“…al año que viene volveré a soñar por ti…”

María Juana: Idilio

 

Al pueblo argentino

 

Señor Santiago, Señor del Rayo, humildemente te pido:

Has que el pueblo no sufra más

Has que no padezca más, que no reciba más de lo que lo hacen padecer

Los mercaderes que se han vuelto a apoderar

Del santuario, de la casa, de la viña, querido Tata, Tata Santiago, Santiago mío

 

Señor Santiago, Tata Santiago de Millumarka, Mi Tata del cerro Huacuni

Señor del Rayo, Tata Illapa, Señor que habitas

En mi alma y en todas las quebradas, todos los huaycos

Donde sigue resistiendo tu aliento guerrero

Donde cada cactus es tu guardián y tu centinela

Donde las piedras cantan con vos, siempre cantan

El himno de la victoria

El blues de los pueblos

La balada ardiente de los que sufren

 

Señor Santiago, Tata del Abra, Señor de Huacallani

Protector del Jacha Palla y las sagradas nieves del Tata Illimani

Señor de Todos los Resplandores

Dales fuerza, Mi Señor, dales valor, dales fervor

Para poder enfrentar a los acorazados del odio

Para volver el desprecio, virtud

Para no rendirse, Tata

 

Señor Santiago, Señor de las comarcas de Chojo y de Collana

Señor de Alturas donde el silencio reina

Señor de mil combates librados y mil combates más que se librarán

Señor Santiago, Tata Rayo: cuida esa vida, cuida a ese pueblo

¡Cuida a los niños!, te imploro, te clamo, te daré mi vida si Tú me la pides

Más nunca te me olvides, Tata, nunca te olvides de cuidarlos

Dales abrigo y amparo, dales amor y verdad, dales un camino

Dale todo lo que quieren quitarles los malvados, los necios

Los que llevan hielo en sus venas, los que no confían en vos, Mi Tata

 

Tata Santiago, Señor de Sangres Derramadas, protector y vigía de esas sangres

De esos motivos que no fueron, que no son, otros que la justicia y la libertad

 

Señor Santiago, dales tu mano, dales tu espada invicta, dales coraje

Tata, Tatita, hermano, Tata Santiago

 

Señor de Fraguas, Legendario Señor Santiago, Señor de Fuegos

Tata Santiago: señal de lucha. Supremo Señor de Toda la Fe.

Señor de Resistencias. Señor de Arraigo.

 

Nota. La fotografía que acompaña este texto corresponde al Tata Santiago de Callapa, Provincia Pacajes, Altiplano Sur del Departamento de La Paz, Bolivia. Es un Tata Santiago decidido ya que los paisanos realmente lo veneran y la historia de su vestimenta es una verdadera historia de memoria cultural y resistencia activa que no cabe en esta nota. Tenía que honrar a uno, así que lo elegí en vez de la imponente imagen del Santo de Guaqui que tengo conmigo gracias al Policarpio, al Freddy y al Ramiro, devotos del Señor Grande de los Machaqa y antiguos compañeros de trabajo, y para los cuales incluí con cariño el epígrafe de la oración. No lo nombro pero, desde ya, estas palabras van también para mi hermano del alma, Ricardo Solíz Alanes, peregrino del Señor Santiago de Bombori, otro de los Tatas potentísimos. En los Andes, no vas a ninguna parte, si Tata Santiago no te acompaña, si el Señor Santiago no lo quiere. Desde Bolivia hacia al sur: que se derrame el fervor, que la pasión no se agriete y que la vida, si es lucha, no desespere y florezca.