(ABI).- El presidente Evo Morales pidió  al Consejo Nacional de Reivindicación Marítima invitar a expresidentes, excancilleres, autoridades y dirigentes de organizaciones sociales para formar la delegación de al menos 30 personas que participará de las audiencias orales de la demanda marítima instaurada contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, etapa que se desarrollará del 19 al 28 de marzo próximo.

Morales, en conferencia de prensa en Palacio Quemado, después de sostener una reunión con ese consejo, explicó que 15 de esas “30 personas” requeridas “por normas de la CIJ” corresponden al equipo jurídico nacional e internacional y el restante grupo será formado mediante invitaciones.

“Quiero decirles hermanos de la prensa he pedido al Consejo de Reivindicación Marítima invitar a nuestros expresidentes de Bolivia, algunos excancilleres, algunos hermanos de movimientos sociales, algún gobernador para conformar esa delegación”, indicó.

En esa reunión participó el agente boliviano Eduardo Rodríguez Veltzé; el coagente y embajador ante la Organización de Naciones Unidas, Sacha Llorenti; el canciller Fernando Huanacuni; y el ministro de Justicia, Héctor Arce.

Bolivia instauró en 2013 una demanda contra Chile ante la CIJ para que cumpla ofrecimientos hechos a lo largo de la historia para negociar una salida soberana al océano Pacífico, que le fue arrebatada tras una invasión y guerra en 1879.

El mandatario destacó la adhesión de diferentes instituciones y organizaciones sociales a las denominadas “jornadas por el mar” con la entrega de banderas de reivindicación marítima de amplias dimensiones.

Bolivia prevé realizar un histórico “banderazo” el próximo 10 de marzo para recordar la historia y acompañar la etapa de los alegatos orales en la CIJ.

Por otra parte, el presidente dijo que por la tarde sostendrá otra reunión con el Consejo Nacional de Reivindicación Marítima para revisar los argumentos de Bolivia sobre el origen de las aguas del manantial Silala.

Bolivia prepara la contramemoria de la demanda por las aguas del Silala que Chile instauró en la CIJ en 2016, razón por la que recoge insumos para elaborar los argumentos correspondientes para su defensa.

Chile pretende que La Haya declare que el Silala es un río compartido, mientras Bolivia sostiene que sus aguas nacen de un manantial en su territorio.

“Fue una interesante reunión gracias a todo el equipo de trabajo, el equipo jurídico nacional e internacional; sin embargo, quiero decirles que esta tarde se va a continuar con el tema de Silala”, aseguró.

MINISTERIO DE COMUNICACIÓN

El Ministerio de Comunicación se adhirió  a las denominadas “jornadas por el mar” con la presentación de una bandera de 50 metros de largo y 3 de ancho en la histórica plaza Murillo de la ciudad de La Paz, sede del poder Legislativo y Ejecutivo de Bolivia.

Esa actividad contó con la presencia de la ministra Gisela López; la viceministra de Gestión Comunicacional, Rossío Pimentel; la viceministra de Políticas Comunicacionales, Paola Gonzales; y funcionarios de esa cartera de Estado.

“Hemos querido, a iniciativa de los compañeros trabajadores, elaborar también nuestra bandera. Los hacemos con mucho civismo y compromiso y creemos que el país entero debe sumarse a esta causa. Debe haber un compromiso cívico con la patria”, dijo López.

La Ministra de Comunicación consideró que el país enteró debería estar ya en vigilia con ese tipo de iniciativa frente a la fase de alegatos orales de la demanda marítima boliviana instaurada contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Bolivia instauró en 2013 una demanda contra Chile ante la CIJ para que cumpla ofrecimientos hechos a lo largo de la historia para negociar una salida soberana al océano Pacífico, que le fue arrebatada tras una invasión y guerra en 1879.

“Deseamos que se haga justicia a una demanda histórica. Invitamos a la población, decir que esta iniciativa no tiene un color político y más bien tiene un fin cívico e histórico”, manifestó.

Bolivia prevé realizar un histórico “banderazo” el próximo 10 de marzo para recordar la historia y acompañar la etapa de los alegatos orales en la CIJ.