21 F y TdP 04

Sobre usos y modo de empleo del Derecho

Javier Medina

Como se sabe existe el Derecho Positivo y el Derecho Cosuetudinario. Uno privilegia la escritura y el otro la oralidad; uno activa la Inteligencia racional y el otro la Inteligencia emocional. Los occidentales tienden a actualizar el lóbulo neural izquierdo: el Derecho Positivo y a potencializar el lóbulo neural derecho: el Derecho consuetudinario. Los amerindios tienden a semi actualziar y semi potencializar a uno y otro, según contextos y necesidades (Lupasco y Nicolescu).

He aquí el guión, desde una visión cuántica del Derecho.

Los bolivianos interpretan el TdP 04 desde la Inteligencia emocional y el Derecho consuetudinario: las conversaciones y emociones (Humberto Maturana) que circularon entre ambos países en el último siglo. Los chilenos lo interpretan desde la Inteligencia racional de lo que fue escrito; se escribe para que el Tiempo no vuelva a fojas cero lo robado y apropiado por los vencedores. Siguen a Anaximandro. Los bolivianos a Heráclito: “Todo fluye”. Todo es revisable porque el Espacio-Tiempo es relativo (Einstein). Lo magistral de la demanda boliviana presentada a La Haya es que conjuga las dos energías: las conversaciones de ambos países: lo emocional, con una implacable traducción, minimalista, al lenguaje positivo: lo racional.

He aquí, desde el punto de vista lógico, el intríngulis que estamos dramatizando.

Observemos, ahora, los usos del Derecho.

El método positivo, que privilegia la “cosa en sí”: Kant, facilita cerrar los ojos a cómo surgió el embrollo. En un caso: la invasión, robo y pillaje de los recursos naturales del Litoral, por parte de los ingleses, con los chilenos como sus cipayos políticos. En el otro, el montaje de una telenovela chicha, con mentiras, insultos, ofensas y adobada con energías libidinosas. En un caso, pues, activación de las energías sacrificiales: sangre: guerra. En el otro: activación de las energías hierogámicas: semen: la construcción y sacrificio de un Niño imaginario. (Sobre esta teoría hermenéutica del Algoritmo hierogámico-sacrificial, véase ni texto: Abraham/Sarah. Regreso a las raíces del Monoteísmo patriarcal con contrapunto animista. La Paz, 2018).

Moraleja. Es muy feble construir y absolutizar un Punto: Tratado o Referendo y hacerse el loco sobre las circunstancias de su fabricación y puesta en escena: Red: entorno.

Lo deseable es que activemos ambos lóbulos cerebrales para pensar y, en consecuencia, actuar adecuadamente.

Los chilenos no deben olvidar la guerra de pillaje previa y los del 21 F la guerrilla obscena que montaron para influir en el ánimo de los votantes. “Legalidades” muy espurias y vulnerables, como puede verse. No es buen camino hacer política sobre bases tan deleznables, ni a la corta ni a la larga.

Yapa. Un proceso político, como el del MNR, 1952, y el del MAS, 2006, no es inteligente entenderlos en tramos de 5 años, sino en ciclos de por lo menos 50 años. De otro modo el neo falangismo católico, con aires de Tea Party, que vuelve a emerger, se volverá a equivocar.

¿Qué significa ubicarse en un proceso político? Apropiarse del Ajayu del Cambio y trascenderlo.

Por ejemplo; una medida anti capitalista y pro Vivir Bien: las deudas fiscales de los bolivianos se extinguen automáticamente cuando entran en la tercera edad.

Toda la Partida del Presupuesto, en materia social, se focaliza en atender a todos los bolivianos desde el momento de su concepción hasta los 5 años.

Los subsidios a la agroindustria pasan a fomentar la agricultura urbana y la agricultura familiar.

El Estado financia, con créditos blandos, paneles solares a todas las casas; nos auto abastecemos y vedemos los excedentes a la red interconectada.

Drenar las capitales departamentales hacia las capitales municipales. “Las luces de la ciudad” ya han llegado al campo, gracias a la Participación Popular y al Evo Cumple.

Todos precisamos de una smart democracy: Estado de Derecho/Ayllu consuetudinario, Separación de Poderes/Ayni, Tecnocracia meritocrática/Diakonia voluntaria. Dicho a la boliviana: una Ch´uyma Democracia biocultural y digital.

 

 

Atrás