La empresa italiana Tecnimont se  adjudicó hasta el momento tres contratos del proyecto de construcción de  la Planta de Propileno y Polipropileno, en el que  será juez y parte  en el proyecto más caro (2.200 millones de dólares) que impulsa  Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).
Manuel Filomeno,  Página Siete
La firma revisó y validó sus propios estudios  y formuló los Términos De Referencia  (TDR) del contrato que luego ganó.
De acuerdo con información a la que tuvo acceso Página Siete, en marzo pasado  la empresa, junto con la española Técnicas Reunidas,  se hizo del contrato por el servicio de Ingeniería Básica Extendida (FEED) y de Ingeniería de Detalle, Procura y Construcción (EPC) del proyecto “Construcción de la Planta Propileno y Polipropileno” por un monto de 12,3 millones de dólares.
Sin embargo, Tecnimont ya en 2012   había obtenido  contratos para realizar el primer estudio conceptual del proyecto, y lo entregó  en marzo de 2014.
Posteriormente, el Gobierno consideró necesario profundizar los estudios, antes de ingresar a la etapa de Ingeniería Procura y Construcción (IPC) y decidió encargar nuevos estudios denominados Servicios de apoyo estratégico-etapa FEL 2, para el proyecto de la Planta de Propileno y Polipropileno”.
Los objetivos de este estudio fueron revisar y validar los resultados del primer estudio, elaborar la estrategia de contratación para la fase de construcción y adecuar los  TDR para la contratación de la constructora.
También elaborar los TDR para la contratación de la fiscalizadora, preparar la lista de proveedores  para la fase de construcción y asesorar técnicamente a YPFB en  absolver y formular consultas de los potenciales proponentes para la construcción.
En noviembre del mismo año, la empresa italiana fue adjudicada también con este contrato.
Según el  experto en Hidrocarburos  Hugo del Granado, esta segunda contratación es irregular. La empresa se convierte en juez y parte porque uno de  los objetivos del segundo contrato fue el de  revisar y validar los resultados del estudio que la misma  firma  realizó en el primero.  “Inopinadamente, y pese a que mediante este segundo contrato se tenía que revisar y validar los estudios del primer contrato adjudicado a Tecnimont, YPFB adjudicó nuevamente a la misma empresa este trabajo y firmó el nuevo contrato. Los resultados del estudio  se entregaron  en 2015.
Respecto al tercer contrato, Del Granado señala que la firma debió haber sido vetada, ya que fue Tecnimont la que elaboró el TDR y asesoró a YPFB en la búsqueda del nuevo contratista.
“YPFB debió vetar la participación de Tecnimont en la convocatoria a Comparación de Ofertas, pero en septiembre de 2016 aceptó que la empresa, asociada a TR, presente su propuesta pese al evidente conflicto de intereses, ya que Tecnimont no sólo tenía que asesorar a YPFB ante el nuevo contratista, sino que participó en la adecuación de los términos de referencia para la contratación, que resultó siendo su propia contratación. Es evidente la transgresión a los principios de transparencia y de igualdad de trato”. aclaró.

 

 

Qué es y para que sirve la planta de propileno y polipropileno
La Planta de propileno y Polipropileno tendrá como objetivo trasformar el propano incluido en el Gas Licuado de Petróleo (GLP) que elabora la Planta de Separación de Líquidos de Gran Chaco. La capacidad de producción llegará a 350 mil toneladas por año.
El proyecto se construirá en el municipio Yacuiba, provincia Gran Chaco, y será la segunda planta de industrialización después de la planta de amoniaco y urea que se edifica en la localidad de Bulo Bulo.
YPFB explicó en 2014 que a partir de la planta de propileno se desarrollarán plásticos, tuberías, nailon, bolsas, cajas de celulares y partes de vehículos. Entre el 80% y 90% de la producción de la planta será destinado a la exportación, mientras que el 10% y 20% al consumo interno.
Se tiene previsto que este proyecto generará unos 4.000 empleos directos y 10.000 indirectos.
El polipropileno es un plástico empleado en innumerables procesos de producción industrial, como ser envases en general, envases de alimentos, botellas, la industria de los empaques en general, envolturas de medicamentos, cosméticos, juguetes, material médico, material de escritorio, bolsas, fibras, fibras trenzadas para sogas, canastas o muebles.
Página Siete no obtuvo respuesta de la unidad de comunicación de YPFB sobre la adjudicación a Tecnimont de tres contratos del proyecto.

 

 

Tecnimont buscó el contrato con Odebrecht

 

De acuerdo con una carta enviada al vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, la  italiana Tecnimont se asoció con la cuestionada empresa brasileña Odebrecht para el proceso de comparación de ofertas para la Ingeniería Procura y Construcción de la Planta de Propileno y Polipropileno.
Sin embargo, esta asociación fue disuelta luego de que Odebrecht fuera cuestionada e investigada en varios países por el pago de sobornos y pagos irregulares en el marco del caso Lava Jato.
Tecnimont luego se asoció a la española Técnicas Reunidas (TR), para finalmente obtener la adjudicación de la primera fase del proyecto.
En la carta, fechada el 25 de abril de 2016, meses antes del destape del escándalo de corrupción de la constructora brasileña, las empresas expresan su intención de reunirse con la autoridad para poner en consideración su propuesta para la construcción de la Planta de Propileno y Polipropileno.
“Podemos asegurar al Gobierno Plurinacional de Bolivia que ODEBRECHT Ingeniería y Construcción -Bolivia, asociada a MAIRE TECNIMONT-, tienen la capacidad para ejecutar el proyecto a través de negociación de ‘Contrato IPC llave en mano’ en base a la experiencia en ingeniería y construcción de plantas petroquímicas, habiendo realizado proyectos de similar complejidad en otros países”, explica la misiva.
La comunicación oficial, además propone la inmediata ejecución del proyecto “en forma integral y en régimen acelerado convencidos de que es viable la puesta en marcha e inicio de la producción en 2020”.