La ministra de Salud, Ariana Campero, aclaró en Red Uno que los médicos cubanos que llegan al país son relevo de los galenos de la Brigada Médica de Cuba que ya cumplió su misión en Bolivia. “Cada cierto tiempo llegan nuevos colaboradores, no es que se han traído más médicos cubanos”, precisó.

“Desde el 2006 hay Brigada Médica Cubana acá, y los colaboradores no están 12 años, están ciertos tiempos, dos, tres años y cambian, es un relevo”, explicó e insistió en que “es el mismo número que siempre existió en la Brigada Médica Cubana”.

Campero informó también que los médicos cubanos no están trabajando en las ferias de salud atención habilitadas por el Gobierno como emergencia del paro médico, que ingresó ya a su día 27. “En este caso (los médicos cubanos) no (participan), específicamente no, pero nosotros estamos convocando a especialistas de las cajas que sean voluntarios, incluso algunos médicos me escriben a mi whatsapp, ‘ministra yo soy voluntaria si quiere yo asisto a las ferias de salud’, a las consultas externas”, añadió.

DENUNCIAS POR EL CIERRE DE FARMACIAS

El Ministerio de Salud habilitó la línea gratuita 800-10-0070 para denunciar el cierre de farmacias en el país en apoyo al paro médico y en rechazo a la aprobación del artículo 205 del nuevo Código Penal, que sanciona la negligencia profesional en el ámbito de la salud.
“No pueden parar sin ningún permiso las farmacias, son servicios de salud”, advirtió la ministra de Salud, Ariana Campero, en una entrevista con el canal privado Cadena A.
Esa autoridad -según el reporte de ABI- pidió a la población tomar fotografías para respaldar las denuncias y sancionar a los propietarios de las farmacias con la clausura y la pérdida del permiso de funcionamiento.
Los afiliados a la Asociación de Profesionales Propietarios de Farmacias determinaron cerrar sus establecimientos este martes y sancionar económicamente a quienes incumplan esa disposición.
Los médicos acatan un paro indefinido desde el 23 de noviembre en rechazo al artículo 205, que supuestamente criminaliza la profesión; también se oponen al funcionamiento de la Autoridad de Fiscalización y Control del Sistema de Salud, creada por decreto.