/05/2019-08:18 Coca Narcotráfico, Seguridad
     

Suen Wang denunció a Guiguita, esposa del capitán de la Policía Boliviana, Fernando Moreira, por haberla agredido. Guiguita difundió videos íntimos de su esposo y Wang.

Esther Guiguita Arteaga tiene antecedentes de narcotráfico.

 

PAGINA SIETE -Fue un escándalo tan sonado, que todos los canales de televisión cruceños acudieron a reportarlo. Y, como uno de tantos líos que la tele se ocupa de registrar para alimentar sus noticieros diarios, aparecieron las declaraciones de Suen Wang, en la puerta de la FELCC, denunciando a Esther (Guiguita) Arteaga, esposa del excapitán de Policía Fernando Moreira, por haberla agredido con una tijera y un palo en la oficina del policía por “celos injustificados”.

No fue la única que declaró. El griterío fue tal que también opinaron otras y otros efectivos del orden que trabajan en la dependencia más importante de lucha contra el crimen de Santa Cruz, y comentaron que Moreira se encerraba en su oficina y realizaba larguísimas fiestas, con mujeres, alcohol y drogas. Y también se conoció que no sólo su despacho, sino toda la estación policial era sede de bacanales en las que participaban, además del excapitán Fernando Moreira, su jefe el excoronel Gonzalo Medina y la plana mayor de las autoridades policiales.

Pero mientras corrían los chismes y se hacían notas para los noticieros sobre el escándalo, la esposa de Moreira, herida en su orgullo, tramaba venganza del marido.

Después de irrumpir por la fuerza en su oficina el 3 de abril de 2019 y presuntamente encontrar a su esposo en situaciones incómodas con su supuesta amante, Arteaga no sólo la sacó a golpes y amenazas de muerte, sino que confiscó el celular de su cónyuge.

Es así que al verse denunciada por la presunta amante  y por varios otros testimonios que daban cuenta de la gresca, optó por lanzar a las redes sociales los videos que detallaban, sin censura alguna, el romance entre Moreira y Wang.

Fue la comidilla de la ciudad durante varios días. Videos con sexo explícito, pero también imágenes de Moreira compartiendo consumo de cocaína en su propia oficina y en otros espacios, fiestas con el alto mando policial y otros circularon por WhatsApp a gran velocidad.

Fue entonces -antes de que el 13 de abril se conociera un audio en el que el coronel Rómulo Delgado reclama al director nacional de la FELCN, Maximiliano Dávila, por su destitución, argumentando que ésta se debería a que él instruyó investigar a dos jefes policiales de Santa Cruz por un caso de narcotráfico- que los ojos de todo el país se posaron en los exoficiales Medina y Moreira.

El 23 del mismo mes ambos fueron aprehendidos para ser investigados por narcotráfico.

Suen Wang  salió a los medios y denunció agresiones.

Fotos comprometedoras

Mientras el chisme se apoderaba de las redes sociales con imágenes que no dejaban nada para la imaginación, Moreira quizás trataba de apaciguar a su esposa, y la presunta amante dejaba el país y del alboroto.

Pero, aunque las aguas se calmaron, fue demasiado tarde, pues los internautas empezaron a indagar en las redes sociales y descubrieron que tanto Moreira como su jefe no sólo participaban de fiestas por todo lo alto, sino que realizaban frecuentes viajes fuera del país. En uno de ellos, el más reciente, posaban en Cartagena de Indias con sus esposas y con Pedro Montenegro, un conocido narcotraficante buscado por Interpol desde 2015, pero que en Bolivia no sólo  gozaba de absoluta libertad y reconocimiento social, sino que se codeaba con la estructura mayor de las fuerzas del orden.

Pedro, amigo íntimo del hijastro del excoronel Medina, Robin Justiniano, había invitado a casi 20 personas con todo pagado a Cartagena para pasar el Carnaval. Las fotos de la diversión del grupo de amigos  también corrieron como pólvora en las redes sociales.

Fue solamente entonces que el rompecabezas tomó forma para el público  y fue evidente la cercanía e intimidad de los jefes policiales con este narco que frecuentaba la estación policial de la FELCC como Pedro por su casa, organizaba fiestas y viajes, y  hasta era condecorado por las autoridades.

Montenegro, que también compartía con Moreira y Medina el gusto por la jarana y las mujeres, no fue denunciado por su propia esposa, pero se conoció al menos una de sus presuntas relaciones “comerciales” con misses y modelos cruceñas.

En el caso que se hizo público, con A.M, no se ha comprobado que mantuvieran otra relación que la personal, pues no se ha constatado ninguna vinculación de ésta con las actividades ilícitas de Montenegro, a excepción de algunos regalos suntuosos  que recibió.

La esposa de Medina también tuvo su momento, cuando   apareció ante las cámaras de los canales locales  pidiendo garantías para ella y su familia, pues temía que ante las revelaciones conocidas y las acusaciones que empezaban a tomar forma  “los colombianos”  pudieran acabar con su vida.

Con la ayuda de las esposas y el impacto de las redes sociales, no era muy difícil atar cabos y determinar el grado de connivencia que habían tenido las fuerzas policiales con el narcotráfico   y cómo la vida de abierto despilfarro y orgía era parte permanente de las dependencias de lucha contra el crimen en la segunda ciudad del país.

Un narco con aspiraciones

Antes de cumplir los 40, Pedro Montenegro, el narco que ha dejado al descubierto la penetración del poder de la droga en las instituciones del orden y las autoridades bolivianas, ya había logrado casi todas sus metas.

No era un empleado más de los cárteles colombianos, era un verdadero “socio” de los mismos y como tal era protegido en el país por “sus amigos”, a quienes generosamente retribuía, y de los cuales recibía reconocimientos que no cualquier ciudadano ostenta.

Auspiciaba fiestas, campeonatos, canchas y viajes; tenía título de abogado en provisión nacional, frecuentaba a los jueces, pues aspiraba a ser uno de ellos y era parte de círculos sociales tradicionales de la sociedad cruceña, a los que había llegado con buen pie: una casa en Las Palmas, en la que incluso tenía discoteca, le daba carta de ciudadanía.

Aunque de su actividad económica sólo se conocía públicamente que tenía una tienda de ropa en el tercer anillo, frente al Hotel Casa Blanca, la vida que llevaba junto a su esposa Jennifer Rodríguez era de absoluto lujo. Vehículos de cientos de miles de dólares (como el Porsche azul de su propiedad que estrelló una joven en estado de ebriedad en el Urubó, sin que se investigue a fondo el caso), fiestas y viviendas suntuosas eran parte de su cotidiano, y sus amistades recuerdan haberse preguntando, sin mayor incomodidad aparentemente, de dónde sacaba tanto dinero.

En contraste, su familia, especialmente su madre, vivían en una modestia que rayaba la pobreza, pues sus amigos dicen que “no era pegado a ellos”.

Amistades que cuentan su vida como una novela, las esposas de los policías que hablan más de la cuenta por celos o por miedo y las redes sociales que encierran todo lo que se puede y no se puede saber, han dibujado el destino de Montenegro, que se entregó ayer a las autoridades, y de los policías que lo auparon. Estos últimos aún guardan muchos secretos que al parecer estarán mejor protegidos en Palmasola, adonde serán llevados, luego de un breve paso por la cárcel de San Pedro de La Paz. Página Siete / La Paz

 

 

Confort, protección policial y relación  con la Justicia

 

OPINION http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/noticias.php?a=2019&md=0512&id=290133

 

FOTO: MIN. GOBIERNO

El extraditable Pedro Montenegro Paz vivió sin mayores sobresaltos a pesar de tener una orden de detención con fines de extradición que nunca se ejecutó. Con protección policial llevó una vida de lujos, continuó con sus negocios vinculados al narcotráfico y se codeó con altas esferas de la institución del orden y de la justicia.

Este sábado 11 de mayo se entregó en la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen en Santa Cruz, llegó con su abogado, tras movilizar intensos operativos de la Policía para su captura durante 27 días, luego que el pasado mes de abril se develó que desde 2015 era buscado por la justicia brasileña acusado por delitos de narcotráfico.

En contra de Montenegro había orden de captura internacional con “sello rojo”, que en Bolivia nunca se activó, por ser parte de una red que envió 1,3 toneladas de droga a Europa. Efectivos de Interpol en el país son investigados porque no se publicó su búsqueda lo que evitó que las instituciones como la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) lo detengan.

Pero su apacible vida terminó, cuando sus protectores, el entonces director de la FELCC de Santa Cruz, Gonzalo Medina y el director de División Propiedades, Fernando Moreira empezaron a ser investigados por sus nexos con el narcotráfico, el hecho se conoció sólo por la filtración de reportes de contacto, un audio y una fotografía.

La publicación de reportes de contacto en los que alertaban sobre el viaje de Medina y Moreira con fines vinculados al narcotráfico, la difusión de un audio de conversación entre el exjefe policial, Rómulo Delgado y el director nacional de la FELCN, Maximiliano Dávila, en el que también se referían a dicha investigación y si ésta había causado el relevo de Delgado, dieron pistas de lo que más tarde sería un escándalo que colocó a la Policía en una de sus peores crisis.

Pero una fotografía dio la pista principal, la imagen mostraba a Montenegro rodeado de un grupo de personas, entre ellos el capitán Moreira, el exagente antinarcóticos Kurt Brun y el hijastro de Medina, Robin Justiniano; el extraditable había pagado un viaje de turismo para 20 personas a Cartagena de Indias, Colombia, para la fiesta de Carnaval.

 

En la primera aparición para referirse al caso, el ministro de Gobierno Carlos Romero, advirtió con investigar a las personas que filtraron el audio y negó que el cambio del excomandante hubiera sido a causa de la investigación de Medina y Moreira.

Confirmó que ambos viajaron fuera del país en el mes de marzo, no obstante, dijo que habría que probarles que esos viajes fueron con fines ilícitos. Es más, manifestó que había conversado con el entonces jefe de la FELCC quien había negado las sindicaciones.

El titular de Gobierno dejó en manos de la Inspectoría la investigación, sin embargo, ante la evidencia de la fotografía y otros elementos, el 15 de abril se dispuso la destitución de Medina y Moreira, seis días después del escándalo el Ministerio Público resolvió investigarlos de oficio por los delitos de tráfico de sustancias controladas, asociación delictuosa e incumplimiento de deberes.

La Fiscalía procedió a su aprehensión y pidió la detención de ambos, estuvieron en celdas policiales por seguridad, esta semana fueron trasladados al penal de San Pedro, pero la defensa apeló para que su detención la cumplan en la cárcel de Palmasola en la ciudad de Santa Cruz.

Fue el inicio que permitió destapar las relaciones de un acusado de narcotráfico con jefes policiales, de cómo las instituciones terminaron favoreciendo y facilitando la permanencia de Montenegro en el país, sin que nadie alerte sobre su situación irregular.

Montenegro no solo se paseaba por las instituciones como pedro por su casa, incluso la FELCC le reconoció su “apoyo” en actos oficiales, Medina llegó al extremo de extender un certificado solicitando a las autoridades brindar su apoyo para otro sujeto vinculado al narcotráfico y buscado desde 2011, Ruddy Sandoval.

 

El negocio visible de Montenegro era la venta de ropa, sin embargo, ostentaba y vivía con gran confort. Los 52 allanamientos dejaron en evidencia que contaba con siete bienes inmuebles valorados en $us 3 millones, 45 entre cuadratrak y motocicletas por un valor de $us 800.000 y tres vehículos por $us 300.000, haciendo un total de $us 4.100.000.

 

Entre los operativos se pudo identificar una lujosa quinta con vivienda, cancha, piscina, parque infantil, parrilleros y un extenso jardín con árboles frutales; además de un edificio de cinco pisos ubicado en la calle Esmeralda.

 

Mientras la residencia donde habitaba ubicada en La Palmas contaba con gimnasio, piscina, vestidores dobles en las habitaciones, camas enormes, un living comedor con una mesa de vidrio, sillas blancas, enormes jarrones y lámparas de estilo barroco, además de una piscina.

 

Una de sus últimas manifestaciones de opulencia fue la celebración de su cumpleaños, el 26 de marzo, estuvieron invitadas 300 personas, entre ellas: jefes policiales y autoridades judiciales, según publicó El Deber.

 

La FELCN detectó al menos 28 personas que conformarían la red de “narcovínculos” que operaba en torno a Montenegro, a través de siete policías que cuidaban sus espaldas y además eran parte de las actividades ilícitas del narcotráfico, un magistrado del Tribunal Constitucional Plurinacional, un vocal y un juez del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz que están siendo indagados.

 

La red estaba encabezada presuntamente por Gonzalo Medina, Fernando Moreira, Kurt Brun que se constituía en la línea policial de protección a Montenegro, además del hijastro del exjefe de la FELCC de Santa Cruz, Robin Justiniano.

 

En el ámbito judicial y de quienes se sospecha que influenciaban en su proceso judicial se encuentran el vocal Darwin Vargas, una funcionaria del Consejo de la Magistratura en Beni, el magistrado del TCP, Gonzalo Hurtado (antes fue ministro del Tribunal Supremo de Justicia) y el juez de sentencia, Juan José Paniagua.

 

La guerra encarnada entre grupos policiales

El caso también ha desvelado las pugnas entre grupos policiales. Una estructura hasta ahora “delictiva” de Medina incrustada en la FELCC en Santa Cruz vinculada a Montenegro y otro grupo en el Centro Especial de Investigación Policial que llevó adelante un operativo irregular de incautación de droga que en los hechos se convirtió en un “volteo” de droga.

Quizás nada de esto se hubiera conocido, si Medina ya en una complicada situación no hubiera denunciado que un grupo de efectivos del CEIP con uniforme de otra unidad, realizaron un operativo de incautación de 35 kilos de droga y que en realidad se constituyó en un “volteo”.

La FELCN se enteró después del operativo e inició las investigaciones pues durante seis días hicieron desaparecer la mercadería y luego informaron que no se trataba de droga sino de estuco. El director de la FELCC en Santa Cruz, Jhonny Aguilera, calificó la situación de irregular y aseguró que amerita un proceso penal.

Cuatro efectivos fueron detenidos por la incautación anómala, tres de cuatro son agentes casi novatos en el ejercicio de la función policial, apenas habían ingresado al CEIP, de la mujer era prácticamente su primer operativo.

¿Por qué Medina permaneció en la FELCC por casi tres años?

Varias preguntas siguen en el limbo para entender el por qué las instituciones del Estado boliviano no reaccionaron y no alertaron de la presencia y operaciones de Montenegro, qué poder tenía Medina para llegar hasta el límite de proteger con la institución del orden a un narcotraficante.

¿Hasta qué niveles institucionales se incrustó el narcotráfico en el Estado? ¿Qué medidas asumió la FELCN desde que inició las investigaciones a Medina el año pasado, más aún cuando sospechaban de sus viajes desde el 2017 y que presuntamente transportaron junto a Moreira 400 kilos de droga?

¿Cuándo (fecha) se enteró Romero que el jefe de la FELCC cruceña y el jefe de la División Propiedades estaban siendo investigados? ¿A lo largo de los tres años en que Medina estuvo al frente de la lucha contra el crimen en Santa Cruz, el titular de Gobierno no tuvo ninguna alerta de las operaciones irregulares?

¿Por qué Medina era ratificado en el cargo?, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró que no decidió la permanencia del exjefe policial en la FELCC, y atribuyó esas decisiones al Comandante de la Policía Boliviana.

Sin embargo, la orden de destinos en la que se define que Medina se quede en el cargo fue firmada por Romero. El exjefe policial en sus declaraciones en el Ministerio Público aseguró que su designación tenía un carácter político.

Poco después circuló un video en el que Romero destaca y elogia la labor de Medina, señala que es la única dirección que se mantendrá por los resultados efectivos de la lucha contra el crimen.

La oposición ha cuestionado la política de lucha contra el narcotráfico en el país, ha pedido que el presidente Evo Morales destituya a Romero por el fracaso y el escándalo de los “narcopolicías”, pero el Jefe del Estado ha ratificado su confianza en el titular de Gobierno.

Tras la detención de Montenegro, el Ministerio Público anunció que será imputado, no obstante, las autoridades también señalaron que sobre el acusado de narcotráfico existe una orden de detención con fines de extradición, porque Brasil ha requerido al sujeto para juzgarlo por delitos de narcotráfico

A casi un mes de búsqueda, este sábado Montenegro se entregó, según las autoridades porque estaba cercado, además que se había planteado una medida para la custodia de sus hijos, toda vez que los padres eran buscados por la justicia, lo que habría presionado a que se entregue.

Atrás