(ABI).- La Planta de Amoniaco y Urea, que será inaugurada el jueves, en la localidad de Bulo Bulo, Cochabamba, marca el punto de inicio de la revolución industrial en Bolivia, porque no solo producirá fertilizantes a gran escala, sino que sus derivados permitirán continuar encarando la industria petroquímica, aseguró el martes Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

“También puede ser el paso para diferentes industrias petroquímicas, como industrias de pinturas, pegantes y aglomerantes, se utiliza mucho en productos derivados de la urea. Esta planta es, podemos decir, el punto de inicio de la revolución industrial que va sufrir Bolivia. El efecto es multiplicador, la proyección hacia otras industrias es bastante alto”, dijo el director del proyecto de Amoniaco Urea de YPFB, Carlos Villar, a la radio estatal Patria Nueva.

El funcionario explicó que el tamaño de la planta de Bulo Bulo está categorizado entre las más grandes del mundo y recordó que fue construida con tecnología de punta por la firma surcoreana Samsung Engineering Co.

“Los bolivianos podemos preciarnos de tener una planta de producción de urea de las más modernas del mundo”, subrayó.

Villar remarcó también que la planta de fertilizantes permitirá duplicar el espacio agrícola del país con solo el 15% de su producción, que será suficiente para abastecer el mercado interno, y el resto se destinará a la exportación, inicialmente al mercado de Brasil.

La planta, a través de una combustión, obtiene dióxido de carbono e hidrogeno del gas natural, y esos componentes se mezclan con el aire bajo ciertas condiciones físico químicas que permiten generar amoniaco, que es la materia prima de la urea, precisó Villar.

El director del proyecto dijo que la operación de la planta requerirá 200 trabajadores, pero su efecto multiplicador permitirá crear al menos 3.000 empleos en el país.

La planta de amoníaco y urea se financia con recursos propios del Estado boliviano y demandó una inversión superior a los 800 millones de dólares, según fuentes oficiales.

Expectativa

Los exportadores bolivianos agropecuarios ven con expectativa la producción y los precios de la urea, tras la puesta en marcha de la Planta de Urea y Amoniaco de Bulo Bulo, dijo el martes el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

“En Santa Cruz (en el oriente de Bolivia) existe una gran expectativa de que el fertilizante sea de buena calidad y que tenga buen precio, ya que hay una fuerte importación de fertilizantes en el país”, explicó, según una publicación de Sputnik.

Rodríguez indicó que existe un amplio mercado para la urea no solo en Bolivia sino en Brasil, Argentina y Paraguay.

“La Planta Industrializadora de Amoniaco y Urea en Bulo Bulo es la viva expresión de la ansiada industrialización del gas natural en Bolivia que ha venido promoviendo el Gobierno boliviano y cuyo éxito dependerá de un factor fundamental llamado competitividad”, señaló el gerente del IBCE.

Bolivia dejará de importar 27.000 toneladas de urea, lo que significa un ahorro interno de 15 millones de dólares año, tras la puesta en marcha de la Planta de Bulo Bulo, informó el director de la Empresa Estratégica de Producción de Abonos y Fertilizantes, Remmy Gonzales.

Además esa planta, que inaugurará el presidente Evo Morales este jueves, permitirá al país satisfacer un tercio de la demanda del Estado brasileño de Matto Grosso, que consume 600.000 toneladas anuales del fertilizante.