(Cambio).- La estrategia es clara y está en marcha: se trata del intento de Estados Unidos para impedir la repostulación del presidente Evo Morales en 2019, alertó ayer el exministro de Gobierno Hugo Moldiz.

“Hay una línea de trabajo que emite la Embajada estadounidense, que articula con la oposición, analistas y periodistas contrarios al proceso de cambio”, dijo el exfuncionario.

Moldiz insistió en que el encargado de Negocios de la Embajada de los Estados Unidos, Peter Brennan, “quiere evitar” el proceso de cambio y la “postulación  de Evo Morales.

Señaló que ésta es una estrategia política diseñada contra los países progresistas, entre ellos Bolivia, a través de “un plan de injerencia por la vía de la subversión y conspiración” aplicada por la derecha.

Mencionó a dos personas que  trabajarían con la Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos  (CIA), Víctor Hugo Rojas y Francisco Herrero, para quienes el encargado de Negocios, Peter Brennan, preparó reuniones en la ciudad de Santa Cruz.

Según Moldiz, la campaña de desprestigio hacia el Jefe de EStado continúa. Agregó que Brennan usó parecidas estrategias para desestabilizar a los Gobiernos de Costa Rica y Nicaragua, en la época que fue representante diplomático de EEUU en esos países.
También lo sindicó de ser el artífice de la operación político-mediática y de conspiración hacia el pasado referéndo del 21 de febrero de 2016, cuyo objetivo central fue no sólo impedir la victoria del sí, y por lo tanto habilitar al presidente Evo, a partir de la reforma del artículo 168 (de Constitución), para una nueva candidatura el 2019, sino iniciar el camino para afectar la imagen de Morales.

Brennan recibió duros cuestionamientos por parte de autoridades del Gobierno luego de la denuncia que hizo el Jefe de Estado por su reunión con el expresidente Carlos Mesa, a quien Brennan le habría ofrecido su apoyo político.

Brennan solicitó el viernes, tras su encuentro con el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, reunirse con el presidente Morales y el canciller Fernando Huanacuni.

Dijo que comparte la posición del presidente Evo Morales, en términos de “la doble moral de Peter Brennan, pero doble moral es una política de Estado, no es una cosa aislada”.

Moldiz afirmó que Mesa, al reunirse con el Encargado de Negocios de la Embajada de EEUU, cometió infracción por doble partida.

En su criterio, no sólo tuvo que haber rechazado cualquier reunión con Brennan, sino debió haber dado parte de esa invitación a la Cancillería.

Explicó que el hecho de que su trabajo dependa de la Cancillería, así sea en el tema de la vocería por la demanda marítima contra Chile, significa que Mesa es como cualquier otro funcionario del Estado.

El ministro de la Presidencia, René Martínez, consideró contradictorio el encuentro que le solicitó Brenan al Presidente de Bolivia después de esta sucesión de actividades políticas de abierta injerencia en asuntos internos del país en reuniones con actores políticos de la oposición.

En criterio de la diputada Mireya Montaño, estas acciones del Encargado de Negocios de la Embajada norteamericana son “un error” del diplomático, que está culminando su gestión en Bolivia. .