(ABI).- El presidente en ejercicio Álvaro García Linera dijo el lunes que históricamente Chile es un Estado que “incumple normas” y “socapa el delito”, contrario a Bolivia, que se muestra al mundo como un país “serio y responsable”.

El segundo del Ejecutivo boliviano se refirió al tema, consultado por los periodistas sobre las últimas declaraciones del canciller chileno Heraldo Muñoz, quien consideró difícil llevar adelante una negociación con Bolivia por una salida soberana al mar.

“Independientemente de lo que diga el canciller (Muñoz) está la verdad de la historia (de Chile), incumplimiento de normas y acuerdos, y silencio a un delito transnacional como es el contrabando”, remarcó en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.

El Presidente en ejercicio, que no quiso entrar en polémica con el Canciller chileno, apeló a la opinión pública para que juzguen qué país, entre Bolivia y Chile, “es serio y respetuoso de las normas internacionales” en temas fronterizos y en el “combate al delito”.

“Hoy Chile, el Estado chileno, se presenta ante el mundo como un Estado dividido internamente, como un gobierno políticamente muy débil y se presenta ante el mundo como un Estado que no cumple las normas, procedimientos y los acuerdos de carácter internacional”, subrayó.
Pedidos a la ONU
El canciller Fernando Huanacuni, en reunión con autoridades del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en Ginebra, Suiza, pidió el lunes que esa institución interponga sus buenos oficios para la inmediata liberación de los nueve bolivianos encarcelados de manera preventiva, desde el 22 de marzo, en Chile.

“Sostuvimos un encuentro con la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos con sede en Ginebra a la que se le solicitó interponer sus buenos oficios ante el Gobierno de la hermana república de Chile, para la inmediata liberación de los nueve bolivianos arbitrariamente privados de su libertad”, establece el documento al que dio lectura, tras salir de esa institución.

El diplomático boliviano dio a conocer a ese organismo internacional los detalles de la “injusta y arbitraria” detención de los nueve ciudadanos bolivianos, dos militares y siete civiles, cuando desarrollaban tareas de lucha contra el contrabando en la frontera.

“Resalto que dichos servidores públicos del Estado boliviano se encontraban cumpliendo su deber en un operativo de lucha contra el contrabando delito que tiene connotaciones transnacionales y afecta a ambos Estados, por lo que en ningún caso podría considerarse como robo”, expresó siguiendo el documento.

El Ministro de Relaciones Exteriores precisó que las autoridades del Alto Comisionado ofrecieron realizar las gestiones necesarias con base en el respeto y la observancia universal de todos los derechos humanos, los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

El Alto Comisionado es el principal responsable en la Organización de Naciones Unidas, en materia de derechos humanos, y tiene a su cargo, entre otros, el papel de supervisar que todos los Estados Parte cumplan los Tratados Internacionales de Derechos Humanos.