Parlamentarios masistas respaldan proyecto de ley que repone el conflicto. Oficialistas intentan abrogar la Ley 180 de intangibilidad del Territorio y parque amazónico para ejecutar una “carretera ecológica”. Reincidencia  a seis años de la represión a los indígenas y cinco de una consulta amañada. (Foto inferior: caminos al TIPNIS, según  Informe Oficial 2012/Ministerio Obras Públicas https://www.oopp.gob.bo/uploads/INFORME%20FINAL%20OK1.pdf)

 

Aunque al parecer nunca lo desechó, el presidente Evo Morales, aseguró que no pierde la esperanza de retomar el proyecto carretero que atraviesa, con grandes riesgos de destrucción, el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), entre Villa Tunari, Cochabamba, y San Ignacio de Moxos, Beni.

En agosto de 2011, unos 700 indígenas afiliados  a la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB),  una de las organizaciones que hizo a Morales Presidente, partieron desde Trinidad rumbo a La Paz en defensa de este territorio indígena

En septiembre fueron reprimidos por una intervención estatal violenta atribuida en su responsabilidad inmediata al entonces ministro de Gobierno, Sacha llorenti, actual embajador en Naciones Unidas, según reportes de un ex inspector policial, un ex viceministro y ex director de Régimen Interior, sin que se descartara que el propio Morales autorizara la orden ejecutada en la población de Chaparina.

Una de las incongruencias del conflicto de 2011 entre gobierno e indígenas amazónicos fue la supuesta consulta que se hizo a los pueblos del TIPNIS, y cuyo resultado oficial fue la presunta aprobación de la carretera, recordaron activistas por la conservación del Parque.

Pero en realidad fue una consulta sectorial contraria a la Constitución en vez un referéndum a toda la población; y además amañada, según pruebas documentadas por el Defensor del Pueblo y  la Asamblea de Derechos Humanos.

La nueva ley de la coca, promulgada al arrancar marzo, amplió los cocales de Yungas y el Chapare, estos últimos asociados a la producción de coca para su industrialización por parte del narcotráfico, según la crítica adversa a la ampliación de la frontera agrícola en favor de los cocaleros que desvían su producto hacia el mercado ilegal y que en ausencia de nuevas tierras se aprestan a ocupar el TIPNIS apenas el gobierno legalice la carretera, aunque muchas avanzadas ya están presentes en la zona.

En rojo: carreteras de penetración al  TIPNIS. en:   https://www.oopp.gob.bo/uploads/INFORME%20FINAL%20OK1.pdf

 

OTRA VEZ LA LEÑA AL FUEGO

La anterior semana dirigentes indígenas denunciaron que desde febrero circula entre las comunidades de la zona un proyecto de ley denominado de  “Protección y Desarrollo Integral” del Territorio a fin de abrogar la Ley 180 de intangibilidad del TIPNIS.

Este jueves, asambleístas del gobernante MAS proclamaron la modificación de la Ley 180 de protección del Territorio a fin de ejecutar una “carretera ecológica”, a supuesto pedido de los indígenas aunque sus dirigentes alertaron que en realidad de oponen y se movilizarán.

Se supo que la única forma de tratar y modificar la Ley 180 es revisando el reglamento de la norma, aspecto  no quedó saldado de la legislación y que aun divide al país, como otros temas del acontecer nacional, incluida la nueva ley de la coca.

Morales afirmó que su sueño es que el municipio de San Ignacio de Moxos sea en poco tiempo, el centro de integración del Beni con todo el país.

El presidente visitó recientemente San Ignacio de Moxos para inaugurar un coliseo deportivo, donde explicó que, actualmente, está en construcción el camino pavimentado Trinidad-San Ignacio de Moxos y se tiene contratada a la empresa para el tramo San Borja-San Ignacio de Moxos.

“Lo que falta es (la carretera) hacia Cochabamba. Hubiera estado terminado, nunca hay que olvidar, estaba con plata, pero pequeños grupos se han opuesto, o sea, rechazaron. Ese camino a Villa Tunari ya hubiera estado terminado. Cómo algunos grupos nos perjudican, no importa. No perdemos la esperanza de retomar, mucho dependerá de ustedes, del pueblo beniano, de San Ignacio de Moxos para que sea centro integración”, dijo según el reporte de Red Erbol.

La Asamblea Legislativa Departamental de Cochabamba, también controlada por el MAS, definió una próxima inspección al TIPNIS para lograr el cumplimiento integral de todos los acuerdos logrados en el marco de la ley 222 de Consulta a los Pueblos del Tipnis, incluyendo la construcción de la carretera a Beni.

Paralelamente,  el proyecto de ley presentado a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) de hegemonía masista, “Protección y Desarrollo Integral del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure-Tipnis”, prevé habilitar la construcción de una “carretera ecológica” en el tramo Villa Tunari–San Ignacio de Moxos y anular la Ley 180 de Intangibilidad.

DESTRUIR A TODA COSTA

A estas alturas se puede afirmar que la decisión gubernamental de trazar una carretera Cochabamba-Trinidad atravesando el TIPNIS vino a ser el punto de inflexión que marcaba la marcha atrás de nuestro proceso de cambio, señaló esta semana el analista y ex viceministro Rafael Puente, desde Cochabamba en torno a los sucesos de 2011

“Hasta ese momento ciertamente hubo errores, vacilaciones y pequeñas inconsecuencias, pero en lo fundamental el proceso marchaba hacia delante, y lo hacía en el horizonte de la nueva Constitución”, recordó en su columna de Página Siete.

“El conflicto fue muy serio y trascendió nuestras fronteras, y llegó a parecer que dicho proyecto vial estaba detenido. Sin embargo, ahora se nos informa que no, que el proyecto sigue adelante -en realidad nunca se detuvo-, y que el Estado Plurinacional procederá a la destrucción del TIPNIS. Se trata de una incongruencia política y ambiental que se volverá histórica”, sostuvo también Puente, al recordar los componentes centrales de tal contrasentido:

▪ El primer argumento era la necesidad de vincular Cochabamba y Beni, lo que realmente respondía a una antigua demanda. Entretanto Evo había sorprendido al mundo con la afirmación de que !los Derechos de la Madre Tierra son más importantes que los Derechos Humanos! De donde se deducía que la conservación de un parque nacional, santuario de diversidad ecológica, era más importante que el objetivo económico de vincular a dos departamentos para ventaja de sus habitantes (lo que en el mejor de los casos representaba un derecho humano). No se quiso barajar otros posibles trazados de carretera (la verdad es que ninguno era convincente) y tampoco se quiso barajar la alternativa (ésta sí viable) de trazar una vía férrea en lugar de una carretera. Aquí la primera incongruencia.

▪ La segunda incongruencia fue la forma como el Estado Plurinacional trató a los pueblos indígenas de tierras bajas que protagonizaron dos marchas de protesta. Nada menos que el entonces Ejecutivo de la CSUTCB afirmó por televisión que “esos salvajes no saben lo que les conviene, nosotros les vamos a tener que explicar” (sin que nadie del Gobierno ni del MAS ni de la CSUTCB lo mandara a callar). De hecho el Ministerio de Gobierno procedió a reprimir la marcha indígena… Pero aquí hay algo peor. El pretexto de la represión fue el supuesto intento de secuestro del entonces canciller Choquehuanca por parte de los y las marchistas indígenas. Sin embargo, años después se pudo ver en las pantallas de Tv que la “indígena” que procedía a secuestrarlo (a intentar secuestrarlo) en realidad era una policía disfrazada de indígena. Una falsificación totalmente indigna del Proceso de Cambio y del nuevo Estado Plurinacional. A esto se añade la afirmación gubernamental de que en la Policía se había producido una “ruptura en la cadena de mando”, sin que hasta ahora se haya podido saber quiénes fueron los responsables. Es una pena tener que recordar todo esto.

▪ La tercera fue la consulta que supuestamente se hizo a los pueblos indígenas del TIPNIS, y cuyo resultado oficial fue la supuesta aprobación de la carretera. Sin embargo, sabemos que, en primer lugar, no cabe hacer una consulta contraria a la Constitución -tendría que haber sido un referéndum a toda la población del país-; y en segundo lugar existen las pruebas documentadas (por el Defensor del Pueblo, y por la Asamblea de Derechos Humanos) de que la tal consulta fue tramposa.

▪ La cuarta es la repetida afirmación de que la carretera apunta precisamente a beneficiar a los pueblos indígenas del TIPNIS, que viven en condiciones económicas harto precarias. Esto es cierto, pero es evidente que esos pueblos (que antes habitaban   Chapare y tuvieron que emigrar al TIPNIS debido a la construcción de la carretera Cochabamba-Santa Cruz) si ahora les cruzamos su territorio con otra carretera -y por tanto los penetramos con una lógica económica que no es la suya- tendrán también que irse, y nadie puede predecir a dónde.

“De hecho hay denuncias de que ya se ha empezado a cultivar cocales en pleno TIPNIS… ¿Será posible que insistamos en llevar a la práctica el peor error y la más grave incongruencia de los últimos años? Nos cuesta creerlo”, concluyó Puente, miembro asimismo del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.

http://a397.idata.over-blog.com/598×677/3/09/90/31/2011/mapa-obras-OAS-tipnis.jpg