Una lección de geografía

Pablo Cingolani

Publicado el: 11 marzo, 2019 1 min. + - Imprimir

Un paisano me dijo que allá arriba –Pantini arriba- hay una laguna y un camino y que el camino trepa y luego baja hasta Umapalca

¿O sea que da la vuelta el camino?―le pregunté con ansia. Pantini es un lugar hermoso: está lleno de sauces y de montañas más verdes aún que los árboles. Es un sitio apacible: hay maizales y pájaros. Es otro extramuros de La Paz en medio de la serranía de Aruntaya. Yo creía que el camino –lo había visto a la distancia pero no sabía hacia donde llevaba- trepaba a la puna y de ahí se perdía hacia otra serranía, la Murillo, quizás hasta encontrar Hampaturi. Conjeturas que el paisano me despejó sentencioso:

―Es un camino todo roto. Por las lluvias…pero sale a Umapalca y de allí a Huayllani…

Huayllani es otro lugar –ya urbanizándose- que está justo debajo de donde vivo

Pensé cómo es que uno aprende geografía, toponimia y tantas cosas: hablando con el pueblo

Eso nunca falla. Los libros pueden estar equivocados pero lo que te asegura un paisano, eso no, eso nunca.

Pablo Cingolani

Atrás