(ABI).- El canciller Fernando Huanacuni desmintió los argumentos del encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos (EEUU) en Bolivia, Peter Brennan, y el exmandatario Carlos Mesa, sobre un encuentro que sostuvieron el 6 de noviembre, y recordó que la presentación de nuevos funcionarios se realiza sólo por la vía diplomática, según normas internacionales.

El jefe de la diplomacia boliviana, en contacto con la radio Patria Nueva, explicó que, según el Convenio de Viena, “cualquier presentación de funcionarios es a través de los representantes del Estado residente, es decir de autoridades oficiales”.

“La presentación de funcionarios nuevos, antiguos u otros es a través de las formalidades a las autoridades, porque no se puede presentar a particulares”, explicó Huanacuni y dijo que la reunión Brennan-Mesa “tiene un carácter diferente a lo que es la relación diplomática de Estado a Estado.

El martes, el presidente Evo Morales acusó a Brennan, que concluirá su gestión en diciembre, de apoyar la candidatura de un exmandatario opositor, del que no precisó el nombre.

Horas después, Brennan, por medio de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, y Mesa admitieron, por separado, ese encuentro aludiendo que se trataba de una visita de “cortesía”, para la presentación de nuevos funcionarios norteamericanos.

“Eso sale del formato diplomático formal, la presentación (de funcionarios) a particulares. No creemos que cualquier encargado de negocios este presentando a todos sus funcionarios a particulares porque no corresponde”, observó el canciller.

Para Huanacuni, ese encuentro rompe todos los acuerdos multilaterales, vulnera la soberanía y falta el respeto a la democracia institucional en Bolivia.

En relación a las acusaciones de Mesa sobre el espionaje a sus actividades, el diplomático boliviano dijo que, de ser así, la reunión privada del exmandatario con Brennan mostraría una connotación secreta.

“El hecho de que (Mesa) hable de espiar significa que eso (la reunión) era secreto, entonces ese carácter denota también otras definiciones al margen de lo diplomático y formal”, afirmó.

AUSENCIA DE ÉTICA

La ministra de Comunicación, Gisela López, agregó que la reunión que sostuvo el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) con el encargado de negocios de Estados Unidos, Peter Brennan, no tiene nada de ética por tratarse de un servidor público.

“No nos parece nada ético que un servidor público en este momento sostenga reuniones al margen y sin previa coordinación o diálogo con el Gobierno (boliviano) y autoridades diplomáticas de un gobierno (estadounidense) que ha tenido afanes de injerencia política”, dijo a los periodistas.

El martes, el presidente Evo Morales acusó a Brennan de apoyar la candidatura de un exmandatario opositor, del que no precisó el nombre.

Horas después, la Embajada de Estados Unidos en Bolivia admitió que su primera autoridad de legación, Brennan, y Mesa se reunieron el marco de una visita de “cortesía”.

López explicó que Morales reveló ese encuentro, para evitar que Brennan realice acciones injerencistas y de conspiración como sus antecesores, entre ellos Philip Goldberg.

“El embajador de entonces (en 2008) sostenía reuniones en secreto con estos líderes políticos de oposición que estaban desestabilizando a la democracia, ese pasaje sumado al accionar que han tenido los delegados diplomáticos en los últimos años nos crea susceptibilidad”, sostuvo.