Ministro boliviano considera muy grave que Chile sugiera que no cumplirá un fallo de la CIJ. Bachelet dijo: “Estamos convencidos que no es posible obligar a dialogar para negociar entrega de soberanía”. (Foto-Presidencia de Chile- Los presidentes durante un almuerzo reciente en el Mercosur)

ABI/ CUARTO PODER.CL

El ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Héctor Arce, consideró este fin de semana “muy grave” el mensaje de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, sobre un posible incumplimiento del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en caso de que la sentencia de la demanda marítima sea favorable a Bolivia.

“La presidenta de Chile da a entender que su país no cumplirá un fallo favorable a Bolivia en La Haya. Muy muy grave”, remarcó en su cuenta oficial de Twitter, reportó la agencia estatal boliviana ABI.

Arce, que es parte del equipo jurídico boliviano de la demanda marítima contra Chile ante la Corte de La Haya, se refirió a las declaraciones de la mandataria chilena que, en el marco de la Cumbre de jefes de Estado del Mercado Común del Sur (Mercosur) y Estados Asociados, que se realizó en Argentina, descartó la posibilidad de que su país pueda sentarse a dialogar para negociar con Bolivia un acceso soberano a las costas del Pacífico.

Según la entrevista concedida a la televisión argentina, Bachelet dijo que “no es posible obligar a dialogar para negociar entrega de soberanía”, delegando los puntos de encuentros, respecto a la aspiración marítima boliviana, a las etapas del proceso de la demanda en la Corte Internacional de Justicia en La Haya.

El Gobierno del presidente Evo Morales ratificó en reiteradas oportunidades que Bolivia confía en una decisión favorable de la CIJ respecto a la demanda marítima, por los argumentos sólidos que planteó en su demanda.

Bolivia instauró el 24 de abril de 2013 una demanda contra Chile ante la CIJ para que cumpla los ofrecimientos que hizo a lo largo de la historia, de negociar una salida soberana al Pacífico, que le arrebató tras una invasión y guerra en 1879.

Una vez presentada la demanda, la administración de Bachelet objetó la competencia de ese tribunal internacional para conocer la causa, pero en septiembre de 2015, los jueces rechazaron el recurso y reafirmaron jurisdicción sobre el caso que ahora se sustancia

La CIJ fijó que el demandante presente la réplica hasta el 21 de marzo de este año, plazo que Bolivia ya cumplió; el demandado debe presentar la dúplica, hasta el 21 de septiembre, como parte de una segunda fase de alegatos escritos tras la presentación de la memoria, que reúne los argumentos jurídicos y técnicos de la demanda, y de la contramemoria chilena, remarca un boletín institucional.

En entrevista con Televisión Pública Noticia, la jefa del Estado chileno manifestó también que “esto está en La Haya y ahí hemos presentado nuestros planteamientos, así como Bolivia también los ha entregado y sigue el camino que corresponde en la Corte”.

La presidenta descartó así la posibilidad de que Chile pueda sentarse a dialogar para negociar con Bolivia un acceso soberano a las costas del Pacífico.

La Mandataría chilena no sostuvo ninguna reunión con el presidente Evo Morales, en el marco de la Cumbre del Mercosur, aunque sí se saludaron.

Bolivia espera un fallo favorable de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que precisamente pueda instruir a Chile sentarse a la mesa de diálogo, sobre la base de promesas anteriores, para resolver el problema marítimo.

REUNION ESTE MARTES EN COMITÉ DE FRONTERAS

El canciller boliviano, Fernando Huanacuni, informó el sábado que se reunió con su par chileno, Heraldo Muñoz, para afinar los detalles de la agenda para la reunión del Comité de Fronteras, que se realizará el próximo martes en la ciudad oriental de Santa Cruz, reportó también ABI

“Tuve una reunión en la Cumbre del Mercosur, nos reunimos, almorzamos con el canciller Muñoz, hemos acordado otros temas que son necesarios en el ámbito bilateral porque el protocolo por ejemplo bilateral en incidentes fronterizos es necesario y es en bienestar de ambos países, así es que estamos ajustando temas técnicos específicos porque eso va ser lo que va resultar de la reunión”, explicó a los periodistas.

Informó que al menos 24 funcionarios chilenos asistirán a esa reunión en Santa Cruz, mientras Bolivia acreditará 37 personas, que representan a la Cancillería y a diferentes instituciones, como la Aduana, Migración y la Policía boliviana.

El jefe de la diplomacia boliviana recordó que Bolivia siempre “está abierto al diálogo” y remarcó que la reunión del Comité de Fronteras puede ser el primer paso para abordar otros temas de la agenda bilateral.

“Empecemos paso a paso, este es un paso muy importante, no minimicemos a través de directores porque este espacio va a resolver estos dos incidentes que han afectado las relaciones y ahora tiene que facilitar a un diálogo en el mecanismo de consultas políticas”, reflexionó.

La reunión del Comité de Fronteras fue pactada luego de dos incidentes fronterizos: uno ocurrido el 19 de marzo, en el que nueve funcionarios bolivianos fueron detenidos cuando participaban en un operativo anticontrabando y sentenciados posteriormente; y otro reportado el 7 de julio cuando dos carabineros chilenos cruzaron la frontera ilegalmente, pero fueron devueltos a su país dos días después por la vía diplomática.

DERECHA CHILENA  E IZQUIERDA REDUCCIONISTA

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, defendió hoy en Buenos Aires las reformas económicas adoptadas en su país durante su gestión, que aseguró que permiten lograr sostenibilidad frente a las propuestas de los conservadores o la izquierda “reduccionista”.

En un discurso ante universitarios, Bachelet se distanció tanto de “quienes creen ciegamente en la ley de la oferta y la demanda” como de aquellos que “minimizan el crecimiento económico, al que ven como una fuerza que no requiere atención”, según reporte de la agencia EFE.

La mandataria chilena sostuvo, en un acto celebrado en la Universidad Torcuato Di Tella, la importancia de la intervención de “lo público, la política”, en la economía, pero mediante la articulación de “mecanismos ágiles” y no con “aplicar un recetario o repetir consignas”.

En su opinión, los tres grandes retos que afronta Chile son el “estrés medioambiental”, la “brecha” de la desigualdad y la “creciente” distancia entre los ciudadanos y el sistema político.

Ante ello, abogó en primer lugar por avanzar en la reforma educativa, que pretende hacer más accesible la enseñanza a los jóvenes en un país en el que son comunes las “cargas financieras” tras finalizar los estudios, y alertó de los candidatos que abanderan una “restauración conservadora” en este aspecto.

La presidenta de la nación andina subrayó la necesidad de un cambio de modelo, desde el actual basado en la exportación de materias primas, “débil y dependiente de los mercados internacionales”, a otro más diversificado, con mayor peso del consumo interno y la exportación de productos chilenos, que han de ser “más valorados” gracias a la innovación.

Con respecto a la “crisis” del sistema político en Chile, Bachelet esgrimió como uno de sus principales logros la lucha contra la corrupción, para “poner fin a la unión del dinero y la política”.

Preguntada por la juventud chilena, muy movilizada en los últimos años, especialmente en lo referente a la educación, la dirigente valoró que esta sea “activa, pero criticó el empleo de la violencia, al afirmar que algunos “no son conscientes de sus deberes”.

Michelle Bachelet terminará su segundo mandato, iniciado en 2014, el próximo año (el primero tuvo lugar entre 2006 y 2010), y de cara a las presidenciales del próximo noviembre ya dio su apoyo a los dos candidatos del partido oficialista de centroizquierda Nueva Mayoría.

Los aspirantes oficialistas se enfrentarán en las urnas, entre otros, al expresidente Sebastián Piñera (2006-2010), de derechas, y actual favorito en las encuestas.