(ABI).- El responsable del comité de movilizaciones de Achacachi, Felipe Quispe, el Mallku, condicionó el lunes la suspensión de los bloqueos en la carretera a Copacabana a cambio de la liberación de dirigentes detenidos de forma preventiva en la cárcel de San Pedro, en la ciudad de La Paz.

Con ese objetivo, decenas de mujeres de Achacachi realizaron una marcha de protesta hasta la sede de Gobierno, exigiendo a las autoridades del Ejecutivo una solución a un conflicto que surgió por denuncias de corrupción contra el alcalde Edgar Ramos que -afirmaron- se resiste a renunciar a pesar de las movilizaciones en su contra.

“Las madres de Achacachi están bajando a la ciudad para pedir diálogo. Seguramente ellas van a conseguir, tenemos esperanza. Si es que consigue la libertad inmediata de nuestros dirigentes, creo que vamos a retornar a Achacachi y ya veremos también que renuncie el alcalde Edgar Ramos”, dijo Quispe a una radioemisora local.

Por su parte, el Gobierno reiteró que el conflicto de Achacachi, que ingresó a su segunda semana, es un problema municipal que algunos opositores usan para atacar al presidente Evo Morales.

“El conflicto interno de Achacachi para nosotros es difícil de afrontar, porque no está en nuestras manos hacer renunciar a una autoridad electa, no está en nuestras manos subordinar al órgano Judicial para que proteja a los compañeros dirigentes o para que de una vez encarcele al alcalde”, explicó el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico.

Dijo que la respuesta efectiva del Gobierno ha sido el “congelamiento de las cuentas” de la Alcaldía de Achacachi desde el 10 de agosto, para esclarecer los supuestos hechos de corrupción y las denuncias que Ramos tiene en el Ministerio Público.