(Cambio).- La analista Helena Argirakis advirtió ayer que la derecha radical en el país se rearticula con asesoramiento directo de extranjeros para desgastar la legitimidad del Estado Plurinacional, a través de una agenda territorial por el control de los recursos naturales.

Sobre las causas de la radicalización de medidas de presión por parte del Comité Cívico de Chuquisaca, que exige regalías por el pozo gasífero Incahuasi, explicó que desde inicios de 2018 se observó el giro en la conducta de la oposición con una “injerencia más directa de actores internacionales”, repitiendo el patrón de alianzas territoriales a través de viejos actores políticos.

“Llama la atención que luego de agotada la agenda política, en determinado momento se vuelve a replantear sobre otra arista y otros argumentos la misma agenda territorial regional para buscar el control de los recursos naturales, con el propósito de generar desgaste al Gobierno y a la legitimidad del Estado Plurinacional”, aseguró la analista a la Red Patria Nueva.

Argirakis recordó que desde hace más de 15 años bloques políticos se articularon a través de un bloque cívico prefectural autonomista que impulsa acciones violentas, discriminatorias y racistas, al margen de la institucionalidad, para alcanzar sus reivindicaciones, pero que fue derrotado en su momento producto de un golpe de Estado fallido.

“Es importante recordarlo porque básicamente hay la rearticulación de esos mismos actores en torno a una nueva agenda política territorial regional, que es novedoso porque cuenta con asesoramiento directo de actores extranjeros”, insistió.

Explicó que más allá de la legitimidad o no de la demanda por regalías en Chuquisaca, el fin es la búsqueda de una agenda política paralela que es el desgaste del Gobierno y el desconocimiento del Estado Plurinacional.

“Hay diferentes niveles sobre los cuales se puede leer este conflicto, que está tomando importancia sobre el tema de la territorialización y lo regional, que son permanentes y constantes por parte de la oposición. Vuelven a cobrar importancia de una manera similar a la que tuvieron hace 10 años”, precisó.

Señaló que a eso responde la conducta del gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, porque en la supuesta discrepancia por regalías no se enfrenta con su par de Chuquisaca, sino con el Gobierno en su afán de mostrarlo como responsable.

Vargas: Los cívicos buscan desestabilizar

El viceministro de Autonomías, Gonzalo Vargas, denunció ayer que cívicos de Chuquisaca buscan desestabilizar al gobernador Esteban Urquizu y al alcalde Iván Arciénega en su afán de desprestigiar la administración del presidente Evo Morales.

“Consideramos que por detrás está este objetivo de desestabilizar al Gobierno Departamental, en el caso de Chuquisaca, y desprestigiar al Gobierno nacional, que más bien se ha ceñido a la norma”, declaró a la Red Patria Nueva.

Señaló que la anunciada radicalización de medidas de presión prueba que no le interesa la reivindicación por la que se movilizó la población chuquisaqueña, sino intereses políticos que perjudican el desarrollo del departamento.

Lamentó que se haya recurrido a la mentira para desinformar a la población con la pérdida territorial en el proceso de delimitación.