(ABI) El gobierno de Brasil se sumó el martes con la firma de un memorando de entendimiento al proyecto más grande de integración de la región: el Corredor Ferroviario Bioceánico, propuesto por Bolivia, que unirá el Atlántico con el Pacífico y que demandará una inversión de más de 10.000 millones de dólares.

El documento fue firmado por el ministro de Obras Públicas de Bolivia, Milton Claros, y de Transporte de Brasil, Mauricio Quintella, en presencia de los presidentes Evo Morales y Michel Temer, en el Palacio de Planalto.

BIENESTAR DE BOLIVIA

Morales afirmó que el bienestar de los pueblos de Bolivia y Brasil se anteponen a las diferencias ideológicas que tiene con su homólogo Michel Temer, con quien se encontró esta jornada después de dos reuniones canceladas por problemas de salud del mandatario brasileño.

“Pese a nuestras diferencias programáticas, ideológicas, tenemos la obligación de trabajar para bien de nuestros pueblos”, dijo el mandatario boliviano, aliado de la presidenta destituida de Brasil, Dilma Rousseff.

Según varios analistas, las relaciones entre ambos países se tensionaron después que Temer llegó al poder en mayo de 2016 y Morales rechazó un golpe parlamentario contra la mandataria socialista.

Tras el enfriamiento de ese hecho, los  gobiernos de Morales y Temer retomaron una agenda bilateral marcada por la compra y venta de gas natural, urea y electricidad, además del proyecto del tren bioceánico para unir los puertos de Brasil, en el Atlántico, y de Perú, en el Pacífico, a través de territorio boliviano.

“Como países vecinos y hermanos, tenemos la obligación de compartir lo poco que tenemos como Bolivia”, declaró Morales a la radio estatal Patria Nueva antes de iniciar la reunión con su par brasileño en el Palacio de Planalto.

El Primer Mandatario añadió que Bolivia busca el apoyo de Brasil para mejorar la transferencia tecnológica dirigida al sector agrícola e industrial, entre otros.

 

INTEGRACIÓN COMERCIAL, ENERGÉTICA Y DE TRANSPORTE

El Gobierno de Bolivia y los estados brasileños del Acre, Rondonia, Mato Grosso y Mato Grosso del Sur acordaron el martes en Brasilia crear cuatro comisiones de trabajo para impulsar un plan de integración comercial, energética y de transporte, además de revisar políticas sociales, informó el presidente Evo Morales

El jefe de Estado y las autoridades de esas regiones brasileñas fronterizas con Bolivia sostuvieron una reunión en busca de nuevas oportunidades de negocios y trabajo conjunto para encarar varios proyectos de beneficio común y de cooperación.

“Decidimos crear cuatro comisiones de trabajo con los gobernadores que representan a cuatro estados de Brasil y para que esto no sea tan burocrático, después que terminen las comisiones de trabajo, va haber una cumbre del Estado Plurinacional de Bolivia con los cuatro gobernadores, donde está invitado también el presidente (Michel) Temer”, dijo a la radio estatal Patria Nueva.

Esa reunión de alto nivel está prevista para el 30 de enero en Puerto Ustarez, al norte del departamento del Beni y fronteriza con Brasil.

De acuerdo con Morales, la primera comisión de trabajo es de energía, en la que se analizarán acuerdos sobre la venta de gas natural boliviano y la ejecución de proyectos termoeléctricos e hidroeléctricos, entre otros.

La segunda comisión tiene que ver con la construcción de caminos y el ferrocarril bioceánico, además de la integración fluvial y aérea.

La tercera comisión es de comercio, principalmente para las exportaciones bolivianas de urea y sal a los estados brasileños dedicados principalmente a la agroindustria.

Y la cuarta comisión analizará temas sociales referidos a la situación de los migrantes bolivianos y brasileños, entre otros.