“No me temblaría la mano para expulsar al encargado de negocios de EEUU” si continúa apoyando acciones conspiradoras de la derecha, sostuvo el Presidente Evo Morales tras denunciar que la oposición boliviana recibe apoyo foráneo para atacar al gobierno con el fin de estigmatizarlo, sin pruebas, con la corrupción y el narcotráfico.
Las declaraciones efectuadas por Morales se produjeron durante la entrega de obras en Potosí luego de que dirigentes opositores intentaron involucrar al Ministro de Gobierno, Carlos Romero, con una persona ligada al narcotráfico.

Los adversarios políticos del Gobierno incluso denunciaron que Romero fue “padrino” del procesado por narcotráfico, situación que resultó ser falsa, según un Comunicado del Ministerio de Gobierno.

Según el Presidente Morales, la embajada de EEUU en Bolivia, presidida actualmente por el Encargado de Negocios, Peter Brennan, apoya acciones conspirativas de algunos representantes de la derecha.

El año 2008 Morales, declaró al entonces embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, “persona non grata” y dispuso su expulsión del país a quien acusó de ser “el que conspira (contra) la democracia y sobre todo busca la división de Bolivia” y lo señaló por ser “separatista” ya que mantuvo reuniones secretas con dirigentes opositores que impulsaban la división territorial del país.

BOLIVIA CRECE POR ENCIMA DEL PROMEDIO LATINOAMERICANO

Por otro lado, el Vicepresidente Álvaro García Linera, sostuvo que el crecimiento de la economía de Bolivia es cuatro veces superior al promedio de América del Sur.

Resaltó el buen funcionamiento del modelo boliviano que prioriza la demanda interna, la inversión pública y la diversificación en tiempos de crisis mundial. “Somos un país estable, con crecimiento y por eso se tendrá el Foro del Gas y Energía en Bolivia”, indicó.