El Presidente boliviano y líder cocalero ordenó la construcción de puentes mucho antes de que en el Legislativo aprobara convertir en nuevas tierras fiscales los parques y territorios indígenas.”35 mil cocaleros están esperando que esa carretera y ruta para el narcotráfico se abra para entrar”. Muy cerca ya hay cocales y pichicata (cocaína), se denuncia. Foto Archivo Presidencia de Bolivia/ Daniel Caballero-En 2011 el helicóptero presidencial sobrevuela el TIPNIS)

Por mandato del presidente Evo Morales, la aplastante mayoría legislativa oficialista se apresta a sancionar la ley que elimina la condición intangible del parque nacional y territorio indígena (TIPNIS) para facilitar la penetración de al menos 30 mil cocaleros a esta reserva ecológica amazónica mediante una carretera largamente resistida por indígenas y al menos un puente de apertura que ya está en construcción.

Con la incursión, el Presidente incumple  con su anuncio hecho hace 30 años, en 1987, de respetar la reserva natural de 1,2 millones de hectáreas entre la selva de Cochabamba  y Beni donde en casi 70 comunidades viven 14.000 indígenas de las etnias trinitaria-moxeña, yuracaré y chimán, ahora ya infestada en sus bordes por cultivos de cocales e incautaciones de cocaína.

Cuando era el coordinador General de las seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, Morales se comprometió con los pueblos Chimán, Mojeño-Trinitario y Yurakaré, a respetar la zona ecológica, recordó el extitular de la Subcentral TIPNIS, Marcial Fabricano, en alusión a la “línea roja” que los cocaleros se obligaron hace tres décadas, a no cruzar para defender la “madre tierra”.

“Nos pusimos de acuerdo de que había de respetarse el derecho originario de los pueblos indígenas que habitamos y que nosotros aceptábamos de buena fe a quienes estaban ahí (los colonizadores) (…) demarcamos de que debiera constituirse una línea roja que se respete, pero con la construcción de la carretera se vulnera el acuerdo porque seremos avasallados e invadidos por los colonizadores”, rememoró Fabricano, ahora reemplazado en la Subcentral por afines al régimen masista.

CONVERSIONES E INCUMPLIMIENTOS

En 1990, durante la administración  Paz Zamora, los indígenas amazónicos junto al movimiento popular protagonizaron la “Marcha por el Territorio y la Dignidad”, obligando al Estado promulgar el Decreto Supremo 22610, que reconoce al TIPNIS como territorio de los pueblos Mojeño, Yuracaré y Chimán.

Los indígenas de tierras bajas protagonizaron entre 1990 y 2012  nueve marchas, para consolidar su territorio y el respeto a sus derechos, pero ya en 2001 Morales deshizo su promesa de 1987, según da cuenta un video de la época donde el actual Presidente y entonces diputado anunciaba:

“A mí me han hecho defender y cuidar el Isiboro Sécure; solo había cuidado para los empresarios; y ahora hemos decidido, compañeros de ese Parque Isiboro, va a ser para los campesinos sin tierra, vamos a entregarlos, invitamos a venir a esa gente sin tierra”.

#Rympa: Antes de ser presidente de #Bolivia, #EvoMorales propone a campesinos y miembros del "Movimiento Sin Tierra" a ingresar al #TIPNIS. Años después, la intención de construir una carretera por el medio de la reserva generó el rechazo de sectores indígenas.Lea todo el contenido en: http://www.rimaypampa.com/2017/08/escuche-y-vea-el-dia-que-evo-morales.html

Posted by RimayPampa on Donnerstag, 3. August 2017

http://www.rimaypampa.com/2017/08/escuche-y-vea-el-dia-que-evo-morales.html

 

Ya reelegido jefe de Estado en 2011, Evo Morales rompió con los indígenas al insistir en la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos en medio de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO).

El jesuita Xavier Albó, condecorado el año pasado por el propio Morales a causa de su dedicación a las comunidades indígenas y la defensa de la democracia y los derechos humanos, dijo este viernes, tras ser aprobada la ley en Diputados, que el Presidente prometió a cocaleros una carretera en el parque Tipnis

“Evo lo quiere hacer porque además de ser cocalero él mismo lo había prometido a los cocaleros al principio de su gobierno para que se puedan expandir más allá. Estoy seguro de eso”, dijo el sacerdote e historiador que  lo largo de décadas mantiene un apoyo crítico al actual régimen, reflexionándole sobre sus debilidades y errores.

Entrevistado por la agencia EFE, Albó puso en duda la los supuestos oficiales de “desarrollo integral” del TIPNIS mediante la controvertida  carretera que lo partirá en dos y facilitará el virtual asalto de los cocaleros del Chapare, distanciados a su vez de los de Yungas, que cultivan una coca ancentral no desviada al narcotráfico, como en su mayoría lo es la del reducto de Morales, de acuerdo a informes de Naciones Unidas.

Lo que podría pasar con esta reserva natural es similar a lo que ya sucedió con el llamado Polígono 7, una pequeña zona al sureste del Tipnis con asentamientos cocaleros, que desplazaron a las comunidades indígenas originarias, advirtió:

“Donde está la mayor parte de los cocaleros actualmente, el Polígono 7, tenía una ecología similar a la que tiene ahora la parte en la que quieren entrar, pero se ha transformado totalmente”.

Observadores independientes del gobierno y de la oposición, con información proveniente de las mismas bases indígenas, dijeron este viernes en La Paz que “la resistencia en la zona ya está organizada y que participarán no solo los dirigentes sino todas las comunidades”.

“Ellos tiene en claro que el gobierno de Evo quiere convertir los parques y territorios indígenas en tierras fiscales. Es muy grave”, dijo otro observador cercano a dirigentes de los movimientos sociales que conforman el llamado proceso de cambio, y que mantienen sin embargo una distancia crítica de la jerarquía oficialista.

En la sede de gobierno, Vargas, exdirigente de los indígenas del Tipnis, señaló a los medios que la resistencia a la norma se efectuará en el mismo territorio indígena a diferencia de lo acontecido en 2011 y 2012 cuando dos marchas rechazaron el mismo proyecto gubernamental.

 

Esperando hablar con Evo y sus Ministros. Camino Beni-La Paz, 2011

 

“La espina en el zapato de Evo es el artículo 3 de la Ley 180, que dice: ‘la carrera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos no pasará por el Tipnis, eso es lo que molesta. 35 mil cocaleros están esperando que esa carretera por el Tipnis se abra para entrar”, dijo tras reiterar que la carretera servirá a la actividad ilícita del narcotráfico.

“Yo le digo la carretera y la ruta del narcotráfico. Al otro lado del polígono 7 hay cualquier cantidad de cultivos de coca y “pichicata” (droga), disculpen el término, pero esa es la verdad”, añadió.

“Como siempre estamos muy de acuerdo con los puentes porque las carreteras son desarrollo”, dijo a El Deber  Segundina Orellana, presidenta de la Federación Trópico de Cochabamba. La dirigente cocalera aseguró que se construirá una carretera desde El Castillo hasta Beni y por ello los puentes están en construcción. El Castillo es un cuartel situado sobre la carretera Santa Cruz-Cochabamba, a dos kilómetros de Villa Tunari. Allí nace la ruta que vincula a la población más grande del trópico cochabambino con San Ignacio de Moxos.

MANDO MEDIOS FRUSTRADOS Y ANGURRIA SUPERIOR

En el contexto de una dirigencia copada por las prebendas partidarias que ostenta el gobierno, por su parte Albó agregó que los actuales mandos indígenas medios “se sienten frustrados”.

“En el fondo es que Evo Morales y Álvaro García Linera desean perpetuarse más tiempo en el poder. No va mucho a los derechos de los indígenas sino que va más a la angurria de mantenerse en el poder”, afirmó el sacerdote en referencia también al vicepresidente boliviano.

De acuerdo con otras versiones, bajo la apariencia de un gobierno unido y coherente donde los roles de ambos se encuentran definidos, ambos mantienen en sordina una dura pugna por la jefatura del Estado y la sucesión presidencial, dado que la aprobación popular no favorecería al actual mandatario y a que las aspiraciones del segundo se han desarrollado incluso dentro del Gabinete de ministros, despertando la suspicacia del primero (que habría desistido de renunciar al mando para habilitarse como candidato legal) y sumiendo a sus partidarios, repartidos en uno y otro bando, en una más abierta batalla por el control de las dependencias estatales.

La agencia EFE recordó que  Morales y García cumplen su tercer mandato, desde el 2006 y que en febrero del año pasado convocaron a un referéndum para la modificación de la Constitución con el propósito de habilitarse a una nueva postulación el año 2019, pero el resultado fue adverso.

No obstante, Morales ha ratificado que buscará un cuarto mandato, con una fórmula jurídica que su partido estudia y el vicepresidente ha apoyado esa decisión, pero ha anunciado que él ya no iría como acompañante de esa fórmula para la reelección.

PUENTES VIOLATORIOS CONFIRMAN LOS APRESTOS DE ASALTO

https://youtu.be/n9gFPRMQNuk?t=10

 

 Mientras la Cámara de Diputados aprobaba la supresión de intangibilidad del TIPNIS, tractores y camiones ya ponían en práctica la nueva norma y edificaban un puente sobre el río Isiboro, a 6,7 kilómetros de Isinuta, puerta de la reserva por el lado de Chapare, reportó el diario cruceño El Deber. La obra fue anunciada en 2016 por Evo Morales. Está en el Polígono 7, a 6,7 kilómetros de Isinuta. Ni el Gobierno y ni la ABC se refirieron al tema

Un pequeño ejército construye un puente que llevará el mismo nombre del afluente, y que es parte de lo que fue el tramo II del proyecto carretero San Ignacio de Moxos-Villa Tunari, justo el que atravesará el Tipnis.

Los trabajos, según los obreros, comenzaron hace tres meses. La empresa que lleva adelante el proyecto es AMVI, que comparte la obra con Incotec, que realiza la fundación de la obra, que es fiscalizada por la firma Cajuata.

“A nosotros nos contrató ABC, y no podemos dar mayor información. Eso nos han dicho expresamente desde La Paz”, señaló, esquivo, un empleado AMVI.
“Por favor no pueden avanzar”, insistió luego un trabajador de Cajuata, que rápidamente ordenó el despliegue de un enorme tráiler para impedir el paso del equipo de prensa. Luego el mismo hombre dio aviso a vecinos del Polígono 7, que forman parte de Consejo Indígena de Sur (Conisur).
Los puentes dentro del Tipnis fueron comprometidos el año pasado por el presidente Evo Morales. El 11 de septiembre de 2016, el mandatario encabezó el acto de inauguración del tramo caminero Villa Tunari-Isinuta (Tramo I del proyecto original de la polémica vía). Según reportó el diario Los Tiempos, el mandatario dio un año de plazo para que tres puentes estén concluidos. Se trataba de tres edificaciones: el puente sobre el Isiboro, que en ese momento se anunció como un tendido de 250 metros de largo a un costo de $us 4,9 millones; el puente sobre Sazama, de 150 metros y 2,7 millones de inversión, y el puente Ibuelo, de 120 metros de largo, por un valor de 2,3 millones. Los dos primeros fueron adjudicados a AMVI y el tercero, a Sergut.

Ayer se buscó la versión del Ministerio de Obras Públicas y la Administradora Boliviana de Carreteras. Por la mañana dijeron que no se referirían al tema. Por la tarde, se consultó a Galo Bonifaz, viceministro de Transporte, que pidió que le envíe la información. Una vez vio los datos, anunció una conferencia. Finalmente, desde el Ministerio de Obras Públicas confirmaron la rueda de prensa, pero para el próximo martes, porque el ministro está de viaje.

En septiembre del año pasado, según Los Tiempos, Noemí Villegas, presidenta de la ABC, dijo que se trata de una reposición de obras que ya existían en el lugar. El Ministro de Obras Públicas no quiso aclarar si la construcción iba en contra de la Ley 180 de intangibilidad.
El abogado Leonardo Tamburini, exdirector de la ONG Cejis y uno de los ideólogos de la ley 180, aseguró que sí. Si bien el Polígono 7 no es parte de la TCO, sí es parte del parque y la ley era taxativa al prohibir la construcción de una carretera a través de la reserva.

“Alto, ustedes no pueden pasar, son mentirosos”, fue la orden de un grupo de colonizadores, que fueron avisados de la presencia de periodistas. Se identificaron como vivientes del lugar y que hacían de centinelas del proyecto, al que afirmaron defenderán “a muerte”, porque traerá desarrollo a su región.

“Nosotros estamos sacrificándonos para tenerlo el puente. Y no vamos a permitir a ningún periodista mentir. Dónde estaban ustedes cuando la gente moría por no llegar al hospital”, gritó un hombre, que luego levantó el brazo y tronaron varios petardos. “Váyanse, están advertidos, siempre. Que hacen aquí ustedes son cambas, son gente de oposición, de Costas”, añadió.
Orlando Ferrufino, responsable de la obra y funcionario de AMVI, declaró que la obra empezó hace tres meses, pero por un comunicado expreso de la ABC, no podía dar ningún tipo de detalles de la operación.
Fernando Vargas, expresidente de la Subcentral Tipnis y presidente de la Octava Marcha que consiguió la intangibilidad, contó que pese a que por ley no se debería hacer ningún tipo de obra civil en esta área protegida, el Gobierno, a través de la ABC, está construyendo tres puentes, entre Isinuta y Santísima Trinidad, al borde del Polígono 7. El segundo está sobre el río Ibuelo, o Ibuelito, como lo llaman los lugareños. El tercer víaducto está en la zona de Sazama, por donde pasa el río del mismo nombre. “Es lamentable lo que está pasando en nuestra casa”, dijo Vargas, con impotencia.

LA LARGA Y HEROICA DEFENSA DEL TIPNIS

VIII marcha indígena— En 2011 pobladores del Tipnis caminaron por 65 días frente al proyecto de construcción de la carretera San Ignacio de Mojos-Villa Tunari. Partieron de Trinidad (Beni) con dirección a La Paz. Tras una represión en Chaparina, el 25 de septiembre, la llegada de la columna a la sede der Gobierno logró la aprobación de una norma que instituye la protección al territorio.

Intangibilidad — El 24 de octubre de 2011, tras casi tres meses de protesta, el presidente Evo Morales promulga la Ley 180, que instituye la intangibilidad al Territorio Indígena, con lo que se desecha el proyecto para el camino.

Consulta previa — El 10 de febrero de 2012, el Gobierno promulgó la Ley 222 de Consulta Previa en el Tipnis para saber si se acepta la construcción a través del parque de la carretera entre Beni y Cochabamba, finalmente se aplica el procedimiento y en 2013 se llega a la conclusión de que los indígenas si aceptan la carretera.

Financiamiento —El presidente Evo Morales en enero de 2014 informó que el crédito suscrito entre Bolivia y el Banco Nacional de Desarrollo del Brasil (BNDES), para la construcción de una carretera por medio del Tipnis, se perdió.

Esperanza —En un acto público, el jefe de Estado manifestó el 9 de marzo de este año que “ese camino a Villa Tunari ya hubiera estado terminado. Cómo algunos grupos nos perjudican, no importa. No perdemos la esperanza de retomar, mucho dependerá de ustedes, del pueblo beniano”

Proyecto de ley —En inicios de julio de 2017 ingresa a la Cámara de Diputados el proyecto de ley de ‘Protección, desarrollo integral y sustentable del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure’, norma que en su artículo 9 contempla “la apertura de caminos vecinales, carreteras, sistemas de navegación pluvial, aérea y otras, se diseñarán de manera participativa con los pueblos indígenas”. Morales confirma que existe el proyecto de ley y lo atribuye al consenso con los indígenas del sector. Afirmó que “será en nuestra gestión o en otra gestión, tarde o temprano va a haber ese camino”. Indígenas se declaran en emergencia y anuncian nueva resistencia.