Ya nos hemos referido, tiempo atrás; a las consecuencias de la “libre competencia del mercado”, sus patrocinios y sus limitaciones. También nos hemos referido a la crisis de mercado y que trae como consecuencia a la sobre oferta de petróleo a través de un “nuevo”, caro y contaminante sistema de explotación hidrocarburífera, para equilibrar la balanza comercial de los países “desarrollados”, en especial EE.UU., y de las limitaciones presupuestarias en los países exportadores. Una coyuntura con caída de precios del petróleo, considerándolos en el inmediato futuro en una línea ascendente del precio de los mismos, por sus características de recurso natural no renovable y nervio motor de la economía mundial.

Todos los factores que hacen a la crisis de mercado, tienen sus efectos insoslayables, no solamente en la cuestión estrictamente económica, sino también en las políticas de Estado y su contenido social.

Reiterando lo que precedentemente habíamos afirmado, la existencia de una profunda crisis de mercado, a la vista de todos; con más ofertantes que demandantes, y que tal situación afecta evidentemente a los países “desarrollados” y colateralmente al resto. Por lo que se hace imperativo indicar que hasta hace unos años atrás, el precio del petróleo en el mercado, había trepado hasta los 150 $us/BL de crudo, luego de haberse producido una baja hasta los 36 $us/BL. Esto entre finales del 2008 y principios del 2009.

Actualmente la situación es similar, entre el reciente pasado; finales del 2014, el transcurrir del 2015 y gran parte del 2016; en febrero de 2016 se cotizó en 60 $us/Bl de crudo, y al finalizar la primera quincena de septiembre de 2017 estos precios oscilan entre los 45 y 55 $US/Bl. Entretanto, EE.UU. con su política de “autoabastecimiento” y de soslayar las importaciones de petróleo; sigue exportándolo para equilibrar su balanza comercial. Cuando la explotación “moderna” del shale gas y el shale oíl tienen un costo real insostenible, respecto a la de producción tradicional.

Por todo lo antes indicado, EE.UU. continúa con la producción del shale oíl y el shale gas, como ya es sabido; a través del método de “fracturación hidráulica” (hydraulic Fracturing), método aplicado desde 1949. Hasta  el 2010, se calcula que se han realizado 2,5 millones de fracturas hidráulicas en todo el Planeta. Lo que hace ver que no se trata de un sistema nuevo de explotación, por el contrario; tubo muchísima aplicación y con consecuencias irreparables en el envenenamiento de aguas subterráneas, cuyas consecuencias ya se dejan sentir. En todo caso, también se trata de la explotación de recursos hidrocarburíferos no renovables  por métodos caros. ¿Qué tiempo durará?, no lo sabemos a ciencia cierta. Pero los expertos señalan que a partir del segundo semestre de 2017, los precios del petróleo tenderán a estabilizarse por sobre los 60 $us/BL de crudo. Más adelante, la tendencia será al alza, porque su factor de agotamiento e insustituibilidad así lo demuestran.

Entonces, no es cuestión sólo de producción y consumo de hidrocarburos; sino de cómo se maneja el mercado respecto a la acumulación de sus resultados en pocas manos y la perniciosidad  para con la humanidad y el Planeta; o la explotación planificada y sostenible, comprometida con el desarrollo humano y cuidado del Planeta. Entre tanto, se puedan crear métodos de producción energética renovable, de lo contrario; estaremos en la disyuntiva de la peligrosa producción de energía nuclear o la explotación contaminante del carbón de piedra. Acelerando, el camino al holocausto de la humanidad y el Planeta.

Cuando los hidrocarburos no renovables mueven la economía del mundo, las energías alternativas como la hidráulica, la solar y la eólica tienen una incidencia muy pequeña respecto a estos. Por estas simples pero profundas razones, se acicatean las guerras en Medio Oriente y parte de África, e intervenciones donde haya petróleo. Adjudicados los campos petrolíferos a las contratistas de los países “desarrollados”, generarán sobre producción para autoabastecerse con bajos precios, y lograr una rentabilidad mínima para los Estados “productores”. Dejando una crisis interna de enfrentamiento fratricida sin fin. Situación que no les interesa a los países “desarrollados”, porque después de haberlos patrocinado económica y bélicamente; mejor si se convierte en una constante de “distracción mediática”; en un circo de muerte a la moderna. Ahí tenemos los casos patentes en Irak, Afganistán y Libia. Ahora en pos de Siria, Irán y en especial Venezuela.

Hemos llegado al extremo de que se nos haga pensar que estamos en puertas de una Tercera Guerra Mundial, algo increíble respeto al reciente pasado, pero posible como se ven las cosas actualmente. La osadía de la acumulación en pocas manos está vigente, entre tanto miles de millones de seres humanos no saben que llevarse a la boca y la resistencia del Planeta es cada vez menos respecto a proporcionar condiciones para producir más alimentos, más agua bebible y más energéticos para el “desarrollo”.

La actual coyuntura demuestra que, Estados Unidos concentra la mayor cantidad de cierre de refinerías, y mermas en reservas, desde el inicio de la crisis en 2008. Un total de 10 plantas se cerraron en este periodo de 54 a nivel mundial. Según un informe remitido al supervisor del mercado estadounidense, SEC, por la compañía Valero. El motivo principal, la apertura de nuevas refinerías en países emergentes, más cercanos a los centros de demanda y donde los costes son menores. También se han cerrado las plantas menos eficientes tras las inversiones para mejorar el rendimiento ante el boom del shale oíl, pasando de 155 refinerías en 2002 a 139 en 2014, según la IEA. (Energia16-Publicado el Lunes 16 Febrero de 2015)

Por otra parte, las cuantificaciones votan volúmenes de reservas de shale gas y shale oíl; donde China contaría reservas de shale gas con 1.100 (tcf), seguida de Argentina 800 (tcf), EEUU 700 (tcf), Arabia Saudí 600 (tcf) y México 500 (tcf). Respecto a las reservas de shale oíl, Rusia contaría con 70.000 Mbbl, seguida de Estados Unidos 55.000 (Mbbl), China 35.000 (Mbbl) y Argentina 30.000 (Mbbl). Otros países con reservas significativas tanto de gas como de petróleo no convencionales son: Australia, Reino Unido, Polonia y Sudáfrica. Estos son los países llamados a encabezar la producción de shale oíl y shale gas, sin embargo, para ello será necesario tener en cuenta otras variables al margen del volumen de reservas. (Energia16-Publicado el Lunes 16 Febrero de 2015)

Si el negocio del petróleo está en “declinación indefinida”, cómo es que Exxon Mobil, Royal Dutch, Shell y Chevron están enfilados en la recta final para entrar en México a través de las zonas que se licitarán en la Ronda Uno e incluso se plantean firmar una joint venture con Pemex para aprovechar todas las oportunidades (Energia16-Publicado el Lunes 16 Febrero de 2015) o que la situaciones de crisis de los estados en Argentina y Brasil, cuyas gobernantes fueron enjuiciadas y destituidas por el poder mediático, judicial y parlamentario corruptos, respectivamente, bajo la batuta del Pentágono Norteamericano, para inmediatamente por ejemplo, en el gobierno de la Argentina con Macri sostengan que se perdieron tiempos al nacionalizar YPF y que pedía disculpas a Repsol al abrirle las puestas a la inversión; o que el gobierno corrupto del Brasil, ponga en subasta los patrimonios de Petrobras y ciertas adjudicaciones hidrocarburíferas en el Presal. Tras saberse que calificó como una de las mejores empresas petroleras del Planeta, ¿cómo se explica esto? Sencillamente, todo hace ver que responde a una estrategia maquiavélica diseñado para los intereses de las oligarquías nativas parasitarias, ligadas al imperialismo norteamericano y sus aliados en crisis.

Como es sabido por todos, en la actual coyuntura de la caída los precios del petróleo, han caído las inversiones petroleras, despido de trabajadores y venta de acciones en el juego bursátil de valores. Todo obedeciendo a una trama imperialista de nunca acabar; abaratar el costo de la mano de obra, conseguir adjudicaciones al menor costo posible, para luego emprender la suba del precio del petróleo. Entretanto; miles de miles de migrantes desesperados, en medio de guerras fratricidas prefabricadas, en complicidad de gobiernos sátrapas, dispuestos a subastar sus hidrocarburos en favor de las transnacionales.

La comercialización de los hidrocarburos en la actual coyuntura, obedece a estrategias de explotación, de expansión y dominación de los países “desarrollados” sobre los países pobres, pero ricos en recursos naturales, en especial en hidrocarburos y minerales; creyendo encontrar la tabla de salvación a la profunda crisis del capitalismo a la cabeza de EE.UU., como si fueran únicos para decidir sobre la suerte del Planeta. Algo que no es cierto.

Por otra parte, la India Oíl & Natural Gas Corp (ONGC), ha anunciado la mayor caída de su beneficio trimestral en nueve años debido a que la compañía estatal india (País de economía emergente e integrante del BRICS) tuviera que hacer frente a fuertes descuentos en el precio del petróleo para cubrir los subsidios gubernamentales al combustible y a la caída de los precios internacionales del crudo. Según Energia16-Publicado el Lunes 16 Febrero de 2015.

También, es importante tomar en cuenta lo que pasó con ciertas contratistas petroleras, para el análisis en materia de producción hidrocarburífera, como que “La industria no ha visto una huelga así en 30 años“, indicó Goff. La próxima reunión entre el sindicato y Shell, que representa a empresas como Chevron, Exxon Mobil y Tesoro, no se producirá hasta el 18 de febrero, ya que Shell se encuentra reuniendo los datos solicitados; según la publicación de Energia16-Publicado el Lunes 16 Febrero de 2015. Se refería a la huelga más larga de los últimos tiempos de los trabajadores petroleros de Shell. Asimismo, Conoco Phillips, no es la única compañía que está siguiendo la tendencia de vender activos en Canadá para centrarse en las oportunidades que ofrece el mercado estadounidense. EOG Resources, Apache Corporation o Devon Energy han desinvertido en el país en los últimos meses, según Energia16-Publicado el Lunes 16 Febrero de 2015.

Finalmente, nosotros consideramos que la “sobreoferta” de crudo que hoy vivimos, es el resultado de inversiones especulativas en el esquisto estadounidense, que sobrevivió y produjo ingentes cantidades de volúmenes, mientras entendidos sostienen que su precio estuvo por encima de los 100 $us/Bl de crudo. Por debajo de ese umbral las empresas no sobreviven. Una vez que los depósitos actualmente repletos se vacíen y la demanda retome su crecimiento, los precios volverán a subir; según sostiene Gerardo Honty, publicado en ALAI AMLATINA, 02/02/2016. Como también que, “El esquisto no tolera las fluctuaciones de precios y los vaivenes de la economía que soportaba el petróleo convencional. Los bancos están alertados: ya no debieran ser tan convincentes las expectativas de ganancias relacionadas con los crudos no convencionales”.

Así como van las cosas en el negocio del petróleo; la diferencia en la referencia de precios entre el BRENT y el WTI era de casi un dólar, posteriormente 3,00 $us/Bl, actualmente es de aproximadamente 5,00 $us/Bl de crudo. ¿Cómo se sostiene ésta realidad?. Además, el valor dólar cae y tiende a imponerse la moneda Rusa y China. Pese a la adversidad, la fortaleza del BRICS está probada por su correlato interno y externo. Entonces, es fácil vaticinar que la economía de los países exportadores de este energético orgánico, mejorarán en sus condiciones económicas en contraste al de los países “desarrollados” como EE.UU y sus aliados, que no sabrán cómo equilibrar sus balanzas comerciales. Por ejemplo, España no podrá alardear de que tuvo el mejor crecimiento económico en Europa, gracias a la sola caída de los precios del petróleo, porque su competitividad no da en la libre competencia del mercado mundial. Al igual que sus similares.

A partir de acá, es cuándo podremos ver la importancia de saber utilizar el Poder de la Democracia, sustentando un cierto tipo de Estado, perdurables en el tiempo respecto a los intereses que representa y según la idiosincrasia de los pueblos. Expresado así aparenta una coyuntura esquemáticamente fácil; pero la realidad lo muestra por demás complicado.