(ABI).- El jurista Eduardo León confirmó que el “caso Zapata”, montado para vulnerar la legitimidad de Evo Morales, contuvo una mentira, basada en la existencia de un menor presunto hijo del presidente con una mujer, Gabriela Zapata, que a más de año y medio del referendo del 21 de febrero de 2016, deja ver a sus autores intelectuales y materiales.

“Evidentemente mi persona ha señalado que en un 90% la señora (Gabriela) Zapata había mentido sobre ese caso y ese 10% que hace al 100% es por el cual aún existe la verdad, más allá de que la señora ha sido calificada por Wálter Zuleta como una mitómana etcétera”, afirmó el abogado defensor de la ex pareja de Morales que, inopinadamente y poco antes del referendo de febrero de 2016, inventó haber procreado un hijo con él fruto de un idilio en 2007.

León fue entrevistado el martes en el programa Acido Sulfúrico, que emite la radio Laser de La Paz.

Desde su refugio en Lima, León fue acusado por su colega Wálter Zuleta -que también supo ser abogado de Zapata, presa en una penitenciaría de La Paz por trata de personas e enriquecimiento ilícito entre otros cargos- de haber recibido 60.000 dólares para tejer la mentira y horadar la popularidad de Morales, antes del referendo.

León, que goza del beneficio de detención domiciliaria dijo que un sector de la política criolla teme que la opinión pública conozca al detalle el fondo de la trama que se urdió para desgastar a Morales.

“El poder político teme y sabe que existe con prueba evidente y es ese 10% que ha dado lugar que ahora aparezca, de la nada, el señor Walter Zuleta siendo el propiciador, el autor, juntamente con la señora (Ximena) Fortún, de haber organizado y orquestado todo este proceso del menor”, presunto hijo de Morales, afirmó el abogado.

Prófugo de la justicia boliviana y radicado en Perú hace poco más de un año, Zuleta, y Fortún, dueña de la casa alquilada por Zapata, que se quitó la vida en medio de la investigación,  orquestaron toda la trama para iniciar un proceso sobre el supuesto hijo achacado a Morales, remarcó León.

Una juez, Jacqueline Rada, descubrió, en medio del juicio abierto a Zapata y sustanciado durante 2016, que León, Zuleta y otro abogado, William Sánchez, también prófugo de la justicia boliviana, se agenciaron un menor de determinadas características somáticas para presentarlo a la justicia como hijo de Morales y Zapata.

El hijo declarado nunca existió, como incluso proclamó el formulador de la primera denuncia pública, el ex jefe de los servicios de inteligencia bolivianos en 1989, Carlos Valverde, devenido en periodista, y su sola mención fue utilizada por Zapata como medio para alcanzar favores y mover influencias en determinados sectores de lo público y privado.

Pese a haberlo asegurado públicamente, en entrevistas en canales y radios, León insistió  en que no conoció al presunto hijo de Morales.

Denunció que las gestiones para la presentación del menor ante un juez, por lo que se les abrió un proceso por trata de personas, fue realizada por Zuleta y Sánchez.

“Evidentemente hubo gente que se aprovechó de la circunstancia para pretender hacer creer que había un menor y que había sido presentado, pero ¿Quién ha sido el que ha presentado las fotografías del menor ante la juez?, ha sido Walter Zuleta y Willy Sánchez Peña, junto con Zapata”, sostuvo.

Al ser consultado sobre su vinculación política con el empresario Samuel Doria Medina, León descartó esa posibilidad y dijo que fue contratado para defender el caso Zapata por un nexo profesional con Zuleta.

El exabogado de Zapata, además, informó que hace una semana solicitó al juez correspondiente del caso a levantar el “secreto profesional” para encontrar pruebas y detalles que esclarezcan su participación en ese proceso.

“Yo he pedido hace una semana ante la juez cautelar, que dentro de lo que establece la ley de la abogacía, se pueda levantar el secreto profesional a efecto de poder revelar ciertos elementos que hacen a este caso; sin embargo, hasta el día de hoy la juez no envía respuesta y la señora zapata tampoco”, sostuvo.

Tras las declaraciones de Zuleta, el domingo, y León este martes, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, formó parte de un grupo que tenía un fin político para el referéndum del 21 de febrero del 2016, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, señaló que la imagen del Presidente fue empañada por una organización criminal formada por Doria Medina y Cynthia Perou, diputada postulada por su partido.

“La imagen del presidente Morales fue empañada por una organización criminal conformada por Doria Medina y Cynthia Perou”, dijo Romero desde la ciudad de Santa Cruz.

Perou también huyó a Lima en medio del escándalo de la invención del presunto hijo de Morales y Zapata.

“Lamentablemente esta organización criminal, porque es éso lo que es, una organización para cometer una serie de delitos como inventarse un hijo del presidente pagar dinero para que una familia humilde preste a su hijo y también coordinar con algunos periodistas para que sean los denunciantes y hasta la coordinación con la cadena CNN”.

Aseveró que al final la verdad salió a la luz y que el presidente Morales queda reivindicado, porque todo fue un montaje.