Sectores sociales de Bolivia anunciaron una gran movilización el próximo 21 de febrero con el fin de defender el proceso democrático y denunciar una descomunal campaña de mentiras y difamaciones de grupos opositores –apoyados por intereses foráneos y coloniales- en contra de las transformaciones económicas y sociales que se registran en el país.

 El dirigente de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), Rodolfo Machaca, quien es ex representante de la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), informó que la oposición sigue un plan estratégico dirigido por el exministro de Gobierno y prófugo de la justicia, Carlos Sánchez Berzaín, para desestabilizar la democracia y evitar la repostulación del presidente Evo Morales en las elecciones de 2019.

 “El objetivo central (de la campaña opositora) es sembrar una serie de mentiras sobre el pueblo boliviano y contra esto todas las organizaciones sociales en el país estamos organizándonos precisamente para poder decir la verdad la pueblo”, sostuvo el dirigente. 

 Por su lado, el dirigente Hilarión Mamani explicó que tras evaluar la coyuntura política, los sectores sociales evidenciaron la campaña de falacias, acusaciones sin fundamento por parte de la oposición por lo que convocó  “a todas las organizaciones del país a una concentración masiva” el próximo 21 de febrero de 2018.

En diciembre del año pasado, el entonces ministro de la Presidencia, René Martínez, identificó una “trilogía conspirativa” conformada por intereses conservadores vinculados a Estados Unidos, la oligarquía chilena y la derecha boliviana, que desplegó un plan de desestabilización contra el Gobierno.

La campaña de mentiras, según el ministro Martínez, se desató luego de conocido el fallo constitucional de habilitación de autoridades nacionales, departamentales y municipales a una repostulación.

El 8 de enero, el propio presidente Evo Morales denunció que la oposición implementó una campaña de ‘mentiras’ en su contra tal como hizo para el plebiscito del 21 de febrero de 2016.

“La mentira del 21F de 2016. Ahora (son) las mentiras del Código Penal, al 2018, pero no van a ganar, porque somos un pueblo organizado para defender la revolución democrático cultural”, declaró entonces.