Oropeles/

Lagerfeld, el káiser que resucitó a Chanel

Publicado el: 19 febrero, 2019 10 min.    + -   
Karl, en 1987, posa con una tijeras en su estudio en marzo de 1987 (Photo by PIERRE GUILLAUD / AFP) — Arriba: Lagerfeld durante la Paris Fashion Week en octubre del 2018 (REUTERS/Stephane Mahe/File Photo)

Karl Lagerfeld, director creativo de la maison Chanel y Fendi, ha fallecido a los 85 años en París. El pasado lunes fue hospitalizado de urgencia. El diseñador ya no acudió al último desfile de Chanel del pasado enero, la primera vez en toda su carrera. En su lugar le substituyó Virginie Viard, su nueva sucesora.

Conocido como el káiser de la moda, el diseñador llevaba 35 años al frente de Chanel con una trayectoria tan brillante como llena de polémicas. Nació en 1933 en el seno de una familia noble, en un pequeño pueblo de unas 4.500 hectáreas al norte de Alemania. Pronto dejaría aquella vida rodeado de granjeros para trasladarse a París, en busca de un futuro a la altura de sus expectativas.

 

 

Lagerfeld saluda al público después del desfile de Chanel otoño-invierno 1984(Photo by PIERRE GUILLAUD / AFP)

Lagerfeld saluda al público después del desfile de Chanel otoño-invierno 1984(Photo by PIERRE GUILLAUD / AFP)

Tras dos años en la capital francesa ya posaba con quien se convertiría en su gran rival, un joven diseñador argelino llamado Yves Saint Laurent, -tal y como explica Alicia Drake en The Beautiful Fall donde narra la relación entre ambos diseñadores-. Juntos compartieron podio del premio International Wool Secretariat, Yves como ganador del primer y tercer puesto en la categoría de vestidos y Karl en el primero en la categoría de abrigos.

Esto le valió un puesto como asistente junior en Pierre Balmain, una de las firmas de alta costura más prestigiosas del mundo. Allí comenzaría la carrera imparable de el “Michelangelo” de la moda. A los pocos meses ya le nombraron aprendiz de Balmain, aunque él detestaba ese apelativo: “No nací para ser asistente”, decía.

Tras dejar Balmain, pasaría por House of Patou, Chloé, hasta llegar, en 1967, a Fendi, como director creativo de la línea de ropa, accesorios y complementos de piel, un trabajo que duró hasta día de hoy. Pero lo que aquel niño “demasiado exótico” que andaba algo corto de vista y recortaba las siluetas de las revistas de moda nunca llegó a pensar es que acabaría liderando y resucitando una firma con tanta historia como Chanel.

El diseñador reajusta un diseño antes de presentar su primera colección primavera-verano de Chanel en 1983. (Photo by PIERRE GUILLAUD / AFP)

El diseñador reajusta un diseño antes de presentar su primera colección primavera-verano de Chanel en 1983. (Photo by PIERRE GUILLAUD / AFP)

“Cuando entré en la Maison nadie quería ponerse su ropa ni llevar sus accesorios. Nadie vestía de Chanel. Así que me lo tomé como un reto”, explicó el alemán cuando tomó las riendas en 1983. Los dueños lo dieron carta blanca para crear algo que funcionase y allí demostró su genialidad absoluta.

El kaiser supo cómo adaptar el lujo sofisticado a los nuevos tiempos sin perder la esencia y los valores que dejó su fundadora, Coco Chanel. Introdujo novedades vanguardistas, desde minifaldas, pantalones repletos de paillettes, el plástico en los complementos, así como una línea más urbana pensada para la generación millennial. Lagerfeld entendía que la supervivencia pasaba por abrazar a las nuevas generaciones.

Karl Lagerfeld junto a Cara Delevingne en 2014. REUTERS/Benoit Tessier/File Photo

Karl Lagerfeld junto a Cara Delevingne en 2014. REUTERS/Benoit Tessier/File Photo

Fotógrafo de las campañas de Chanel, así como artífice de editoriales para revistas como Vogue, Harper’s Bazaar o Visionarie, lideró la edición de 2011 del prestigioso calendario Pirelli. También era un gran apasionado de la lectura, una de sus principales fuentes de inspiración a la hora de crear sus colecciones. “Dispone de una cultura a la antigua que los demás no tienen, una sed de conocimiento que ha formado su espíritu. Puede leer un libro sobre el siglo XVIII e imaginar cuatro colecciones a partir de dos o tres páginas.”, dijo el historiador de moda Olivier Saillard en una entrevista con El País.

Su imagen como seña de identidad

Gafas de sol oscuras, pelo recogido en una coleta muy tirante, traje oscuro, camisa blanca y guantes de cuero. Esta imagen se ha convertido en la seña de identidad de Lagerfeld y en una marca registrada -su silueta forma parte del logo de la marca que lleva su propio nombre-.

La imagen del diseñador sufrió una metamorfosis y pasó de tener unos kilos de más a una delgadez extrema. “Lo hice para poder vestir los trajes de Hedi Slimane”, decía. Muchos aseguraban que tenía “gordofobia” ya que, al ser preguntado por la anorexia en la moda, dijo: “Las madres gordas que se sientan frente al televisor con sus bolsas de patatas fritas son las que dicen que las modelos delgadas son feas…pero nadie quiere ver mujeres gordas”.

La silueta de Karl Lagerfeld. (Photo by Caroline Seidel / DPA / AFP) / Germany OUT
La silueta de Karl Lagerfeld. (Photo by Caroline Seidel / DPA / AFP) / Germany OUT (Caroline Seidel / AFP)

 

Odio a la gente fea”: las frases políticamente incorrectas

Además de su trayectoria en Chanel y Fendi, el diseñador alemán era conocido por generar controversia y los llamados “karlismos”, declaraciones polémicas que solía lanzar con el rostro impávido

Karl Lagerfeld

Karl Lagerfeld no sólo fue el “káiser” de la moda; también era conocido por su lengua viperina y su ingenio.

El diseñador alemán, que murió este martes a los 85 años, nunca dejó de decir lo que pensaba, no sólo sobre la industria de la moda sino también de la vida, la modernidad, el amor y la política.

A continuación, algunas de sus frases más memorables:

– Sobre sí mismo –

“Definitivamente tengo los pies en la Tierra. Pero no en esta Tierra”

– En pijama –

“Todos deberían irse a la cama vestidos como si tuvieran una cita en la puerta”

– Sobre el clímax en un desfile de modas –

“Soy una ninfómana de la moda que nunca tiene un orgasmo”

– Sobre los intelectuales –

“Odio las conversaciones intelectuales con intelectuales porque sólo me importa MI opinión”

– Sobre la cantante Adele

“Es demasiado gorda”

– Sobre Lady Di

“Es guapa y dulce, pero tonta”

– Sobre Pippa Middleton

“Es más linda de espaldas que de cara”

– Sobre Meryl Streep

“Esa tacaña…” (la acusó de haberle pedido dinero por vestir uno de sus diseños)

– Sobre las “selfies” –

“Masturbación electrónica”

– Sobre sus gafas de sol –

“Son mi burka… Soy un poco miope, y la gente, cuando es miope, se quita las gafas y luego parecen perritos lindos que quieren ser adoptados”

– Sobre la vanidad –

“La vanidad es la cosa más saludable de la vida”

– Sobre el aprendizaje de idiomas –

“Cualquiera que no sea por lo menos trilingüe es un campesino”

– Sobre la fotografía –

“Lo que me encanta de las fotografías es que capturan un momento que se ha ido para siempre, imposible de reproducir”

– Sobre la creatividad –

“La gente que hace un trabajo que dice ser creativo tiene que estar sola para recargar sus baterías. No se puede vivir las 24 horas del día en el centro de atención y seguir siendo creativo. Para gente como yo, la soledad es una victoria”

– Sobre el perdón –

“El perdón es demasiado fácil. Puedo olvidar por indiferencia, pero no perdonar. Prefiero la venganza”

– Sobre Andy Warhol –

“No debería decir esto, pero físicamente era bastante repulsivo”

– Sobre los hombres bajos –

“Odio terriblemente a los hombres bajitos y feos… las mujeres pueden ser bajitas, pero para los hombres es imposible. Es algo que nunca perdonarán en la vida… son malos y quieren matarte”

– Sobre Chanel –

“Lo que hago, Coco lo habría odiado. La marca tiene una imagen y me toca a mí actualizarla. Hago lo que ella nunca hizo. Tuve que pasar de lo que Chanel era a lo que debería ser, podría ser, lo que había sido para otra cosa”

– Sobre su secreto –

“Soy una especie de vampiro, chupando la sangre de otras personas”

– Sobre los niños –

“Tener hijos adultos te hace parecer de 100 años. No quiero eso”

– Sobre el amor –

“El único amor en el que creo es en el amor de una madre por sus hijos”

– Sobre la profesión más antigua –

“Estoy a favor de la prostitución. Admiro a la gente que lo hace. No puede ser muy divertido. Gracias a Dios por ello. La gente necesita alivio o se convierten en asesinos. La frustración es la madre del crimen, así que habría mucho más crimen sin prostitutas y sin películas porno”

– Sobre las personas con problemas estéticos –

“Odio a la gente fea. Son muy deprimentes”

– Sobre los hombres rusos –

“Si fuera una mujer rusa sería lesbiana. Los hombres rusos no son guapos”

– Sobre la jubilación –

“¿Por qué debería dejar de trabajar? Si lo hago, moriré y todo se acabará”

– Sobre la homosexualidad –

“Cuando le pregunté a mi madre qué era la homosexualidad, me dijo que era el color de tu pelo, y tenía razón. No es nada”

– Sobre los guantes –

“Cuando tenía 14 años, quería fumar porque quería parecer mayor. Pero mi madre me dijo: ‘No deberías fumar. Tus manos no son tan bonitas y eso se nota cuando fumas'”

– Sobre los sombreros –

“Mi madre solía decir: ‘No deberías usar sombreros. Pareces una vieja lesbiana’. ¿Le dices esas cosas a los niños? Era muy graciosa, ¿no?”

– Sobre ropa deportiva –

“Quienquiera que use pantalones para correr ha perdido el control de su vida”

– Sobre ser una leyenda –

“Sentido del humor y un poco de falta de respeto: eso es lo que se necesita para que una leyenda sobreviva”

– Sobre el exceso de trabajo –

“No podemos hablar de sufrimiento. La gente compra vestidos para ser feliz, no para oír hablar de alguien que sufrió por un pedazo de tafetán”

– Sobre los teléfonos móviles –

“Envío mensajes. No soy una camarera a la que puedas llamar en todo momento. Hoy en día, la mayoría de la gente actúa como si trabajara en una centralita de un hotel”

– Sobre la creación –

“Tengo una especie de Alzheimer para mi propio trabajo, lo que creo que es algo muy bueno. Hoy en día demasiada gente recuerda lo que hizo – simplemente olvídalo todo y empieza de nuevo”

– Sobre Angela Merkel y los refugiados –

“[Merkel] ya había aceptado a millones [de inmigrantes], que estaban bien integrados y que trabajaban. No tenía necesidad de echarse encima a un millón más, solo para tener una imagen adorable tras haber parecido una madrastra durante la crisis griega. La hija de pastores vuelve a aparecer”.

– Sobre el Holocausto y los refugiados

“Aunque hayan pasado décadas, no se puede matar a millones de judíos para luego hacer venir a millones de sus peores enemigos”.

– Sobre Francois Holande, ex presidente de Francia

“Es un imbécil”

– Sobre Dominique Strauss-Kahn, ex presidente del FMI acusado de abuso sexual

Atrás